Los hechos sobre el VIH y el cáncer de cuello uterino

Los hechos sobre el VIH y el cáncer de cuello uterino

Las personas con VIH tienen un riesgo elevado de desarrollar ciertos cánceres, algunos de los cuales se pueden clasificar como afecciones definitorias del SIDA. Entre ellos se encuentra el cáncer invasivo de cuello uterino (TCI), una etapa de la enfermedad por la cual el cáncer se disemina más allá de la superficie del cuello uterino hasta los tejidos más profundos del cuello uterino y otras partes del cuerpo.

Mientras ICC puede desarrollarse tanto en mujeres infectadas con el VIH como en mujeres no infectadas, la incidencia entre mujeres con VIH puede ser hasta siete veces mayor.

En mujeres con VIH, el riesgo de ICC aumenta con la disminución del recuento de CD4, con un aumento de casi seis veces en mujeres con recuentos de CD4 por debajo de 200 células / ml en comparación con aquellas con recuentos de CD4 superiores a 500 células / ml.

Acerca del cáncer de cuello uterino

El virus del papiloma humano (VPH) se considera parte integrante del desarrollo del cáncer de cuello uterino y representa casi todos los casos documentados. Como con todos los papilomavirus, el VPH establece infecciones en ciertas células de la piel y las membranas de la mucosa, la mayoría de las cuales son inofensivas.

Alrededor de 40 tipos de VPH que se sabe que se transmiten sexualmente y que pueden causar infecciones alrededor del ano y los genitales, ocasionalmente aparecen como verrugas. De estos, 15 tipos de alto riesgo pueden conducir a desarrollar lesiones precancerosas. Si no se trata, las lesiones precancerosas a veces pueden progresar a cáncer de cuello uterino. La progresión de la enfermedad a menudo es lenta, tomando años antes de que aparezcan los síntomas visibles. Sin embargo, en aquellos con sistemas inmunes comprometidos (CD4 menos de 200 células / ml), la progresión puede ser mucho más rápida.

La detección precoz mediante cribado de Papanicolaou ha reducido drásticamente la incidencia de cáncer de cuello uterino en los últimos años, mientras que el desarrollo de vacunas contra el VPH ha llevado a reducciones adicionales mediante la prevención de los tipos de alto riesgo asociados con el 75% de los cánceres de cuello uterino.

La prevalencia estimada de VPH entre las mujeres en los EE. UU. Es del 26.8 por ciento, mientras que el 3.4 por ciento está infectada con los tipos de VPH de alto riesgo 16 y 18, que representan alrededor del 65 por ciento de los cánceres de cuello uterino.

Cáncer de cuello uterino en mujeres con VIH

A pesar de estos avances, el cáncer de cuello uterino aún se considera el segundo cáncer más común entre las mujeres en todo el mundo, y representa aproximadamente 225,000 muertes al año. Si bien la mayoría de los casos se observan en el mundo en desarrollo (debido a la escasez de pruebas de Papanicolaou e inmunización contra el VPH), el cáncer de cuello uterino sigue causando casi 4.000 muertes en los EE. UU. Cada año.

Más preocupante aún es el hecho de que la incidencia de cáncer de cuello uterino entre las mujeres infectadas por el VIH no ha cambiado desde la introducción de la terapia antirretroviral (TAR) a fines de la década de 1990. Esto está en marcado contraste con el sarcoma de Kaposi y el linfoma no Hodgkin, ambas condiciones definitorias del SIDA que han disminuido en más del 50 por ciento durante el mismo período.

Aunque las razones de esto no se entienden completamente, un estudio pequeño pero relevante del Fox Chase Cancer Center en Filadelfia sugiere que las mujeres con VIH pueden no beneficiarse de las vacunas de VPH comúnmente usadas para prevenir las dos cepas predominantes del virus (tipos 16 y 18). Entre las mujeres con VIH, los tipos 52 y 58 se observaron con mayor frecuencia, los cuales se consideran de alto riesgo e impermeables a las opciones de vacuna actuales.

Síntomas del cáncer de cuello uterino

A menudo hay muy pocos síntomas en las primeras etapas del cáncer de cuello uterino.

De hecho, en el momento en que se produce el sangrado vaginal y / o el sangrado por contacto, dos de los síntomas más comunes, es posible que ya se haya desarrollado una enfermedad maligna. En ocasiones, puede haber una masa vaginal, así como flujo vaginal, dolor pélvico, dolor abdominal bajo y dolor durante las relaciones sexuales.

En las etapas avanzadas de la enfermedad, los síntomas más frecuentes son sangrado vaginal abundante, pérdida de peso, dolor pélvico, fatiga, pérdida de apetito y fracturas óseas.

Diagnóstico de cáncer de cuello uterino

Aunque las pruebas de Papanicolaou se recomiendan con fines de detección, las tasas de falsos negativos pueden ser tan altas como 50%. La confirmación del cáncer cervical o de la displasia cervical (el desarrollo anormal de las células del revestimiento del cuello uterino) requiere una biopsia para que la examine un patólogo.

Si se confirma la displasia cervical, se clasifica según el grado de gravedad. Las clasificaciones de frotis de Papanicolaou pueden variar desde ASCUS (células escamosas atípicas de significado incierto) hasta LSIL (lesión intraepitelial escamosa de bajo grado) hasta HSIL (lesión intraepitelial escamosa de alto grado). Las células biopsiadas o el tejido se clasifican de forma similar como leves, moderadas o graves.

Si hay una neoplasia maligna confirmada, se clasifica según el estadio de la enfermedad según el examen clínico del paciente, desde la Etapa 0 hasta la Etapa IV de la siguiente manera:

  • Etapa 0: Un carcinoma in situ (una neoplasia localizada que no tiene propagación)
  • Estadio I: cáncer de cuello uterino que ha crecido en el cuello uterino, pero que no se ha diseminado más allá
  • Etapa II: cáncer de cuello uterino que se ha diseminado, pero no más allá de las paredes de la pelvis o el tercio inferior de la vagina
  • Etapa III: Cáncer de cuello uterino que se ha diseminado más allá de las paredes de la pelvis o el tercio inferior de la vagina, o que ha causado hidronefrosis (acumulación de orina en el riñón debido a una obstrucción del uréter) o la falta de funcionamiento del riñón
  • Etapa IV: cáncer de cuello uterino se ha diseminado más allá de la pelvis hacia órganos adyacentes o distantes, o ha afectado el tejido de la vejiga o el recto de la mucosa

Tratamiento del cáncer de cuello uterino

El tratamiento del cáncer precanceroso o cervical está determinado en gran parte por la clasificación o estadificación de los di sease. La mayoría de las mujeres con displasia leve (grado bajo) experimentarán una regresión espontánea de la afección sin tratamiento, que solo requiere una monitorización regular.

Para aquellos en quienes la displasia está progresando, es posible que se requiera tratamiento. Esto podría tomar la forma de una ablación (destrucción) de las células mediante electrocauterio, láser o crioterapia (congelación de las células); o por resección (extracción) de células mediante escisión electroquirúrgica (también conocida como procedimiento de escisión eléctrica prolongada, o LEEP) o conización (la biopsia cónica del tejido).

El tratamiento del cáncer de cuello uterino puede variar, aunque se hace mayor hincapié en las terapias de preservación de la fertilidad. El tratamiento puede tomar la forma de uno o más de los siguientes, según la gravedad de la enfermedad:

  • Quimioterapia
  • Radioterapia
  • Procedimientos quirúrgicos, que incluyen LEEP, conización, histerectomía (extirpación del útero) o traquelectomía (extirpación del cuello uterino) preservando el útero y los ovarios).

En términos generales, el 35% de las mujeres con cáncer de cuello uterino tendrá una recurrencia después del tratamiento.

En términos de mortalidad, las tasas de supervivencia se basan en la etapa de la enfermedad en el momento del diagnóstico. En términos generales, las mujeres diagnosticadas en la Etapa 0 tienen un 93 por ciento de probabilidades de sobrevivir, mientras que las mujeres en la Etapa IV tienen una tasa de supervivencia del 16 por ciento.

Prevención del cáncer de cuello uterino

Las prácticas tradicionales de sexo seguro, el examen de Papanicolaou y la vacuna contra el VPH se consideran los tres métodos principales de prevención del cáncer de cuello uterino. Además, la iniciación oportuna de ART se considera clave para reducir el riesgo de ICC en mujeres con VIH.

Las Fuerzas de Tareas de los Servicios Preventivos de EE. UU. (USPSTF) actualmente recomiendan el examen de Papanicolaou cada tres años para las mujeres de entre 21 y 65 años o, alternativamente, cada cinco años para las mujeres de 30 a 65 junto con las pruebas de VPH.

Mientras tanto, la vacuna contra el VPH se recomienda actualmente para cualquier niña o mujer joven que haya tenido contacto sexual. El Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) sugiere la vacunación de rutina para las niñas de 11 a 12 años de edad, así como para las mujeres de hasta 26 años que no hayan tenido o completado una serie de vacunación.

Actualmente hay dos vacunas aprobadas para su uso: una vacuna tetravalente que puede prevenir los tipos 6, 11, 16 y 18 (Gardasil) y las vacunas bivalentes que pueden proteger contra los tipos 16 y 18 (Cervarix). Cada uno requiere una serie de tres inyecciones durante un período de seis meses.

Aunque las vacunas no pueden proteger contra todos los tipos de VPH, los investigadores del Centro contra el Cáncer Fox Chase confirman que las mujeres VIH positivas con TAR son mucho menos propensas a tener VPH de alto riesgo tipo 52 y 58 que sus contrapartes no tratadas. Esto refuerza el argumento de que el tratamiento antirretroviral temprano es clave para prevenir tanto el cáncer relacionado con el VIH como el no relacionado con el VIH en personas con VIH.

Terapias y Estrategias Futuras

En cuanto al desarrollo de estrategias, estudios recientes han sugerido que el medicamento antirretroviral comúnmente recetado, lopinavir (encontrado en Kaletra, una combinación de dosis fija), puede prevenir o incluso revertir la displasia cervical de alto grado. Los primeros resultados mostraron una alta tasa de eficacia cuando se administra por vía intravaginal en dosis de dos veces al día durante tres meses.

Si se pueden confirmar los resultados, es posible que las mujeres algún día puedan tratar el precáncer cervical en el hogar, mientras que las personas con VIH pueden prevenir profilácticamente el VPH como parte de su TAR estándar.

Like this post? Please share to your friends: