Lo que realmente significa estar en un coma

Lo que realmente significa estar en un coma

La palabra coma tiene connotaciones aterradoras para la mayoría de la gente. Muchas personas han aprendido casi todo lo que saben sobre el coma mirando la televisión, donde el coma es una condición de la cual las recuperaciones son predecibles para los espectadores y milagrosas para los personajes. En realidad, dependiendo de la causa y la gravedad del coma, una recuperación puede estar casi garantizada o es extremadamente improbable.

La definición de coma es cualquier condición en la que el paciente está inconsciente con los ojos cerrados y no puede ser excitado ni siquiera con una estimulación vigorosa o dolorosa. Esto no es lo mismo que dormir, ya que el cerebro no pasa por la actividad normal asociada con el sueño durante el coma. Mientras que alguien que está durmiendo puede moverse si se siente incómodo, una persona en estado de coma no lo hará, a excepción de los reflejos espinales.

Tenga en cuenta que según esta definición, los médicos con frecuencia ponen a las personas en coma intencionalmente cada vez que usan anestesia general para un procedimiento quirúrgico. Del mismo modo, muchas personas en los hospitales tardan mucho tiempo en eliminar sustancias extrañas del cuerpo, ya sean sustancias o medicamentos. En estos casos, esperaríamos que la persona se despierte cuando el cuerpo finalmente se libere de la infección, la medicación o la toxina.

Por otro lado, hay formas de coma de las que puede ser imposible despertar.

Contrario a lo que solíamos pensar, las células nerviosas pueden regenerarse, pero lo hacen solo en partes específicas del cerebro, e incluso entonces, muy lentamente. Si mueren suficientes células nerviosas en una región que es esencial para mantener la vigilia, como el tálamo, el tallo cerebral o grandes áreas de la corteza cerebral, es probable que la persona nunca recupere la conciencia normal.

Los otros estados de la inconsciencia

Si bien todos parecen enfocarse en el coma, existen estados de inconciencia aún más severos. Por ejemplo, algunos tipos de coma eventualmente son reemplazados por lo que se llama un estado vegetativo. Mientras que los pacientes en estado de coma parecen estar durmiendo, las personas en estado vegetativo recuperan cierto grado de cruda excitación, lo que resulta en que los ojos se abren. Los ojos pueden incluso moverse reflexivamente, pareciendo mirar las cosas en la habitación. Sin embargo, las personas en estado vegetativo no muestran una verdadera conciencia de sí mismas o de su entorno. Si el tronco encefálico permanece intacto, el corazón, los pulmones y el tracto gastrointestinal continúan funcionando. Si esta condición dura meses, se considera que el paciente está en un estado vegetativo persistente.

La muerte cerebral es una situación aún más grave en la que las funciones del tallo cerebral se ven comprometidas en un paciente comatoso, y alguien ya no puede respirar por sí mismo. La capacidad del paciente inconsciente de aumentar o disminuir su ritmo cardíaco de manera apropiada también puede verse afectada. No ha habido casos bien documentados de personas diagnosticadas con precisión con muerte cerebral que hayan tenido algún tipo de recuperación significativa. Si bien un médico calificado puede hacer un diagnóstico de muerte cerebral basándose únicamente en el examen físico, dada la gravedad del diagnóstico, algunas familias también prefieren que se realicen pruebas adicionales.

Sin embargo, si el examen de cabecera se puede realizar de manera completa y precisa, es poco probable que las pruebas adicionales muestren información nueva o más optimista. Si se realiza una autopsia en un paciente con muerte cerebral, muchas células del cerebro se habrán consumido.

Los estados mínimamente conscientes

Debido al pronóstico severo de estas afecciones, los neurólogos esperan encontrar una señal de que su paciente en realidad no puede estar en un verdadero estado de coma o vegetativo, sino más bien en un estado mínimamente consciente. Los estados mínimamente conscientes todavía significan un déficit severo en la conciencia, pero hay al menos algún atisbo de conciencia preservada del yo o del ambiente circundante.

Esta puede ser una habilidad claramente reproducible para seguir comandos simples, responder apropiadamente sí / no, demostrar un comportamiento determinado, como sonreír o llorar, o ajustar sus manos al tamaño y la forma de los objetos que se sostienen. En general, las personas en estados mínimamente conscientes tienen resultados mucho mejores que los pacientes en coma sostenido.

Determinar si una persona está en un estado mínimamente consciente o coma es más difícil de lo que uno inicialmente pensaría. Una persona en coma puede moverse de maneras que parecen estar despiertas, engañando a amigos y familiares. Por ejemplo, los pacientes comatosos pueden hacer muecas si se aplica un estímulo doloroso en un dedo de la mano o del pie. Incluso pueden parecer que alejan la extremidad de tal dolor. En lo que se llama el síndrome de Lazarus, un reflejo especialmente fuerte puede llevar a un paciente en coma a sentarse erguido. Sin embargo, estas respuestas son solo reflejos, similares a lo que le sucede a su pierna cuando un neurólogo golpea su rodilla con un martillo. Tales movimientos no necesariamente significan que alguien está despierto.

Recuperarse de un coma

Cuando la mayoría de la gente pregunta si su ser querido está en coma, lo que realmente quieren saber es qué tan pronto el paciente se despertará, si es que alguna vez lo hizo. Como has visto, esto puede variar según la causa y la gravedad del estado inconsciente. Por ejemplo, el coma debido a una lesión cerebral traumática tiende a tener un mejor pronóstico que el coma debido a un paro cardíaco. Los pacientes más jóvenes tienden a tener mejores resultados que los mayores. Alguien en un coma inducido por drogas puede despertarse naturalmente a medida que el fármaco se elimina de su sistema, mientras que alguien con una lesión cerebral permanente puede progresar a un estado vegetativo persistente o incluso a la muerte cerebral. En general, cuanto más tiempo permanece alguien inconsciente, es menos probable que recupere su estado de alerta.

Sin embargo, incluso las pautas anteriores pueden ser una simplificación excesiva. Los neurólogos pueden hacer predicciones sobre el futuro, pero esto no es lo mismo que una bola de cristal metafórica. Desafortunadamente, la única forma de saber con certeza si alguien se recuperará de un coma es esperar durante un tiempo razonable y ver. Cuánto tiempo esperar puede ser una decisión difícil, depende de las circunstancias únicas del paciente y su familia, y debe discutirse cuidadosamente con todo el equipo médico.

    Like this post? Please share to your friends: