Los procedimientos y las pruebas para el diagnóstico de cáncer de tiroides

Los procedimientos y las pruebas para el diagnóstico de cáncer de tiroides

¿Cómo se diagnostica el cáncer de tiroides? El diagnóstico exhaustivo y exhaustivo del cáncer de tiroides implica una serie de procedimientos y pruebas.

Descripción general

Comúnmente, el proceso de evaluación del cáncer de tiroides comienza con un bulto o nódulo en la glándula. Puede encontrarlo usted mismo o ser capaz de verlo. En algunos casos, su médico puede detectarlo cuando le entrega el cuello.

También es bastante común que se descubran nódulos tiroideos cuando se hacen radiografías de la cabeza o el cuello. Incluso hay casos de peluqueros que notan nódulos tiroideos.

Puede hacer una prueba casera para ayudar a detectar nódulos. El Control de Cuello de Tiroides no es concluyente, y no descarta la posibilidad de que tenga un nódulo, pero si los nódulos están más cerca de la superficie o son grandes, se puede detectar con esta simple prueba.

Examen físico

Su médico debe realizar un examen físico completo. Este examen debe incluir la palpación de la tiroides, donde el médico siente físicamente la ampliación y los bultos en la glándula tiroides, y evalúa el tamaño, la asimetría y la firmeza de la glándula. El médico también buscará cualquier ganglio linfático agrandado en su cuello y área alrededor de la glándula.

Tenga en cuenta que los nódulos tiroideos son muy comunes. La mayoría, sin embargo, son benignos. Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer, menos de 1 de cada 10 nódulos tiroideos son cancerosos.

Puede encontrar más detalles sobre las otras evaluaciones importantes en este artículo sobre lo que implica un examen clínico exhaustivo de la tiroides.

Biopsia

Los médicos a menudo realizan biopsias de nódulos tiroideos sospechosos para evaluar posibles cánceres. Típicamente, los nódulos tiroideos se biopsian usando una aguja, en un procedimiento conocido como biopsia por aspiración con aguja fina, a veces abreviado FNA.

Algunos pacientes tienen una biopsia quirúrgica, donde el nódulo o la glándula tiroides se extirpan quirúrgicamente. En algunos casos, la biopsia es guiada por ultrasonido para que el médico o el patólogo que realiza la biopsia puedan tomar muestras con mayor precisión del nódulo.

Puede leer esta pregunta y respuesta sobre la biopsia de aspiración con aguja fina de la tiroides para obtener información más detallada sobre el procedimiento de biopsia por aspiración con aguja fina.

Nota: Una nueva prueba disponible desde 2011, llamada Veracyte Afirma Thyroid Analysis, elimina los resultados indeterminados o no concluyentes de la biopsia del nódulo tiroideo.

Pruebas de imágenes

Se utilizan una variedad de pruebas de imágenes y escaneos para evaluar los nódulos tiroideos en busca de cáncer de tiroides. Estos incluyen:

  • Exploración nuclear, también conocida como tomo de captación de yodo radiactivo (RAI-U). En esta prueba, se le administra una dosis de marcador radiactivo, seguida de la exploración. Los nódulos que absorben más yodo radioactivo y, por lo tanto, son más visibles, aparecen en el escaneo. Estos se conocen como nódulos calientes y es más probable que sean benignos.
  • La tomografía computarizada, conocida como tomografía computarizada o cat scan, es un tipo especializado de radiografía que a veces se usa para evaluar la tiroides. Una tomografía computarizada no puede detectar nódulos más pequeños, pero puede ayudar a detectar y diagnosticar un bocio o nódulos tiroideos más grandes.
  • Las imágenes por resonancia magnética (MRI) pueden ayudar a detectar agrandamiento de la glándula tiroides, así como de los tumores y el tamaño del tumor. La resonancia magnética también puede ser útil para detectar la diseminación de tumores. Ultra La ecografía de tiroides puede indicar si un nódulo es un quiste lleno de líquido o una masa de tejido sólido, pero no puede determinar si un nódulo o una masa son malignos.
  • Se incluye más información sobre pruebas de imágenes para la tiroides en este artículo sobre pruebas de imágenes tiroideas.

Análisis de sangre

Los exámenes de sangre no pueden diagnosticar el cáncer de tiroides en sí mismo ni detectar un nódulo tiroideo canceroso. Sin embargo, los análisis de sangre de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) se pueden usar para evaluar la actividad de la tiroides y detectar hipotiroidismo o hipertiroidismo.

Cuando se sospecha cáncer de tiroides medular, los médicos generalmente evaluarán los niveles altos de calcio, ya que esto puede ser un indicador. También pueden realizar pruebas genéticas para identificar el gen anormal asociado con algunos casos de cáncer de tiroides medular.

Laringoscopia

Con menos frecuencia, si un bulto tiroideo está cerca de su caja de la voz, conocida como la laringe, se realizará una laringoscopia. Esta prueba implica insertar un tubo flexible iluminado para ver su laringe con gran aumento.

Más información sobre el cáncer de tiroides

Obtenga más información sobre los factores de riesgo del cáncer de tiroides y los signos y síntomas del cáncer de tiroides.

Like this post? Please share to your friends: