Las anomalías del arco y la parte…

Artritis

Funcionalidad del pie normal y anormal

Cada pie tiene 26 huesos, divididos en tres regiones: el retropié (astrágalo y calcáneo), el mediopié (navicular, cuneiforme y cuboides) y el antepié (metatarsianos y los huesos o falanges de los dígitos correspondientes). Con una funcionalidad normal (por ejemplo, caminar y correr), las regiones del pie son interdependientes. Al caminar o correr, su pie pasa por un ciclo de pronación (el pie rueda hacia adentro) y supinación (el pie rueda hacia afuera) lo que permite que el pie se adapte a superficies irregulares y absorba el impacto, y luego impulse el movimiento hacia delante. Pero, en algunas enfermedades y afecciones que afectan los pies (p. Ej., Artritis reumatoide), el ciclo de pronación / supinación puede verse afectado, lo que provoca un aplanamiento anormal del pie (sobrepronación), inestabilidad en el mediopié y antepié, peso excesivo medial (hacia el interior el pie) o sobre supinación (hacia el exterior del pie).

Estas anormalidades pueden cambiar la distribución del peso y causar dolor en las articulaciones, problemas en los tejidos blandos (vainas tendinosas, bolsas o entesis) o anormalidades en la piel (callos y durezas). Los problemas de los tejidos blandos generalmente ocurren alrededor del retropié, como la fascitis plantar, la tendinitis peronea o la bursitis. Los nódulos reumatoides se pueden formar en el tendón de Aquiles. Art Artritis reumatoide y anormalidades en los pies

Con la artritis reumatoide, las anomalías generalmente involucran la parte anterior del pie, especialmente la dislocación de las articulaciones metatarsofalángicas (MTP), los arañazos de los dedos del pie (dedos en martillo) y el juanete (hallux valgus). Tales deformidades a menudo ocurren juntas, especialmente en la artritis reumatoide avanzada, causando dolor y otros síntomas que pueden estar más relacionados con la deformidad mecánica que la enfermedad misma. La afectación de la articulación del tobillo (la articulación talotibial) es relativamente poco común y afecta al 10-20 por ciento de las personas con artritis reumatoide. La articulación subastragalina está más comúnmente involucrada con la artritis reumatoide, y afecta al 33-75 por ciento de las personas con la enfermedad.

La dislocación de los dedos de los pies, con contractura de los tendones extensores que causan las garras, fuerza a las cabezas de los metatarsos hacia la superficie plantar, eliminando virtualmente el arco metatarsiano. Se pueden formar callos severos y dolorosos a medida que las cabezas de los metatarsianos se empujan hacia la planta del pie.

Diagnóstico de anormalidades del pie from Un médico puede observar una deformidad en valgo del tobillo y el retropie (pie torcido hacia afuera) desde atrás cuando el paciente está de pie. La palpación de hinchazón y sensibilidad alrededor del tobillo es indicativa de sinovitis.

El tobillo y el retropié también deben examinarse para determinar el rango de movimiento. El paciente también puede ser examinado por sensibilidad del tendón de Aquiles y el talón.

Las anomalías del arco y la parte delantera del pie también pueden detectarse observando al paciente en posición de pie. Habrá evidencia de pie plano (arco plegado o pie plano) o pie cavo (arco alto) si existe.

La hinchazón de las articulaciones metatarsofalángicas causa una extensión visible de los dedos, comúnmente conocida como el signo de la luz del día. La aplicación de presión directa a las articulaciones metatarsofalángicas también revelará sensibilidad si existe.

Opciones de tratamiento

Las ortesis para los pies pueden ayudar a reducir el dolor y mejorar la función en personas con deformidad en el pie por artritis reumatoide.

La importancia del calzado apropiado no puede ser exagerada. Si bien el calzado terapéutico puede reducir el dolor y mejorar la función, a menudo no se cumple debido a la insatisfacción con el ajuste y el estilo.

En casos severos, cuando los enfoques conservadores que se enfocan en el calzado u ortesis fallan, la cirugía puede ser una opción. La resección y fusión del antepié se consideran opciones quirúrgicas potencialmente satisfactorias.

Like this post? Please share to your friends: