¿La angioplastia y los stents mejoran la supervivencia?

¿La angioplastia y los stents mejoran la supervivencia?

Si usted o un ser querido ha sido diagnosticado con enfermedad de las arterias coronarias (CAD), se le puede presentar la opción de un procedimiento conocido como intervención coronaria percutánea (PCI). La ICP implica dos técnicas diferentes:

  • Angioplastia, en la cual un tubo se enrosca en una arteria y se infla para ampliar el vaso y aumentar el flujo sanguíneo.
  • La inserción de un stent, un pequeño tubo de malla que mantiene el vaso abierto e impide que se bloquee. Re-formando.

Si bien el procedimiento es bastante sencillo y relativamente fácil de comprender, ¿puede realmente aumentar la esperanza de vida o mejorar las posibilidades de supervivencia?

El estudio clínico arroja resultados sorprendentes

En respuesta a esta pregunta frecuente, un equipo de investigación financiado por la Unidad de Investigación y Desarrollo de la Administración de Veteranos comparó los resultados en personas que proporcionaron terapia médica óptima (TMO) para tratar su CAD a los que proporcionaron OMT y PCI .

Apodado el ensayo COURAGE (resultados clínicos que utilizan revascularización y evaluación agresiva de fármacos), el estudio de 2007 concluyó que las personas que proporcionaron OMT solo no tuvieron mayor riesgo de ataque cardíaco o muerte que las que ofrecieron OMT y PCI. Además, PCI no ofreció ninguna ventaja sobre OMT en el alivio de los síntomas de angina.

El seguimiento en 2015 confirmó aún más estos resultados.

Explicando los resultados

Los resultados fueron sorprendentes para muchos en la comunidad médica que durante mucho tiempo consideraron que la PCI era ventajosa para aquellos con bloqueo arterial grave.

Solo después de examinar los comportamientos de los pacientes, así como las limitaciones del procedimiento en sí, los investigadores pudieron explicar los hallazgos.

Entre sus conclusiones:

  • Las personas que se sometieron a una ICP por lo general volvieron a sus hábitos dietéticos previos una vez en su hogar (incluido el consumo excesivo de carnes rojas y grasas no saludables).
  • La PCI en sí misma tiende a dañar la pared arterial y aumenta el riesgo de obstrucción secundaria. De hecho, el 21 por ciento del grupo de PCI requirió otro stent dentro de los seis meses, mientras que el 60 por ciento de los vasos tratados requirieron un nuevo stent.
  • El procedimiento de PCI también se asoció con un mayor riesgo de complicaciones hemorrágicas, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, borrando efectivamente muchos de los beneficios del tratamiento.

Otro factor importante es que las placas tratadas en una PCI no son las que tienen más probabilidades de causar un ataque cardíaco o un derrame cerebral. Por el contrario, las preocupaciones se relacionan más con las placas no obstructivas que son más blandas, menos estables y con mayor probabilidad de ruptura.

Si bien la angioplastia y la colocación de stent pueden proporcionar un alivio a corto plazo, la carga principal de la enfermedad permanece intacta, así como el riesgo de futuros eventos cardiovasculares.

Prácticas médicas bajo escrutinio

Las deficiencias también se extienden a las prácticas médicas. Una evaluación de 2010 del ensayo COURAGE informó que menos del 45 por ciento de los pacientes con CAD se sometieron a pruebas de estrés antes de una ICP electiva. Lo que esto sugiere es que muchos médicos no abordaron otros factores modificables, como la dieta y el ejercicio, antes de ofrecer el procedimiento.

Debido a esto, muchas personas pueden haber sido menos conscientes de la necesidad de modificar el comportamiento, incluido el cese del tabaquismo, una vez que fueron liberados de la atención.

Lo que esto nos dice

Como resultado del ensayo COURAGE, la Asociación Estadounidense del Corazón y el Colegio Estadounidense de Cardiología (American College of Cardiology) publicaron pautas que describen el uso apropiado de ICP en personas con enfermedad cardíaca. Recalcan los cambios en el estilo de vida y el uso apropiado de medicamentos en el tratamiento de primera línea donde la condición del corazón es estable.

Las directrices también afirman la necesidad de garantizar que una persona se adhiera plenamente al tratamiento incluso antes de considerar un ICP. En muchos casos, una mejora en la adherencia directamente corresponde a una mejora o estabilización de la condición cardíaca.

Con este fin, si tiene una enfermedad cardíaca, nunca debería ver un PCI como una solución rápida. La solución más duradera siempre será el ejercicio de rutina, una dieta balanceada y baja en grasas y la adherencia óptima a sus medicamentos crónicos.

Like this post? Please share to your friends: