Los datos sobre resonancias magnéticas e implantes metálicos

Los datos sobre resonancias magnéticas e implantes metálicos

  • Esguinces y distensiones
  • Fracturas y huesos rotos
  • Osteoporosis
  • Lesiones deportivas
  • Terapia física
  • Cirugía ortopédica
  • Hombro y codo
  • Mano y muñeca
  • Pierna, pie y tobillo
  • Dispositivos de asistencia y aparatos ortopédicos
  • Medicamentos e inyecciones
  • Orthopedics pediátricos
  • Más de dos millones de estadounidenses tienen un dispositivo médico implantado, de los cuales el 50 por ciento necesitará una evaluación que requiera imágenes por resonancia magnética (conocida como MRI scan). Las imágenes de resonancia magnética se utilizan para diagnosticar y controlar muchos tipos de afecciones médicas, incluidos problemas ortopédicos y cardiovasculares. Sin embargo, las personas con ciertos tipos de implantes metálicos pueden no ser capaces de someterse al procedimiento.

    La razón para esto es que las imágenes de resonancia magnética usan un campo magnético muy fuerte para crear imágenes de diagnóstico. Algunos implantes de metal no solo pueden distorsionar la imagen, sino que pueden verse afectados negativamente por las poderosas ondas magnéticas.

    La energía de radiofrecuencia (RF) creada por una MRI puede causar el mal funcionamiento de algunos dispositivos o calentarse significativamente, lo que puede dañar el dispositivo y dañar al individuo. También se sabe que se produce la vibración y el desplazamiento de un implante.

    Implantes potencialmente afectados por resonancias magnéticas

    Los implantes metálicos que son más propensos a problemas durante la resonancia magnética incluyen:

    • Marcapasos
    • Válvulas cardíacas protésicas
    • Implantes metálicos en el cerebro de un paciente
    • Implantes metálicos en el ojo u oídos de un paciente cat catéteres de infusión
    • Muchas personas con estos tipos de implantes no pueden tener una resonancia magnética. Además, las personas que han sido heridas por balas o metralla, o aquellos que trabajan con metales, deberían ser específicamente interrogados para determinar si es posible realizar una resonancia magnética.

    No todos los implantes metálicos se ven afectados por una resonancia magnética. Algunos han sido clasificados como MRI safe, mientras que otros se consideran MRI condicional. De hecho, algunos de los nuevos marcapasos e implantes cocleares usan tecnologías avanzadas y se consideran seguros cuando están bajo la influencia de una resonancia magnética.

    Implantes ferromagnéticos versus no ferromagnéticos

    Existen dos tipos de metal que se utilizan, en parte o en su totalidad, en ciertos implantes.

    Uno es ferromagnético y el otro no es ferromagnético.

    Los metales ferromagnéticos como el hierro, el níquel y el cobalto son aquellos que, cuando se colocan en un campo magnético, se convierten ellos mismos en un imán. Cuando estos metales caen bajo la influencia de una resonancia magnética, pueden surgir problemas.

    En primer lugar, la MRI y el metal ferromagnético se convierten en imanes individuales con un polo negativo y positivo. Al igual que con todos los imanes, los dos serán atraídos e inmediatamente se alinearán de polo a polo. Con un imán (la IRM) que pesa varias toneladas y el otro (el implante ferromagnético) que pesa varias onzas, la influencia magnética más poderosa puede hacer que el implante se retuerza, gire e incluso se desplace por completo.

    Los metales no ferromagnéticos son aquellos que no se convierten en imanes bajo la influencia de una resonancia magnética. Eso no significa, sin embargo, que estarán libres de problemas. Los metales no ferromagnéticos aún pueden interferir con el campo magnético creado por la resonancia magnética y distorsionar las imágenes para que no puedan leerse correctamente.

    Además, la energía de RF creada por la MRI puede causar problemas con cualquier metal conductivo dentro de un implante que inadvertidamente se convierta en un transceptor de radio. Cuando esto sucede, el metal puede absorber la energía de RF y comenzar a sobrecalentarse, lo que puede dañar el implante y cualquier tejido que lo rodee. Imp Implantes metálicos y seguridad de MRI

    Actualmente, la mayoría de los implantes metálicos, incluidas las prótesis ortopédicas y los implantes dentales, están fabricados con metales resistentes a MRI como el titanio. Estos incluyen componentes de reemplazo de cadera y rodilla (placas, tornillos, varillas) y rellenos de cavidades.

    Si bien todos estos implantes pueden distorsionar la imagen de MRI si están cerca de la parte del cuerpo que se está escaneando, generalmente no causarán problemas que un técnico experimentado no pueda superar.

    En lo que se refiere a la seguridad de la MRI, la conclusión es la siguiente: siempre informe a su médico y al personal de MRI de cualquier implante que tenga que de otra forma no conocerían. Incluso si piensa que el implante es compatible, es importante que los técnicos lo sepan para confirmar que es seguro para MRI o MRI condicional.

    Otras opciones de imaginación (tomografías computarizadas, escaneos PET) pueden estar disponibles.

    Like this post? Please share to your friends: