La Corona Radiata y el Accidente cerebrovascular

La Corona Radiata y el Accidente cerebrovascular

La corona radiada es un conjunto de fibras nerviosas localizadas en el cerebro. Específicamente, los nervios de la corona radiata llevan información entre las células cerebrales de la corteza cerebral y las células cerebrales en el tronco encefálico.

La corteza cerebral es el área del cerebro que se encarga de procesar la información consciente, mientras que el tronco encefálico es la conexión entre la médula espinal y el cerebro.

El tronco encefálico y la corteza cerebral están involucrados en la sensación y la función motora, y la corona radiata conecta las vías del nervio motor y sensorial entre estas estructuras.

Lo que hace la Corona Radiata

La corona radiata es un grupo importante de nervios debido a su papel en el envío y recepción de mensajes entre regiones del cerebro. Las células nerviosas de la corona radiata se describen como aferentes y aferentes. Esto significa que llevan mensajes hacia y desde el cuerpo. El término aferente se refiere a la entrada sensorial y otras entradas enviadas desde el cuerpo al cerebro, mientras que el término eferente se refiere a mensajes que se envían desde el cerebro al cuerpo para controlar la función motora. La corona radiata está compuesta de ambas aferentes y fibras eferentes que conectan la corteza cerebral y el tronco cerebral.

Daño y derrame cerebral Corona Radiata corona La corona radiata puede resultar lesionada por un accidente cerebrovascular que involucre pequeñas ramas de los vasos sanguíneos.

Los trazos que afectan a la corona radiata se suelen llamar trazos subcorticales, trazos lacunares, trazos de embarcaciones pequeñas o trazos de materia blanca.

La razón por la que esta región se describe como sustancia blanca es porque está fuertemente mielinizada, lo que significa que está protegida por un tipo especial de tejido graso que aísla y protege las células nerviosas.

También se describe como subcortical porque se encuentra en la región subcortical profunda del cerebro. Y un golpe de corona radiata se describe como un golpe lacunar o un golpe de vaso pequeño porque la corona radiata recibe suministro de sangre de pequeñas ramas de las arterias en el cerebro.

Las personas que sufren de múltiples accidentes cerebrovasculares pequeños en la corona radiata o en otras partes del cerebro a menudo se describen como personas con enfermedad cerebrovascular, que es una condición caracterizada por vasos sanguíneos estrechos, propensos a coágulos sanguíneos en el cerebro y accidentes cerebrovasculares pequeños. Los accidentes cerebrovasculares que involucran a la corona radiata pueden ser relativamente pequeños y no causar síntomas. Tales golpes se llaman a menudo golpes silenciosos.

Por otro lado, un accidente cerebrovascular que involucra la corona radiata puede producir síntomas inespecíficos, como la incapacidad de cuidarse uno mismo, que es un predictor de accidente cerebrovascular, incluso cuando no hay signos importantes de un accidente cerebrovascular en una resonancia magnética cerebral o un CT cerebral. Escanear.

Otros problemas médicos pueden afectar a Corona Radiata

Además de un accidente cerebrovascular, existen otras causas de daño a la corona radiata. Estos incluyen tumores cerebrales, diseminación del cáncer del cuerpo (metástasis), traumatismo craneal, hemorragia en el cerebro e infecciones cerebrales. Cualquiera de estas condiciones puede afectar la función de la corona radiata.

Importancia de la Corona Radiata

Es interesante que estudios recientes han señalado un nuevo papel de la corona radiata en la predicción del resultado del accidente cerebrovascular. Los científicos evaluaron el metabolismo de varias regiones del cerebro después de un accidente cerebrovascular, utilizando técnicas de imagen sofisticadas. Después de evaluar la recuperación del accidente cerebrovascular de los pacientes, resultó que la función de la corona radiata dentro de las primeras 24 horas después de un accidente cerebrovascular se correlacionó con la predicción del resultado después de un accidente cerebrovascular.

Una palabra de Verywell

Prevenir un ataque de corona radiata se encuentra en la prevención de accidentes cerebrovasculares. La prevención de accidentes cerebrovasculares se basa en dos componentes principales: hábitos de vida a largo plazo y atención médica regular.

Fumar es un factor de riesgo de accidente cerebrovascular importante, por lo que dejar de fumar es una parte importante de la prevención de accidentes cerebrovasculares. Comer una dieta saludable y hacer ejercicio regularmente también son componentes de la prevención del accidente cerebrovascular. El estrés es otro problema de estilo de vida que puede contribuir al riesgo de accidente cerebrovascular. Se ha demostrado que los esfuerzos para la relajación y la disminución del estrés ayudan a prevenir el accidente cerebrovascular.

Además, abordar problemas médicos como el colesterol alto y la presión arterial alta puede ayudar a reducir el riesgo de accidente cerebrovascular. En lo que respecta a la prevención de accidentes cerebrovasculares, es importante que realice controles periódicos con su médico, ya que varios aspectos de su control médico de rutina están diseñados para identificar el riesgo de accidente cerebrovascular.

Like this post? Please share to your friends: