La importancia del nervio vago

La importancia del nervio vago

El nervio vago es el nervio más largo del sistema nervioso autónomo y es uno de los nervios más importantes del cuerpo. El nervio vago ayuda a regular muchos aspectos críticos de la fisiología humana, incluidos el ritmo cardíaco, la presión arterial, la sudoración, la digestión e incluso el habla. Por esta razón, la ciencia médica ha buscado durante mucho tiempo formas de modular la función del nervio vago.

¿Qué es el nervio vago?

El nervio vago (también conocido como el 10º par craneal) es un nervio muy largo que se origina en el tronco del encéfalo y se extiende hacia abajo a través del cuello y dentro del tórax y el abdomen. Suministra inervación al corazón, los principales vasos sanguíneos, las vías respiratorias, los pulmones, el esófago, el estómago y los intestinos.

Aunque en realidad hay dos nervios vagos (el izquierdo y el derecho), los médicos generalmente se refieren a ellos juntos como el nervio vago.

El nervio vago ayuda a controlar varios músculos de la garganta y de la caja de la voz. Desempeña un papel importante en la regulación de la frecuencia cardíaca y en mantener el tracto gastrointestinal en buen estado de funcionamiento. Los nervios vagos también llevan información sensorial desde los órganos internos hasta el cerebro.

¿Por qué el nervio vago es significativo?

Tal vez la mayor importancia del nervio vago es que es el nervio parasimpático mayor del cuerpo, que suministra fibras parasimpáticas a todos los órganos principales de la cabeza, el cuello, el tórax y el abdomen.

El nervio vago es responsable del reflejo nauseoso (y el reflejo de la tos cuando se estimula el canal auditivo), ralentiza la frecuencia cardíaca, controla la sudoración, regula la presión arterial, estimula el peristaltismo del tracto gastrointestinal y controla el tono vascular. La estimulación de un nervio vago puede producir lo que se llama un reflejo vasovagal, que consiste en una caída repentina de la presión arterial y una disminución de la frecuencia cardíaca.

Este reflejo puede ser desencadenado por una enfermedad gastrointestinal o en respuesta al dolor, miedo o estrés repentino. Algunas personas son particularmente propensas al reflejo vasovagal, y su presión arterial y cambios en la frecuencia cardíaca pueden causar pérdida de conciencia, una afección llamada síncope vasovagal.

La activación excesiva del nervio vago también se observa en ciertas condiciones médicas, especialmente las disautonomias.

Estimular el nervio vago puede tener efectos terapéuticos (como la interrupción de episodios de taquicardia supraventricular (TSV) o hipo) y puede ayudar a los médicos a diagnosticar ciertos tipos de soplos cardíacos. La estimulación vagal se puede lograr con bastante facilidad empleando la maniobra de Valsalva.

El nervio vago y el corazón

El nervio vago derecho suministra el nodo sinusal, y su estimulación puede producir bradicardia sinusal. El nervio vago izquierdo suministra el nodo AV, y su estimulación puede producir una forma de bloqueo cardíaco. Al producir un bloqueo cardíaco transitorio, la maniobra de Valsalva puede terminar con muchos tipos de SVT.

El nervio vago en terapia médica o terapia VNS

Debido a que el nervio vago tiene tantas funciones importantes, la ciencia médica se ha interesado durante décadas en la idea de emplear estimulación del nervio vago o bloqueo del nervio vago en la terapia médica.

Durante décadas, el procedimiento de vagotomía (cortar el nervio vago) fue uno de los pilares de la terapia para la úlcera péptica, ya que esta era una forma de reducir la cantidad de ácido péptico que producía el estómago. Sin embargo, la vagotomía tuvo varios efectos adversos, y con la disponibilidad de un tratamiento más efectivo ahora se ha utilizado mucho menos comúnmente.

Hoy, existe un gran interés en el uso de estimuladores electrónicos (esencialmente, marcapasos modificados) para estimular crónicamente el nervio vago en un intento de tratar varios problemas médicos. Dichos dispositivos (denominados genéricamente dispositivos estimuladores del nervio vago o dispositivos VNS) se han utilizado con éxito para tratar a personas con epilepsia severa que es refractaria a la terapia farmacológica.

La terapia de VNS también se usa a veces para tratar la depresión refractaria.

Porque cuando tienes un martillo todo parece un clavo, las compañías que fabrican dispositivos VNS están investigando su uso en muchas otras afecciones, incluida la hipertensión, las migrañas, el tinnitus, la fibromialgia y la pérdida de peso.

De hecho, hay promesa en tales aplicaciones de ENV. Sin embargo, el verdadero potencial de VNS surgirá una vez que el bombo sea reemplazado por evidencia clínica firme.

Like this post? Please share to your friends: