¿La falta de divulgación del VIH está vinculada a una salud más pobre?

La mayoría de los estudios han demostrado que las personas que tienen miedo o no pueden revelar su estado de VIH corren un mayor riesgo de aislamiento y depresión. Esto, a su vez, puede hacer que sea más difícil mantener los niveles necesarios de adherencia a los medicamentos para mantener el virus completamente suprimido, especialmente si los medicamentos contra el VIH deben tomarse en secreto.

El sentido común dictaría, por lo tanto, que las personas que no divulgan su estado de VIH estarían en mayor riesgo de enfermedad y muerte que las que sí lo hacen.

En los últimos años, los científicos han comenzado a probar esa suposición y han llegado a algunas conclusiones sorprendentes.

Tasas de no divulgación

Un estudio de dos años, realizado por la cohorte Antiretrovirals, Risk and Transmissions (ASTRA) con sede en Londres, reclutó a 3.258 hombres y mujeres VIH-positivos en ocho clínicas en el Reino Unido. Los participantes estaban formados por mujeres heterosexuales, hombres que tuvieron sexo con hombres (HSH), hombres heterosexuales, todos los cuales fueron monitoreados de 2009 a 2011.

Los participantes fueron encuestados para determinar si habían revelado su estado a nadie, algunos. O la mayoría o todos de su círculo social. La divulgación a parejas sexuales ocasionales no fue incluida.

En general, se descubrió que los HSH son más propensos a revelar su estado de VIH con solo un cinco por ciento que no revela a nadie en absoluto. Por el contrario, el 16 por ciento de las mujeres heterosexuales y el 17 por ciento de los hombres heterosexuales no revelaron.

La disparidad se atribuyó en gran medida a la percepción de que la sanción social por la divulgación en la comunidad de HSH fue mucho menor que en los otros grupos.

Todo dicho, los investigadores pudieron identificar los siguientes patrones de revelación:

Divulgado a Hombres Have Hombres con Men Hombres Have Heterosexuales
Mujeres
Heterosexuales
Hombres
Nadie
5%
16% 17% No Familia 40%
33% 39% No amigos 14%
43% 56% No compañeros de trabajo 54%
84% 84% Alguna familia 32%
44% 47% Algunos amigos 56%
38% 50% Algunos compañeros de trabajo 39%
13% 14% La mayoría de la familia 27%
20% 17% La mayoría de los amigos 30%
8% 17% La mayoría o todos los colegas de trabajo 6%
3% 2% No es de sorprender que la no revelación a un cónyuge o pareja estable sea más alta entre las mujeres heterosexuales (13 por ciento), seguido por hombres heterosexuales (10.9 por ciento) y HSH (4.9 por ciento). Dise La falta de poder de las mujeres, el riesgo de violencia, la disparidad económica y otros desequilibrios de género fueron solo algunas de las razones por las cuales casi una de cada siete mujeres no se dio a conocer. No Divulgación y Resultados de Salud

Después de establecer el estado de revelación de cada participante, los investigadores tuvieron en cuenta factores como la edad, la raza, la religión, el estado del tratamiento, el apoyo social y el estado de salud del individuo en el momento del diagnóstico.

Luego se compararon con el tratamiento y el estado de salud del participante al final de la prueba de dos años, que incluyen:

El nivel de adherencia al medicamento

El nivel de supresión viral (medido por la carga viral)

Depresión y ansiedad

  • Lo que descubrieron los investigadores fue que la no divulgación, en sí misma, no tuvo ningún impacto en ninguno de estos temas y que las personas que optaron por no divulgar no tenían mayor riesgo de tener una salud deficiente que los que sí lo hicieron.
  • Lo que encontraron fue que la mala salud se asoció con otros factores, como la edad avanzada, el origen étnico negro, un diagnóstico reciente de VIH y no estar bajo tratamiento contra el VIH.
  • Entre los HSH, tener una afiliación con una religión también se asoció con una salud más pobre.

Una palabra de Verywell

Si bien los resultados pueden sugerir que la revelación del VIH no es tan importante, que puedes hacerlo bien si revelas tu estado o no, muchos argumentan que el estudio no toma en cuenta el impacto que el secreto, el aislamiento , y los sentimientos de vergüenza tienen en la salud de una persona a largo plazo.

Hoy, con terapias mejoradas que ofrecen un mayor perdón de lapsos de tratamiento, el enfoque ha pasado de manejar el VIH como una disciplina aislada a una en la que el VIH se maneja como parte de la salud general de una persona.

Y es ahí donde importan cuestiones como el aislamiento y la falta de apoyo social. Como factores independientes, ambos están vinculados a tasas más altas de desvinculación de la asistencia sanitaria, así como a un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas. En pocas palabras, el aislamiento social no mejora ninguna enfermedad, el VIH o de otra manera.

El resultado final es el siguiente: es más probable que las personas con VIH mueran de una enfermedad no relacionada con el VIH que una relacionada con el VIH. Además, muchas de estas enfermedades (como el cáncer y las enfermedades cardíacas) tienden a ocurrir entre 10 y 15 años antes que en la población general.

Si bien la no divulgación del VIH puede no tener un impacto directo en su capacidad para controlar el virus, su impacto en su salud y bienestar general podría ser mucho más perjudicial.

Like this post? Please share to your friends: