Inmunoterapia 101: Qué es y cómo funciona

Inmunoterapia 101: Qué es y cómo funciona

  • Síntomas
  • Causas y factores de riesgo
  • Diagnóstico
  • Viviendo con
  • Apoyo y afrontamiento
  • Prevención
  • Cáncer de vejiga
  • Tumores cerebrales
  • Cáncer de seno
  • Cáncer de cuello uterino
  • Cáncer infantil
  • Cáncer de colon
  • Cáncer gástrico
  • Cáncer de cabeza y cuello
  • Cáncer de hígado
  • Leucemia
  • Linfoma
  • Cáncer de pulmón
  • Cáncer de ovario
  • Cáncer de páncreas
  • Cáncer de próstata
  • Cáncer de piel
  • Cáncer de testículo
  • Cáncer de tiroides
  • Más tipos de cáncer
  • Si se siente confundido acerca de cómo exactamente la inmunoterapia trabaja para tratar el cáncer, hay una buena razón. La inmunoterapia no es solo un tipo de tratamiento; más bien hay varios tipos de tratamientos muy variados que se incluyen bajo este título. La característica común es que estos tratamientos usan el sistema inmune o los principios de la respuesta inmune para combatir el cáncer.

    En otras palabras, estos tratamientos, conocidos como terapia biológica, se usan para alterar el sistema inmune del cuerpo o para usar sustancias creadas por el sistema inmune para combatir el cáncer.

    ¿Por qué la inmunoterapia es tan emocionante?

    Si ha leído un periódico recientemente, probablemente haya visto titulares con mensajes dramáticos tales como la cura está cerca al describir la inmunoterapia. ¿Es esto algo para emocionarse, o es solo más exageración de los medios?

    Apenas estamos empezando a aprender acerca de estos tratamientos, y ciertamente no funcionan para todos los cánceres, el campo de la inmunoterapia es realmente algo emocionante. De hecho, la American Society of Clinical Oncology nombró a la inmunoterapia como el avance clínico del año 2016 del cáncer. Para quienes viven con cáncer, este campo, junto con los avances en los tratamientos, como las terapias dirigidas, son razones para sentir una sensación de esperanza, no solo para el futuro, sino para el presente.

    A diferencia de muchos avances en oncología que se basan en tratamientos anteriores, la inmunoterapia es principalmente una forma completamente nueva de tratar el cáncer (los moduladores inmunes no específicos como el interferón han sido alrededor de unas pocas décadas). En comparación con muchos otros tratamientos:

    • Algunos de estos tratamientos pueden funcionar en todos los tipos de cáncer (en otras palabras, un medicamento podría funcionar, por ejemplo, para el melanoma y el cáncer de pulmón).
    • Algunos de estos tratamientos pueden funcionar para los cánceres más avanzados y más difíciles de tratar (por ejemplo, pueden ser efectivos para cánceres como el cáncer de pulmón en etapa avanzada o el cáncer de páncreas).
    • En algunos casos, los resultados son duraderos, a lo que los oncólogos se refieren como una respuesta duradera. La mayoría de los tratamientos contra el cáncer para tumores sólidos, como la quimioterapia y los medicamentos que se dirigen a cambios genéticos específicos en las células cancerosas, son limitados; las células cancerosas eventualmente se vuelven resistentes al tratamiento. Aunque nadie se atreve a susurrar la palabra cura todavía, existe la esperanza de que, para una minoría de personas con algunos tipos de cáncer, estos medicamentos puedan ofrecer la oportunidad de controlar su cáncer a largo plazo. Historia de la inmunoterapia

    El concepto de inmunoterapia ha existido desde hace mucho tiempo. Hace un siglo, un médico conocido como William Coley notó que algunos pacientes, cuando estaban infectados con una bacteria, parecían luchar contra sus cánceres. A otro médico llamado Steven Rosenberg se le atribuye la pregunta sobre un fenómeno diferente con el cáncer. En raras ocasiones, el cáncer puede desaparecer sin ningún tratamiento. Esta remisión espontánea o regresión del cáncer ha sido documentada, aunque es una ocurrencia muy rara.

    La teoría del Dr. Rosenberg era que el sistema inmune de su paciente había atacado y eliminado el cáncer.

    Teoría detrás de la inmunoterapia

    La teoría detrás de la inmunoterapia es que nuestro sistema inmune ya sabe cómo combatir el cáncer. Así como nuestros cuerpos son capaces de identificar, etiquetar y montar una respuesta inmune contra las bacterias y los virus que invaden nuestro cuerpo, las células cancerosas también pueden ser etiquetadas como anormales y ser eliminadas por el sistema inmune.

    Entonces, ¿por qué nuestros sistemas inmunes no luchan contra todos los cánceres?

    Aprender sobre el mecanismo de los medicamentos de inmunoterapia plantea la pregunta: Si nuestro sistema inmunológico sabe cómo combatir el cáncer, ¿por qué no?¿Cómo es que uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres están destinados a desarrollar cáncer a lo largo de su vida?

    En primer lugar, nuestro sistema inmunitario funciona tremendamente bien en el proceso de limpieza de células dañadas que eventualmente podrían convertirse en células cancerosas. Tenemos varios genes integrados en nuestro ADN, conocidos como genes supresores de tumores, que proporcionan el modelo para las proteínas que reparan y liberan al cuerpo de las células que han sido dañadas. Quizás una pregunta mejor podría ser: ¿por qué no todos desarrollamos? ¿El cáncer es más frecuente?

    Nadie sabe exactamente por qué algunas células cancerosas escapan a la detección y destrucción por parte del sistema inmunológico. Se cree que parte de la razón es que las células cancerosas pueden ser más difíciles de detectar que las bacterias o los virus porque surgen de células que son nuestro sistema inmune considera que las células inmunes están diseñadas para categorizar lo que ven como propio o no, y dado que las células cancerosas surgen de las células normales de nuestro cuerpo, pueden pasar desapercibidas de la forma habitual. Las células cancerosas también pueden desempeñar un papel, con la cantidad de células cancerosas en un tumor que sobrepasa la capacidad del número menor de células inmunitarias.

    Pero la razón es probablemente más complicada que el reconocimiento o los números, o al menos, las células cancerosas son más complicadas. A menudo, las células cancerígenas evaden el sistema inmune al pretender que se vean como células normales. Algunas células cancerosas han descubierto formas de disfrazarse, de ponerse una máscara si se quiere. Al esconderse de esta manera, pueden escapar de la detección. De hecho, un tipo de fármaco de inmunoterapia funciona esencialmente eliminando la máscara de las células tumorales.

    Como nota final, es importante tener en cuenta que el sistema inmunitario tiene un buen equilibrio de controles y equilibrios. Por un lado, es importante luchar contra los invasores extranjeros. Por otro lado, no queremos luchar contra las células en nuestro propio cuerpo, y de hecho, las enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide están relacionadas con un sistema inmune hiperactivo.

    Limitaciones de la inmunoterapia

    A medida que siga leyendo, es importante reconocer algunas de las limitaciones de la inmunoterapia en esta etapa del desarrollo. Un oncólogo lo mencionó de esta manera: la inmunoterapia es para el tratamiento del cáncer ya que el primer vuelo de Wright Brothers fue para la aviación. El campo de la inmunoterapia está en su infancia.

    Sabemos que estos tratamientos no funcionan para todos, o incluso para la mayoría de las personas con la mayoría de los cánceres. Además, no tenemos una indicación clara de quién se beneficiará exactamente con estos medicamentos. La búsqueda de biomarcadores, u otras formas de responder a esta pregunta, es un área activa de investigación en este momento.

    Una breve reseña del sistema inmune y el cáncer

    Para comprender un poco sobre cómo funcionan estos tratamientos individuales, puede ser útil revisar brevemente cómo funciona el sistema inmunitario para combatir el cáncer. Nuestro sistema inmunológico está formado por glóbulos blancos y tejidos del sistema linfático, como los ganglios linfáticos. Si bien hay muchos tipos diferentes de células, así como vías moleculares que resultan en la eliminación de las células cancerosas, las grandes armas para combatir el cáncer son las células T (linfocitos T) y las células asesinas naturales. Esta guía completa para comprender el sistema inmune proporciona una discusión en profundidad sobre los aspectos básicos de la respuesta inmune.

    ¿Cómo combate el cáncer el sistema inmune?

    Para combatir las células cancerosas, nuestro sistema inmunitario debe cumplir muchas funciones. Simplificando, estos incluyen:

    Vigilancia:

    El sistema inmune primero necesita encontrar e identificar las células cancerosas. Nuestras células inmunes necesitan tanto verificar todas las células en su medio como reconocer las células cancerosas como no propias. Una analogía sería un trabajador forestal caminando por el bosque en busca de árboles enfermos.

    • Etiquetado:Una vez descubierto, nuestro sistema inmune necesita marcar o etiquetar las células cancerosas para su destrucción. Siguiendo la analogía, el trabajador forestal necesitaría etiquetar o etiquetar los árboles enfermos con pintura en aerosol naranja.
    • Señalización:Una vez que las células cancerosas están marcadas, nuestras células inmunitarias deben sonar una alarma, atrayendo a las células inmunitarias que combaten el cáncer a la región donde se encuentran. Continuando con la analogía, el trabajador forestal tendría que regresar a su oficina y llamar por teléfono, enviar un mensaje de texto y enviar un correo electrónico a un servicio de árbol para que venga y elimine los árboles enfermos.
    • Luchando:Una vez que las células cancerosas son reconocidas y marcadas, y las células inmunes han respondido a la alarma y migrado al sitio, las células T citotóxicas y las células asesinas naturales atacan y eliminan las células cancerosas del cuerpo. Finalmente, en la analogía, los trabajadores del servicio de árboles cortarían y eliminarían los árboles enfermos.
    • Este artículo sobre cómo funcionan las células T para combatir el cáncer describe el proceso mediante el cual ocurren estos pasos, y este artículo sobre el ciclo de inmunidad contra el cáncer proporciona diagramas de los pasos individuales.¿Cómo se esconden las células cancerosas del sistema inmunitario?

    También puede ser útil saber cómo las células cancerosas a menudo logran evadir la detección o el ataque de nuestro sistema inmunológico. Las células cancerosas se pueden ocultar de la siguiente manera:

    Disminuye la expresión de antígenos en la superficie de las células. Esto sería análogo a los árboles que eliminan los signos de su enfermedad de sus ramas u hojas.

    Expresar sustancias en la superficie de la célula que inactivan el sistema inmune. Las células cancerosas pueden producir moléculas que deprimen la respuesta inmune. En analogía, los árboles harían algo para ahuyentar a los trabajadores forestales y al servicio de árboles.

    • Las células cancerosas también pueden causar que células cercanas al cáncer no secreten sustancias que reducen la efectividad del sistema inmunitario. Este enfoque se conoce como alteración del microambiente, el área que rodea las células cancerosas. Extendiendo un poco la analogía, los árboles enfermos reclutarían helechos y lilas para unirse y ayudar a mantener alejados a los trabajadores de la silvicultura.
    • Si está confundido con respecto a algunas de las diferencias entre las células cancerosas y lo que hace que las células cancerosas sean únicas, los siguientes artículos discuten qué hace que una célula sea una célula cancerosa y las diferencias entre las células cancerosas y las células normales.
    • Tipos y mecanismos de la inmunoterapia

    Es posible que haya escuchado que la inmunoterapia se describe como un tratamiento que aumenta el sistema inmunitario. Estos tratamientos son en realidad mucho más complejos que simplemente estimular al sistema inmunológico. Echemos un vistazo a algunos de los mecanismos por los que funciona la inmunoterapia, así como a las categorías de tratamientos que se utilizan o estudian en la actualidad.

    Mecanismos de la inmunoterapia

    Algunos mecanismos por los cuales los medicamentos de inmunoterapia pueden tratar el cáncer incluyen:

    Ayudar al sistema inmunológico a reconocer el cáncer

    Activar y amplificar las células inmunes

    • Interrumpir la capacidad de las células cancerosas para esconderse (desmascarar)
    • ​​Interferir con el microambiente del cáncer alterando las señales de las células cancerosas
    • Usando los principios de nuestro sistema inmune como una plantilla para diseñar medicamentos contra el cáncer
    • Tipos de inmunoterapia
    • Los métodos de inmunoterapia actualmente aprobados o evaluados en ensayos clínicos incluyen:

    Anticuerpos monoclonales

    Inhibidores del punto de control

    • Vacunas contra el cáncer
    • Células adoptivas terapias como la terapia CAR-células T
    • Virus oncolíticos
    • Citoquinas
    • Inmunoterapia adyuvante
    • Es importante señalar que existe una superposición significativa entre estas terapias. Por ejemplo, un medicamento utilizado como inhibidor de punto de control también puede ser un anticuerpo monoclonal.
    • Anticuerpos monoclonales

    (Anticuerpos terapéuticos)Los anticuerpos monoclonales funcionan al convertir a las células cancerosas en un objetivo y se han usado durante un tiempo, especialmente para cánceres como algunos tipos de linfoma.Cuando nuestro sistema inmune entra en contacto con bacterias y virus, se envían mensajes que resultan en la formación de anticuerpos. Entonces, si el mismo invasor aparece de nuevo, el cuerpo está preparado. Las vacunas como la vacuna contra la gripe funcionan al mostrarle al sistema inmune un virus de la gripe (vacuna) o un virus de la gripe inactivado (el aerosol nasal) para que pueda producir anticuerpos y estar preparado si un virus de la gripe entra en su cuerpo.

    Los anticuerpos terapéuticos o monoclonales funcionan de forma similar, pero en su lugar se trata de anticuerpos artificiales diseñados para atacar las células cancerosas en lugar de los microorganismos. Los anticuerpos se unen a los antígenos (marcadores de proteínas) en la superficie de las células cancerosas, como una llave que encajaría en un candado. Una vez que las células cancerosas se marcan o etiquetan, otras células en el sistema inmune se alertan para destruir la célula. Puede pensar en anticuerpos monoclonales como similares a la pintura en aerosol naranja que puede ver en un árbol enfermo. La etiqueta es una señal de que se debe eliminar una celda (o un árbol).

    Otro tipo de anticuerpo monoclonal puede unirse en cambio a un antígeno en una célula cancerosa para bloquear el acceso de una señal de crecimiento. En este caso, sería como poner una llave en un candado, para que otra tecla, una señal de crecimiento, no se pueda conectar. Los medicamentos Erbitux (cetuximab) y Vectibix (panitumumab) funcionan combinando e inhibiendo el receptor de EFGR (un antígeno) en las células cancerosas. Dado que el receptor de EGFR está así bloqueado, la señal de crecimiento no se puede unir y le dice a la célula cancerosa que se divida y crezca.

    Un anticuerpo monoclonal ampliamente usado es el medicamento para el linfoma Rituxan (rituximab). Estos anticuerpos se unen a un antígeno llamado CD20, un marcador tumoral que se encuentra en la superficie de linfocitos B cancerosos en algunos linfomas de células B.

    Actualmente, los anticuerpos monoclonales están aprobados para varios tipos de cáncer. Los ejemplos incluyen: Avastin (bevacizumab) Herceptin (trastuzumab) Rituxan (rituximab) Vectibix (panitumumab) Erbitux (cetuximab) Gazyva (obinutuzumab) Otro tipo de anticuerpo monoclonal es un anticuerpo biespecífico. Estos anticuerpos se unen a dos antígenos diferentes. Uno etiqueta la célula cancerosa y el otro trabaja para reclutar una célula T y unir las dos. Un ejemplo es Blincyto (blinatumomab).

    Anticuerpos monoclonales conjugados

    Los anticuerpos monoclonales anteriores funcionan solos, pero los anticuerpos también se pueden unir a un fármaco de quimioterapia, sustancia tóxica o una partícula radiactiva en un método de tratamiento llamado anticuerpos monoclonales conjugados. La palabra conjugada significa adjunta. En esta situación, una carga útil se entrega directamente a una célula cancerosa. Al tener un anticuerpo unido a un antígeno en una célula cancerosa y administrar el veneno (droga, toxina o partícula radioactiva) directamente a la fuente, puede haber menos daño a los tejidos sanos. Algunos medicamentos en esta categoría aprobados por la FDA incluyen:

    • Kadcyla (ado-trastuzumab):
    • Es un anticuerpo monoclonal unido a un medicamento de quimioterapia para el tratamiento del cáncer de mama
    • Adcetris (brentuximab
    • Vedotin
    • ):
    • Este anticuerpo también es unido a un medicamento de quimioterapia

    Zevalin (ibritumomab tiuxetan):

    Este anticuerpo está unido a una partícula radiactiva

    Ontak (

    • Denileukin difitox
    • ): este medicamento combina un anticuerpo monoclonal con una toxina de la bacteria que causa la difteriaPunto de control inmune Inhibidores Los inhibidores del punto de control inmune funcionan quitando los frenos del sistema inmune.
    • Como se señaló anteriormente, el sistema inmune tiene controles y equilibrios para que no tenga un rendimiento superior o inferior. Con el fin de evitar el exceso de rendimiento y causar enfermedades autoinmunes, existen puntos de control inhibitorios a lo largo de la ruta del sistema inmune que están regulados, al igual que los frenos se utilizan para frenar o detener un automóvil. Como se indicó anteriormente, las células cancerosas pueden ser engañosas y engañar al sistema inmunitario. Una forma de hacerlo es a través de las proteínas de punto de control. Las proteínas de punto de control son sustancias que se utilizan para suprimir o ralentizar el sistema inmune. Dado que las células cancerosas surgen de las células normales, tienen la capacidad de producir estas proteínas, pero las usan de forma anormal para evitar que el sistema inmunitario las detecte. PD-L1 y CTLA4 son proteínas de puntos de control que se expresan en mayor número en la superficie de algunas células cancerosas. En otras palabras, algunas células cancerígenas encuentran una manera de utilizar estas proteínas normales de una manera anormal; a diferencia de un adolescente que puede tener un pie de plomo en el acelerador de un automóvil, estas proteínas ponen un pie de plomo en los frenos del sistema inmune.
    • Los medicamentos llamados inhibidores del punto de control se pueden unir a estas proteínas de punto de control, como PD-L1, liberando esencialmente los frenos, para que el sistema inmune pueda volver al trabajo y luchar contra las células cancerosas.Los ejemplos de inhibidores de punto de control que se usan actualmente incluyen: Opdivo (nivolumab)Keytruda (pembrolizumab) Yervoy (ipilimumab)

    Actualmente, la investigación analiza los beneficios de combinar dos o más medicamentos en esta categoría. Por ejemplo, el uso de inhibidores de PD-1 y CTLA-4 juntos (Opdivo y Yervoy) es prometedor.

    Transferencia de células adoptivas y terapia con células T CAR.

    Las terapias de células T adoptivas y de células T son métodos de inmunoterapia que mejoran nuestros propios sistemas inmunológicos. Simplificadamente, convierten nuestras células de lucha contra el cáncer en mejores combatientes al aumentar su capacidad de combate o sus números.

    Transferencia de células adoptiva

    Como se señaló anteriormente, una de las razones por las que nuestro sistema inmune no combate a los tumores grandes es que simplemente son superados y superados en número. Como analogía, puede pensar en tener 10 soldados en la línea del frente en contra de cien mil oponentes (células cancerosas). Estos tratamientos aprovechan la acción de combate de los soldados pero agregan más soldados a la línea del frente.

    Con estos tratamientos, los médicos primero eliminan sus células T de la región que rodea su tumor. Una vez que se recolectan sus células T, se cultivan en el laboratorio (y se activan con citoquinas). Después de que se hayan multiplicado lo suficiente, se inyectan de nuevo en su cuerpo. Este tratamiento ha resultado en una cura para algunas personas con melanoma.

    • Terapia de células T CAR-
    • Continuando con la analogía del automóvil desde arriba, la terapia con células T CAR se puede considerar como un ajuste del sistema inmune. CAR significa receptor de antígeno quimérico. Quimérico es un término que significa unidos. En esta terapia, un anticuerpo se une con (unido a) un receptor de células T.
    • Al igual que con la transferencia de células adoptivas, las células T de la región de su tumor se recolectan por primera vez. Sus propias células T se modifican para expresar una proteína denominada receptor de antígeno quimérico o CAR. Este receptor en sus células T les permite unirse a los receptores en la superficie de las células cancerosas para destruirlas. En otras palabras, ayuda a sus células T a reconocer las células cancerosas.

    Todavía no hay terapias de células T CAR que estén aprobadas, pero se están evaluando en ensayos clínicos con resultados alentadores, especialmente contra la leucemia y el melanoma.

    Vacunas de tratamiento contra el cáncer

    Las vacunas contra el cáncer son vacunas que funcionan esencialmente al impulsar la respuesta inmune al cáncer. Puede que oiga hablar de vacunas que pueden ayudar a prevenir el cáncer, como la hepatitis B y el VPH, pero las vacunas contra el cáncer se usan con un objetivo diferente: atacar un cáncer ya presente.

    Cuando estás inmunizado contra, por ejemplo, tétanos, tu sistema inmunológico está expuesto a una pequeña cantidad de tétanos muerto. Al ver esto, su cuerpo lo reconoce como extraño, lo introduce en una célula B (linfocito B) que luego produce anticuerpos. Si vuelve a estar expuesto al tétanos, como si se pisara una uña oxidada, su sistema inmunitario está preparado y listo para atacar.

    Hay algunas formas en que se producen estas vacunas. Las vacunas contra el cáncer se pueden hacer usando células tumorales o sustancias producidas por células tumorales.

    Un ejemplo de una vacuna de tratamiento del cáncer utilizada en los Estados Unidos es Provenge (sipuleucel-T) para el cáncer de próstata. Las vacunas contra el cáncer actualmente se analizan para detectar varios tipos de cáncer, así como para prevenir la recurrencia del cáncer de seno.

    Con el cáncer de pulmón, se han estudiado en Cuba dos vacunas distintas, CIMAvax EGF y Vaxina (racotumomab-alum) para el cáncer de pulmón no microcítico. Estas vacunas, que se ha encontrado que aumentan la supervivencia libre de progresión en algunas personas con cáncer de pulmón de células no pequeñas, también comienzan a estudiarse en los Estados Unidos. Estas vacunas funcionan haciendo que el sistema inmunitario produzca anticuerpos contra los receptores del factor de crecimiento epidérmico (EGFR). EGFR es una proteína en la superficie de las células que se sobreexpresa en algunas personas con cáncer de pulmón.

    Virus oncolíticos

    El uso de virus oncolíticos se ha denominado análogamente como dinamita para las células cancerosas. Cuando pensamos en virus, solemos pensar en algo malo. Los virus como el resfriado común infectan nuestras células al ingresar a las células, multiplicarse y finalmente hacer que las células exploten.

    Los virus oncolíticos se utilizan para infectar las células cancerosas. Estos tratamientos parecen funcionar de varias maneras. Entran en la célula cancerosa, se multiplican y hacen que la célula explote, pero también liberan antígenos en el torrente sanguíneo, lo que atrae a más células inmunitarias para atacar.

    No hay terapias de virus oncolíticos aún aprobados en los Estados Unidos, pero se están estudiando en ensayos clínicos para varios tipos de cáncer.

    Cytokines (moduladores del sistema inmune)

    Los moduladores del sistema inmune son una forma de inmunoterapia que ha estado disponible durante muchos años. Estos tratamientos se conocen como inmunoterapia no específica. En otras palabras, trabajan para ayudar al sistema inmunitario a luchar contra cualquier invasor, incluido el cáncer. Estas sustancias inmunorreguladoras (citocinas), incluidas las interleucinas (IL) y los interferones (IFN), acentúan la capacidad de las células inmunes para combatir el cáncer.

    Los ejemplos incluyen IL-2 e IFN-alfa que se usan para el cáncer de riñón y los melanomas, entre otros cánceres. Im Inmunoterapia adyuvante

    La BCG es una forma de inmunoterapia adyuvante actualmente aprobada para tratar el cáncer. BCG significa Bacillus Calmette-Guerin y es una vacuna utilizada en algunas partes del mundo como protección contra la tuberculosis. También se puede usar para tratar el cáncer de vejiga. La vacuna, en lugar de administrarse como inmunización, se inyecta en la vejiga. En la vejiga, la vacuna produce una respuesta inespecífica que ayuda a combatir el cáncer.

    Efectos secundarios

    Una de las esperanzas ha sido que, debido a que la inmunoterapia se dirige específicamente al cáncer, estos tratamientos tendrán menos efectos secundarios que los medicamentos de quimioterapia tradicionales. Sin embargo, al igual que todas las terapias contra el cáncer, los medicamentos de inmunoterapia pueden provocar reacciones adversas, que varían según la categoría de inmunoterapia y los medicamentos en particular. De hecho, una de las formas en que se describen estos efectos es cualquier cosa con un itis – itis es el sufijo que significa inflamación.

    El futuro

    El campo de la inmunoterapia es emocionante, pero tenemos mucho que aprender. Afortunadamente, la cantidad de tiempo que está tomando para que estos nuevos tratamientos se usen realmente para las personas con cáncer también está mejorando, mientras que en el pasado hubo un largo período de tiempo entre el descubrimiento de un medicamento y el momento en que se usó clínicamente. Con medicamentos como estos, en los cuales se desarrollan medicamentos que analizan problemas específicos en el tratamiento del cáncer, ese tiempo de desarrollo suele ser significativamente más corto.

    Como tal, el uso de ensayos clínicos también está cambiando. En el pasado, los ensayos de fase 1 (los primeros ensayos en los que se prueba un nuevo fármaco en humanos) se consideraban más un esfuerzo de última zanja. Fueron diseñados más como un método para mejorar la atención médica para aquellos en el futuro en lugar de la persona que participa en el ensayo. Ahora bien, estos mismos ensayos pueden ofrecer a algunas personas la única oportunidad disponible para vivir con su enfermedad. Tómese un momento para obtener más información sobre ensayos clínicos, así como sobre cómo las personas encuentran ensayos clínicos para el cáncer.

    Like this post? Please share to your friends: