Los efectos gastrointestinales de la enfermedad de Parkinson

Los efectos gastrointestinales de la enfermedad de Parkinson

Las encuestas muestran que entre el 20% y el 40% de las personas con enfermedad de Parkinson (EP) padecen estreñimiento grave (menos de tres evacuaciones por semana). Un mayor número de personas con EP tienen problemas gastrointestinales relacionados, como hinchazón, sensación de plenitud y náuseas. A medida que la enfermedad avanza, todos estos problemas gastrointestinales se vuelven más comunes. En casos raros, complicaciones graves como el megacolon (agrandamiento del colon) y la perforación o lagrimeo del colon pueden surgir a raíz de estos problemas gastrointestinales.

La conexión entre los dos puede parecer extraña en la superficie, pero la investigación arroja luz sobre estas desagradables consecuencias de la enfermedad.

Una encuesta grande de personas sanas que fueron seguidas durante varios años (como parte del Programa de Estudio del Corazón de Honolulu) reveló que los hombres que informaron tener menos de una evacuación intestinal tenían un riesgo 2 a 7 veces mayor de desarrollar EP que los hombres quien tenía deposiciones diarias; su riesgo era cuatro veces mayor que el de los hombres que tenían dos o más deposiciones al día.

Este conjunto de datos ha llevado a algunos a sugerir que el estreñimiento es una manifestación temprana del proceso de la enfermedad en sí mismo y puede ser anterior a los síntomas motores de la EP por años. La relación de causa y efecto entre el estreñimiento y la enfermedad de Parkinson se está investigando activamente. Una teoría que sugiere un papel causante del estreñimiento en el desarrollo del Parkinson es que si el material se mueve más lentamente a través del colon, cualquier sustancia tóxica que se ingiera tiene más tiempo para ser absorbido por el sistema.

Una vez absorbidas en grandes cantidades, estas sustancias tóxicas pueden dañar las células productoras de dopamina, poniendo a una persona en mayor riesgo de padecer Parkinson. Sin embargo, en personas que ya han sido diagnosticadas con la enfermedad, la falta característica de cantidades suficientes de dopamina puede afectar directamente las funciones gastrointestinales (GI), ralentizando el tránsito de material a través del colon.

¿Qué se puede hacer con estos desagradables problemas gastrointestinales?

Desafortunadamente, los estudios de investigación sobre problemas gastrointestinales relacionados con la enfermedad de Parkinson han sido pocos y distantes, por lo que los médicos no tienen ningún método probado y verdadero para tratarlos. Algunos de los medicamentos para tratar problemas GI en personas sin PD no se pueden usar para aquellos con EP porque estos medicamentos (clorhidrato de metoclopramida) tienen un impacto negativo en los sistemas de dopamina en el cerebro.

Si tiene EP y experimenta estreñimiento, tiene sentido tratar de usar métodos seguros y simples para abordar este problema antes de agregar nuevos medicamentos a su régimen diario. Aumentar la fibra dietética y beber mucha agua y otros líquidos es un primer paso razonable en el tratamiento. Si su médico lo aprueba, también podría considerar tomar suplementos de fibra, como psyllium o metilcelulosa. Si estos métodos simples no funcionan, su médico puede considerar darle un ablandador de heces o un laxante.

Like this post? Please share to your friends: