Hacer frente a una afección crónica del asma

Hacer frente a una afección crónica del asma

Enfrentarse al asma, una enfermedad crónica puede ser difícil. A diferencia de un dolor de cabeza, la gripe o un hueso roto, una enfermedad crónica nunca desaparece. Una enfermedad crónica como el asma puede causar dolor, fatiga, estrés e interrupciones en la vida diaria. Puede cambiar una imagen positiva de sí mismo a uno negativo y llevar a la retirada de la familia, amigos y actividades.

Una enfermedad crónica también puede afectar la capacidad de uno para hacer frente a la escuela o el trabajo.

En casos extremos, las limitaciones físicas, como la falta de aliento que con frecuencia acompaña al asma, pueden hacer que sea necesario cambiar el trabajo, la escuela o las actividades recreativas. Un cambio en las condiciones de trabajo, así como los gastos de tener una enfermedad crónica, desde una costosa cobertura de seguro hasta gastos médicos de bolsillo, también pueden generar dificultades financieras.

A pesar de los desafíos de lidiar con el asma crónica, sin embargo, muchas personas pueden controlar sus síntomas de asma, prevenir complicaciones y disfrutar de sus rutinas y actividades cotidianas.

Manejando su condición crónica de asma

Nadie debería negar tener asma. Ignorar la condición puede significar vivir con síntomas incontrolados, ataques de asma frecuentes y complicaciones. Controlar el asma puede reducir la necesidad de ciertos medicamentos para el asma. Se pueden tomar los siguientes pasos para ayudarlo a sobrellevar mejor la vida con asma:

  1. Trabajar con un médico para lograr el mejor control de la enfermedad.Desde medicamentos hasta cambios en el estilo de vida y el medio ambiente, su médico trabajará con usted para controlar y tratar su afección. Siga el plan de autocontrol del asma proporcionado por el médico.
  2. Use medicamentos para el asma correctamente.Esto incluye tomar su medicamento según lo programado y usar los inhaladores correctamente. Solicite instrucciones, una demostración y comentarios sobre su técnica antes de llevar su inhalador a casa. En un estudio de 2014 publicado por Nature Partner Journal de Primary Care Respiratory Medicine, los investigadores encontraron que más del 80% de los adultos demostraron una técnica deficiente al usar un inhalador.
  1. Tenga en cuenta los síntomas de un ataque de asma. Los síntomas pueden incluir tos, sibilancia, opresión en el pecho y dificultad para respirar. Sepa cuándo alcanzar ese medicamento de alivio rápido prescrito por su médico.
  2. Use un medidor de flujo máximo para monitorear su asma.La rapidez y la cantidad de aire que puede expulsar de sus pulmones es una señal de qué tan bien está controlando su asma. Un medidor de flujo máximo le permite medir la cantidad de aire que puede soplar.
  3. Controlar los alérgenos en casa.Ciertos factores desencadenantes ambientales, como el humo del tabaco y las mascotas peludas, pueden agravar el asma. Siga los consejos de un médico para crear un hogar amigable con el asma.
  4. Haga ejercicio regularmente.Si los ataques de asma limitan la actividad física, solicite sugerencias a un médico sobre cómo incorporar el ejercicio adecuado en las rutinas diarias. La investigación ha demostrado que las personas con enfermedades pulmonares se benefician tanto física como emocionalmente de la actividad física.

¿Qué otras estrategias debería usar la gente para hacer frente?

Aquí hay algunos consejos para enfrentar el asma que pueden ayudarlo a vivir su vida al máximo.

  • Sea realista, pero sea creativo.Vivir con una enfermedad crónica no significa que las esperanzas y los sueños tengan que cambiar, pero la forma en que se logren será probablemente diferente. Pon energías creativas para encontrar la manera de alcanzar tus metas.
  • Aprender a lidiar con el estrés de tener una enfermedad crónica.Vivir con asma crónica puede provocar sentimientos de incertidumbre, frustración, enojo y depresión. Estos sentimientos también pueden afectar a familiares y amigos. Algunas de las señales de estrés incluyen diferentes patrones de sueño, como dormir más o menos de lo normal, además de fatiga, dolores corporales, dolor, ansiedad, irritabilidad, tensión y dolores de cabeza. Busque ayuda uniéndose a un grupo de apoyo para compartir experiencias con otras personas que también viven con esta enfermedad crónica. El asesoramiento individual también puede ayudar. Los medicamentos antidepresivos son otra opción para aquellos que están deprimidos.
  • Adopte una actitud de resolución de problemas y controle los pensamientos negativos.No piense en el pasado antes del diagnóstico de asma. Ver la condición como un desafío que debe cumplirse, no como un problema que no puede ser resuelto.
  • Conviértete en un experto en la enfermedad.Cuanto más sepa usted y sus seres queridos sobre el asma, más fácil será su manejo. Pídale a un médico que brinde toda la información que pueda, incluidas las fuentes confiables en Internet. Tómese el tiempo para explorar este sitio también, incluida la sección para personas que recientemente han sido diagnosticadas con asma.
  • Educar a los miembros de la familia y amigos.Cuanto más entienden los seres queridos sobre el asma, más apoyo podrán ofrecer. También estarán alertas a las señales de advertencia de un ataque de asma. Ofrezca libros o panfletos para que sus seres queridos lean, o pídales que acudan con usted al médico para que puedan hacer sus propias preguntas.
  • Aprender a administrar las actividades diarias.Responder a los desafíos de una enfermedad crónica puede ser agotador. Evite hacer demasiado o muy poco para ayudar a controlar el asma.
  • Reducir la velocidad.Use la relajación y la meditación para concentrarse completamente en estar en el presente, porque el estrés y la ansiedad se encuentran entre los mayores factores desencadenantes que pueden causar un ataque de asma. Las técnicas de relajación también pueden ayudar a prevenir los ataques de asma.

Finalmente, no ignore toda la ayuda disponible, ya sea de médicos, familiares y amigos, recursos de la comunidad o grupos de apoyo. Las investigaciones han demostrado que a las personas que viven con una enfermedad crónica que tienen una red extendida de apoyo les va mejor que a aquellas que se retiran y quedan aisladas. Buscar ayuda de un médico y / o un grupo de apoyo o un profesional de salud mental es un paso vital para enfrentar las muchas facetas de una enfermedad crónica y ayudará a restaurar la salud física y emocional.

Like this post? Please share to your friends: