Hacer frente a las desafiantes conductas de la enfermedad de Alzheimer

Hacer frente a las desafiantes conductas de la enfermedad de Alzheimer

Uno de los aspectos más difíciles de la enfermedad de Alzheimer es que cambia la forma en que una persona piensa y reacciona a las situaciones cotidianas. Ya sea que esté brindando cuidado físico, llevando a su ser querido a una cita con el médico o simplemente pasando tiempo con ellos, puede experimentar una variedad de desafíos de comportamiento, que incluyen agitación y agresión física o emocional.

Manejo de agitación y agresión con Alzheimer

Aquí hay 8 sugerencias prácticas para enfrentar estos comportamientos:

  • Permitir tiempo adicional.
    Cuando ayude a su ser querido a prepararse para el día, planifique con anticipación para que no tenga que apresurarse. Un enfoque lento y tranquilo puede prevenir o minimizar una reacción negativa.
  • Si la agitación o agresión aumenta, tómese un descanso.
    Por ejemplo, si intenta ayudar a su madre a vestirse y se está volviendo más resistente y enojada, tome un descanso de 15 minutos y luego regrese a la habitación para volver a intentarlo. Quince minutos después puede sentirse como un nuevo día para ella, así que regrese con una sonrisa y vuelva a intentarlo. No use esto como una amenaza para ella, sino como una forma de permitirle un poco de control sobre su día. También le brinda la oportunidad de tomar una respiración profunda y volver a llenar su nivel de paciencia.
  • Proporcione algo para que su ser querido sostenga mientras usted cuida.
    ¿Alguna vez ha tenido la experiencia de ser abofeteado o empujado cuando trata de ayudar a alguien con Alzheimer? Tal vez estás ayudando a cepillarse los dientes y simplemente no está yendo bien. Si puede, intente contratarla pidiéndole ayuda para cepillarse los dientes. Si esto no funciona, dele algo que hacer o sostener en sus manos. Esto sirve como una distracción para ella y también le ayuda a brindar la atención necesaria. He visto a varias personas responder muy positivamente cuando se les ofrece una muñeca, un animal de peluche, su billetera o un libro para sostener mientras se les brinda atención.
  • Acércate con una sonrisa.
    Es fácil esperar una respuesta negativa de tu padre si el día anterior no fue bueno. Sin embargo, las personas con Alzheimer u otras demencias a menudo reaccionan a nuestra expresión facial y a los signos no verbales, así que tenga cuidado con lo que proyecta. Es posible que las palabras que diga no siempre tengan sentido para ellas, pero si sonríe y se muestra amable cada vez que se acerca a ellas, esto puede ayudar a calmarlas y tranquilizarlas.
  • Explica antes de hacer.
    Si bien su rutina diaria puede ser siempre igual a la de su ser querido, no asuma que saben por qué está allí y lo que quiere que haga. Usando palabras simples y oraciones cortas, explíqueles que es hora de vestirse y que les gustaría ayudarlos. También puede intentar usar una flashcard de imagen para mostrar visualmente lo que le gustaría que hiciera.
  • Enfócate en la sensación detrás del comportamiento.
    ¿Alguna vez siente que es una batalla entre equipos contrarios solo para preparar a su cónyuge para el día? Intente validar o reconocer los sentimientos que tiene, en lugar de enfocarse en el comportamiento que exhibe. Para la persona con Alzheimer, a veces escucharlo expresar lo que siente puede ponerlos a ambos en el mismo equipo en su mente. Puede identificar su frustración o dolor, sentir empatía con él y asegurarle que lo ama.
  • Despersonalizar.
    Puede ser muy difícil emocionalmente cuando los seres queridos con Alzheimer acusan a un cónyuge o hijo adulto de lastimarlos intencionalmente, ocultar cosas, traicionarlos o mentirles. Para despersonalizar esto, recuerde que esta es la enfermedad que habla y no su ser querido. Conozco una situación en la que una esposa continuamente se preocupaba de que su esposo la echaría de su hogar y no le permitía llamar a nadie por ayuda. Habían estado casados ​​durante 45 años y no había ninguna base para sus temores. A pesar de las garantías, promesas y declaraciones de que su amor por ella siempre continuaría, ella persistió en este temor y lo acusó a diario de planear el momento en que la haría salir de su hogar. Hablé con él varias veces y le recordé que este comportamiento era el resultado de su confusión, en lugar de sus verdaderos sentimientos hacia él. Esto lo ayudó a mantener la calma y evitar escalar verbalmente la discusión. Eventualmente, ella fue capaz de dejar ir este engaño. Recordarte a ti mismo que la enfermedad es un enemigo común de ambos puede ayudarte a disminuir la agitación de tu ser querido permitiéndote abordar la situación con más calma.
  • Pedir ayuda.
    Saber cuándo recibir ayuda. Como cuidador, si su propia salud física, emocional o mental está disminuyendo, busque ayuda. Un médico, trabajador social, otros miembros de la familia y organizaciones de la comunidad, como su Asociación local de Alzheimer, pueden brindar orientación para la asistencia.
    Algunos medicamentos pueden ser útiles para disminuir los comportamientos desafiantes. También hay programas de cuidado diurno para adultos que ofrecen actividades durante el día y ayudantes de salud en el hogar que pueden ingresar a su hogar para ayudar con el baño u otras necesidades de cuidado. Compartir el desafío y el honor de cuidar a su ser querido con los demás puede aligerar la carga y mejorar la calidad de vida para ambos.

Like this post? Please share to your friends: