Lo que debe saber sobre el cáncer testicular

Lo que debe saber sobre el cáncer testicular

Este año, más de 8,800 hombres se sorprenderán con el diagnóstico de cáncer testicular. La mayoría de estos hombres serán jóvenes de entre 15 y 35 años, edad en la que no se esperan problemas médicos graves. La buena noticia es que la mayoría se curará.

Prevalencia

La incidencia de cáncer testicular está creciendo por razones aún desconocidas.

La enfermedad es más común en hombres blancos no hispanos que en hombres de otras razas o etnicidades y más común en hombres que nacen con testículos no descendidos.

Existe una asociación entre el cáncer testicular y la infertilidad masculina, y algunos hombres son diagnosticados con cáncer durante un tratamiento de infertilidad.

Solo del 1 al 2 por ciento de los pacientes con cáncer testicular tienen antecedentes familiares de la enfermedad. Nadie está seguro de si la susceptibilidad genética heredada es responsable de este fenómeno.

Síntomas

El síntoma más común del cáncer testicular es una masa indolora en el escroto. La masa puede volverse dolorosa si crece rápidamente, sangra o es lesionada por un trauma incidental.

El cáncer testicular que se ha diseminado a través de la sangre o el sistema linfático puede causar síntomas en otras áreas, a menudo se manifiestan como dolor de espalda, dolor abdominal, tos o dificultad para respirar. El tumor puede producir una cantidad excesiva de hormonas, causando hinchazón en los senos o en los pezones sensibles.

Autoexamen

Debido a que el cáncer testicular es relativamente poco frecuente, no es necesario realizar autoexámenes mensuales.

Sin embargo, puede valer la pena examinarse periódicamente.

Es normal tener testículos que no sean del mismo tamaño. Desea sentir los cambios que ocurren. Esto significa cambios en tamaño, forma o firmeza.

También desea sentir nódulos (protuberancias), masas (bultos) y sensibilidad. Si alguno de estos está presente, o si tiene alguno de los síntomas mencionados anteriormente, consulte a su médico o urólogo de inmediato.

Diagnóstico

El diagnóstico de cáncer testicular se realiza con un examen físico y se confirma con ultrasonido.

Si esta prueba indolora revela la presencia de una masa, su médico tomará una muestra de sangre para examinarla en busca de marcadores tumorales.

Tratamiento

Se recomienda que a los hombres con masa sólida se les extirpe el testículo, incluso si estos marcadores son normales, ya que la probabilidad de tener cáncer testicular es muy alta.

Hoy, el testículo se elimina a través de una pequeña incisión en la ingle que deja el escroto intacto. Si lo desea, el cirujano puede reemplazar el testículo con una prótesis en la misma operación.

Qué esperar después de la cirugía

El testículo se envía a la patología para su examen después de la extracción. El patólogo determinará qué tipo de cáncer tiene y si hay evidencia de que el cáncer se haya diseminado a través de los vasos sanguíneos o el sistema linfático.

Hay cinco tipos diferentes de cáncer testicular, dependiendo de qué células están involucradas.

La distinción clave que buscamos es si el cáncer es seminoma o no seminoma, ya que el pronóstico y el tratamiento difieren significativamente.

Seminoma es más común. El no seminoma puede contener una mezcla de cinco tipos de tumores o estar compuesto por un tipo de célula, pero no es un seminoma.

Con los resultados de la patología en la mano, el urólogo repetirá la prueba de sangre para los marcadores tumorales para garantizar que los niveles estén cayendo dentro del rango normal.

Su médico también ordenará una tomografía computarizada del abdomen y la pelvis y una radiografía de tórax para ver si el cáncer se ha diseminado.

Tratamiento después de la cirugía

La necesidad de tratamiento después de la cirugía depende de si el cáncer es seminoma o no seminoma, y ​​si se ha diseminado.

El tratamiento preferido para el seminoma que no se ha diseminado es la observación. Algunos pacientes pueden recibir un ciclo de quimioterapia o un ciclo corto de radiación.

Si el seminoma se diseminó al abdomen, primero se puede tratar con quimioterapia o radioterapia, según el tamaño de la masa.

Las masas más grandes se tratan con quimioterapia, generalmente seguida de la extirpación quirúrgica de la masa, ya que las células cancerosas pueden permanecer. Los pequeños ganglios linfáticos en el abdomen que pueden albergar células cancerosas se pueden tratar con radiación.

Un no seminoma que no se ha diseminado puede no necesitar tratamiento adicional, pero será observado de cerca.

Los atributos específicos del tumor pueden aumentar el riesgo de que se haya diseminado, incluso si una tomografía computarizada y una radiografía de tórax son normales. Para estos pacientes, se puede recomendar la extirpación quirúrgica de los ganglios linfáticos o dos ciclos de quimioterapia.

La quimioterapia generalmente se recomienda para hombres con evidencia de que su cáncer se ha diseminado, aunque ciertos pacientes con ganglios linfáticos abdominales agrandados y un marcador tumoral normal pueden tratarse con éxito con cirugía. Frequently La extirpación quirúrgica de los ganglios linfáticos agrandados después de la quimioterapia con frecuencia es necesaria, porque las células cancerosas residuales pueden estar presentes hasta en la mitad de los pacientes.

Impacto sobre la fertilidad y la potencia

La quimioterapia y la radiación pueden causar esterilidad, pero la afección suele ser temporal y se revierte en dos o tres años.

La cirugía que involucra los ganglios linfáticos puede afectar la capacidad de eyacular. Sin embargo, las nuevas técnicas quirúrgicas preservan la función nerviosa, dejando la eyaculación inafectada en el 95 por ciento de los hombres.

Afrontamiento

El retraso en el diagnóstico de cáncer testicular es común, porque los hombres jóvenes tienden a ser reacios a acceder a recursos de atención médica.

Incluso cuando buscan ayuda de un proveedor de atención primaria, la rareza del cáncer testicular puede dar como resultado un diagnóstico erróneo de epididimitis, por lo que a menudo se prescribe incorrectamente un ciclo de antibióticos de cuatro semanas.

Al igual que con cualquier forma de cáncer, cuanto antes se trata, mayor es la probabilidad de que se pueda curar.

Sé tu propio defensor. Realice autoexámenes periódicos. Si nota algún síntoma potencial de cáncer testicular, consulte a su médico de inmediato y solicite una ecografía, si no se ofrece.

La buena noticia es que el 90 por ciento a 95 por ciento de los hombres con cáncer testicular se curan.

El Dr. Stephenson es Director del Centro de Oncología Urológica en el Instituto de Urología y Riñón Glickman de Cleveland Clinic, el programa de urología número 2 del país según el ranking de Noticias de EE. UU. Y World Report.

Like this post? Please share to your friends: