Guía de la anatomía de la memoria

Guía de la anatomía de la memoria

¿Qué seríamos sin nuestros recuerdos? Si no recordaras dónde estuviste o a los que te preocupaban, ¿seguirías siendo quien eres ahora? ¿Qué pasa si te olvidaste de cómo respondes normalmente a los demás, de todo lo que has aprendido en la escuela o de lo que has aprendido a hacer a lo largo de tu vida?

Nuestra capacidad de recordar y aprender se encuentra entre las habilidades más importantes y significativas de nuestro cerebro.

No solo el cerebro nos permite experimentar todo lo que nos rodea, sino que también nos permite volver a experimentar nuestro pasado. Además, lo hace de varias maneras, utilizando distintos tipos de memoria.

¿Qué fue lo mejor que te pasó hoy? Ese es un ejemplo de memoria autobiográfica o episódica, cuando recordamos algo en contexto, como recordar el café de la mañana. Se distingue de la memoria eidética, un recuerdo de hechos desconectados de la experiencia, como el conocimiento de que París es la capital de Francia. Su capacidad para leer esto se basa en otro tipo de memoria llamada memoria de procedimiento, el tipo de memoria que hace que recordar cómo hacer algo como andar en bicicleta.

La memoria se puede subdividir aún más; por ejemplo, la memoria de trabajo le permite Mantenga algo en mente durante unos segundos a la vez, luego suelte, como un número de teléfono que necesita marcar de inmediato y nunca más. La memoria a corto plazo dura más tiempo, tal vez una hora más o menos, y la memoria a largo plazo puede durar toda la vida.

Las divisiones de estos recuerdos a menudo se difuminan en realidad, pero proporcionan un marco para comprender cómo el cerebro recuerda.

La formación del hipocampo y el sistema límbico

Una famosa aventura quirúrgica de los años 50 estimuló gran parte de nuestro conocimiento sobre la formación de la memoria. H.M. Era un hombre joven con ataques provenientes de sus lóbulos temporales medial que llevaron a los médicos a eliminarlos a ambos.

El resultado fue algo así como la película Memento, en la que el protagonista solo puede recordar unos minutos a la vez. Los recuerdos de H.M. Antes de la cirugía permanecieron intactos hasta su muerte, a pesar de que los médicos con los que trabajó después del accidente necesariamente se volvieron a presentar cientos de veces.

Los lóbulos temporales mediales contienen el hipocampo, una estructura cerebral con una elaborada curva en forma de S que inspiró a los patólogos imaginativos a nombrarlo después del griego como caballo marino. Dentro de las curvas del hipocampo hay diferentes neuronas dobladas una sobre la otra, trabajando juntos para cimentar los cimientos de nuevos recuerdos.

Si bien el papel del hipocampo en la memoria es bien conocido, es solo parte de una red que abarca prácticamente todo el cerebro. Tanto los recuerdos a muy largo como a muy corto plazo pueden existir bastante bien sin el hipocampo y las estructuras cercanas, como lo demuestran algunas de las habilidades retenidas de H.M. Sin el hipocampo y las estructuras relacionadas, sin embargo, la mayoría de los recuerdos nuevos no pueden durar.

El hipocampo no funciona solo, sino como parte de una red neuronal, bien estudiada por estudiantes de medicina, llamada circuito de Papez. Esto incluye el hipocampo, los cuerpos mamilares (dos estructuras pequeñas cerca del tronco encefálico), partes del tálamo y la corteza cingulada.

Otras partes del cerebro, como el prosencéfalo basal, desempeñan un papel en la memoria. El prosencéfalo basal envía acetilcolina a la corteza cerebral. Estas proyecciones están dañadas en la enfermedad de Alzheimer, medicamentos como el Aricept funcionan aumentando los niveles de acetilcolina.

La corteza cerebral

Mientras que el hipocampo y el sistema límbico son críticos en la formación de la memoria, esos recuerdos se almacenan en última instancia en toda la corteza. Además, el resto del cerebro está involucrado con estrategias para aprender y recordar, así como también la atención, todas las cuales son críticas para el aprendizaje y la memorización efectivos.

La memoria de trabajo es una forma de memoria que contiene información lo suficientemente larga como para usarla o almacenarla para más adelante.

Se ha demostrado que esto depende de los circuitos que involucran los lóbulos frontal y parietal. Las lesiones en estas regiones pueden ocasionar dificultades para tener en cuenta algo lo suficiente como para comenzar la etapa inicial de memorización, conocida como codificación. La codificación implica trabajar con el hipocampo para organizar y seleccionar qué información debe almacenarse de forma más permanente.

Además de la codificación, la corteza puede estar involucrada en sacar recuerdos del almacenamiento en un proceso llamado recuperación. Es posible que alguien tenga problemas con la recuperación de memoria incluso si la codificación se realizó correctamente. Por ejemplo, la mayoría de nosotros hemos tenido la experiencia de luchar para recordar algo solo para que luego aparezca en nuestras mentes. A veces la información incorrecta puede ser recuperada, como en la confabulación, donde parece que alguien está mintiendo sobre su pasado, aunque sinceramente creen en la memoria falsa.

Trastornos de la memoria

Diferentes trastornos de la memoria afectan a diferentes regiones del cerebro. La enfermedad de Alzheimer, por ejemplo, clásicamente daña el hipocampo, lo que resulta en dificultad para formar nuevos recuerdos, pero no hay un problema inicial con los recuerdos que ya han sido almacenados. La lesión cerebral traumática frontal puede ocasionar dificultades con la memoria de trabajo, lo que significa que es difícil tener en cuenta la información el tiempo suficiente para codificarla. Una vez recordado, sin embargo, la información es más probable que permanezca, aunque también puede haber alguna dificultad con la recuperación.

Like this post? Please share to your friends: