Lo que los genes pueden decirnos sobre las enfermedades del corazón

Lo que los genes pueden decirnos sobre las enfermedades del corazón

Existe un gran interés en aprender lo que nuestros genes nos pueden decir acerca de nosotros mismos. ¿No le gustaría saber si tiene un gen irregular (variante genética) que causa colesterol alto o hace que el coágulo de sangre sea más fácil antes de que pueda detectarse con un análisis de sangre estándar? ¿No sería útil saber si está en riesgo de sufrir un ataque cardíaco en el futuro a una edad temprana, por lo que podría comenzar el tratamiento para prevenirlo?

Hay una gran cantidad de entusiasmo sobre la promesa de la secuenciación genómica y cómo podría usarse para crear tratamientos más efectivos para un individuo, en esencia, para personalizar la atención. Los doctores en cáncer ya están comenzando a usar información genética de los tumores de una persona para elegir lo que creen que son las drogas más efectivas. Pero la medicina personalizada aún está en su infancia y aún no se usa ampliamente en cardiología. ¿Por qué? Porque cuanto más aprendemos, más preguntas tenemos.

Aprender qué tienen que decir los genes

Nuestro ADN es increíblemente complejo. Cada uno de nosotros tiene tres millones de pares de bases de genes. Para saber qué pares de genes son anormales, primero tuvimos que aprender cómo son los genes normales. Afortunadamente, los genetistas dedicados pudieron mapear el ADN con la ayuda de poderosas computadoras. Las máquinas sofisticadas pueden leer estos códigos complejos muy rápidamente, y el proceso que tardó 13 años en completarse ahora se puede hacer en un día más o menos.

Luego, estos científicos comenzaron a buscar genes irregulares que aparecían en personas con ciertas enfermedades, por lo que podrían establecer una conexión entre la mutación y la afección. Esto es como encontrar errores tipográficos en las páginas de un libro; todos tienen varios errores tipográficos en su ADN.

Pero hemos aprendido que la conexión no siempre es sencilla.

Por ejemplo, encontramos varias variantes genéticas que conducen a la miocardiopatía hipertrófica, una enfermedad que hace que el músculo cardíaco se engrose, se agrande y finalmente falle. Durante mucho tiempo, hemos sabido que no todos los que portan esta variante genética desarrollan la enfermedad. Esto se aplica a otras variantes genéticas, también.

Además, los científicos descubrieron recientemente que una variante genética en la miocardiopatía hipertrófica puede afectar algunas razas, pero no otras. Por ejemplo, las personas caucásicas que tienen una variante genética pueden desarrollar una enfermedad, mientras que las personas negras con la misma variante genética pueden no desarrollarla. No sabemos exactamente por qué. Entonces, la presencia de una variante genética en algunas personas puede tener una implicación diferente en otras, lo que significa que otros factores pueden estar en juego.

Además, hay muchas enfermedades que parecen tener una causa genética, porque se presentan en familias, pero no hemos podido identificar las variantes genéticas que las causan. Es probable que estén involucradas múltiples variantes de genes.

Haciendo progresos

Desde el punto de vista del corazón, hemos aprendido la mayoría de las mutaciones raras. Estos descubrimientos han llevado a una mejor comprensión de cómo la naturaleza puede corregir estos problemas. Hay muchas esperanzas de que podamos utilizar esta idea para desarrollar nuevos medicamentos para tratar estas enfermedades.

Por ejemplo, una variante genética fue identificada hace una década como asociada a la incapacidad del hígado para eliminar el colesterol del torrente sanguíneo. Las personas con esta mutación tienen niveles muy altos de colesterol en la sangre. Este descubrimiento se utilizó para crear una nueva clase de medicamentos para el colesterol, llamados inhibidores de PCSK9, que ayudan a los pacientes con la mutación a metabolizar el colesterol.

El medicamento impide que una proteína llamada PCSK9 interfiera con el mecanismo normal de eliminación de colesterol en el hígado. Tomó menos de una década desde el descubrimiento de la vía PCSK9 hasta la producción de un fármaco que podría usarse en pacientes.

Esto no hubiera sido posible sin el conocimiento del código genético.

Los estudios genéticos nos están acercando a encontrar un tratamiento para la miocardiopatía hipertrófica también. Se ha desarrollado un tratamiento innovador que utiliza moléculas pequeñas para identificar el lugar donde se encuentra la variante del gen. Cuando a los gatos que son propensos a esta enfermedad se les administra este agente, disminuyen las posibilidades de que desarrollen un corazón agrandado.

El próximo paso es probar la fórmula en humanos en riesgo de contraer la enfermedad. Si el tratamiento es efectivo, será un avance en la prevención de la miocardiopatía hipertrófica. Actualmente, no hay ningún tratamiento disponible para aquellos que tienen una mayor probabilidad de desarrollar esta enfermedad porque portan la variante genética. Desarrollos como estos son muy emocionantes ya que cambian nuestro enfoque del cuidado del paciente de reactivo a proactivo.

Lo que no sabemos

A medida que nos acercamos a la comprensión de la relación entre las mutaciones genéticas y las enfermedades, surge un tercer factor que complica las cosas: cómo nuestros genes interactúan con el medio ambiente y nuestra vida cotidiana. Reunir este conocimiento tomará un enfoque sistemático para los estudios clínicos y muchas décadas para llegar a las respuestas.

Eventualmente, sin embargo, esperamos que nos ayuden a entender algunas preguntas básicas, como por qué algunas personas que fuman, respiran aire contaminado o consumen dietas deficientes desarrollan enfermedades del corazón mientras que otras no. La buena noticia es que estudios recientes también sugieren que los hábitos saludables, como hacer ejercicio regularmente y llevar una dieta saludable, pueden superar los riesgos de desarrollar enfermedades cardiovasculares que son heredadas a través de variantes genéticas.

Rellenar los espacios en blanco

Hay muchas piezas faltantes del rompecabezas de ADN. Afortunadamente, se están realizando varios esfuerzos enormes para recopilar y analizar datos genómicos. El objetivo final es brindar a los médicos el conocimiento que necesitan para tratar a los pacientes que presentan una determinada enfermedad.

Un esfuerzo se llama Precision Medicine Initiative, o Todos nosotros. Es un proyecto único destinado a identificar las diferencias individuales en los genes, el medio ambiente y el estilo de vida. El proyecto inscribirá a un millón o más de participantes en todo el país que acepten compartir muestras biológicas, datos genéticos e información sobre la dieta y el estilo de vida con los investigadores a través de sus registros médicos electrónicos. Se espera que la información recopilada a través de este programa resulte en tratamientos más precisos para muchas enfermedades.

Pruebas más baratas

El costo de la secuenciación del ADN se ha reducido de miles de dólares a cientos de dólares, y continúa disminuyendo. Como los precios más bajos hacen que las pruebas de ADN sean accesibles para la persona promedio, es probable que veamos un marketing más directo al consumidor que permitirá a las familias identificar algunos riesgos genéticos, similar a cómo puede usar las pruebas de ADN para descubrir su ascendencia. Todavía estamos aprendiendo las implicaciones de cómo la obtención de información sobre el riesgo de enfermedad puede afectar la salud y el bienestar de las personas.

En el mundo médico, estamos tratando de descubrir cómo usar las pruebas de ADN para obtener información que no podemos obtener a través de otros tipos de pruebas. Una vez que adquirimos la información, necesitamos saber qué hacer con ella. Un buen ejemplo es la hipercolesterolemia familiar. Las pruebas de ADN han revelado que el tres por ciento de las personas tiene un mayor riesgo de padecer esta afección que causa niveles de colesterol en la sangre peligrosamente altos. Entonces:

  • ¿Deberían probarse todos para encontrar este tres por ciento?
  • ¿Es esto mejor que usar una prueba estándar de colesterol en la sangre y tomar cuidadosa historia familiar?
  • ¿Qué pasa si una prueba de ADN descubre que tiene un cinco por ciento más de riesgo de tener una forma diferente de enfermedad cardíaca?
  • ¿Este riesgo incrementado es lo suficientemente alto como para que deba ser tratado?

Preguntas como estas deben ser respondidas antes de que podamos usar pruebas de ADN para justificar nuestro enfoque de tratamiento.

Avanzar

Acabamos de comenzar a arañar la superficie, pero anticipamos que la genética eventualmente cambiará la forma en que los cardiólogos evalúan a los pacientes y sus familias con ciertas formas de enfermedad cardíaca, como la insuficiencia cardíaca. Uno de cada cinco adultos desarrolla insuficiencia cardíaca. Y la enfermedad afecta a los niños de uno de cada cuatro pacientes con insuficiencia cardíaca. Nos gustaría identificar a estas personas antes de que desarrollen insuficiencia cardíaca.

Afortunadamente, muchos nuevos y emocionantes desarrollos en conocimiento y tecnología nos están permitiendo abordar este rompecabezas enormemente complicado. Identificar el potencial de las pruebas genéticas es una tarea desalentadora, pero apasionante. Todos están esperando ver progreso.

El Dr. Tang es cardiólogo en el Instituto Cardíaco y Vascular de la Clínica Cleveland, el programa de cardiología y cirugía cardiaca n. ° 1 del país clasificado por U.S. News World Report. También es Director del Centro de Genómica Clínica.

Like this post? Please share to your friends: