Es un proceso anormal que puede ocurrir a cualquier edad a partir de los 20 en adelante.

Cerebro y sistema nervioso

Pero, más allá de estos efectos, tanto la EM como la AD tienen causas, características y tratamientos que son totalmente únicos.

Como tales, pueden ser considerados más como primos lejanos, con similitudes notables y a veces sorprendentes, en lugar de relaciones directas.

Diferencia en las causas

La esclerosis múltiple es considerada por muchos como un trastorno autoinmune en el que la propia respuesta inmune de una persona causa daño a la capa protectora de los nervios (llamada vaina de mielina). Como tal, la EM se clasifica como una enfermedad desmielinizante en la que los síntomas están relacionados con el daño sufrido por partes del sistema nervioso central, incluidos el cerebro, la médula espinal y los nervios ópticos.

Mientras todavía hay debate sobre los mecanismos exactos de la EM, algunos científicos creen que la enfermedad puede estar asociada con el virus de Epstein-Barr, factores genéticos o ambientales, o incluso problemas con la metabolización de la vitamina D.

La causa de los restos de Alzheimer un poco más oscuro. Al igual que con la EM, se cree que factores como la genética, el estilo de vida y el medio ambiente desempeñan un papel, aunque aún no está claro qué y cuánto contribuye cada uno.

Aunque AD no se considera una enfermedad desmielinizante, la desmielinización a veces se observa antes de la aparición de los síntomas (la mayoría de las veces relacionada con la pérdida leve de la memoria). Pero a diferencia de la EM, la progresión de la enfermedad no está relacionada con la desmielinización. Lo que vemos en cambio es el daño progresivo y la muerte de las células nerviosas (neuronas) en el cerebro mismo.

Diferencias en los síntomas

No solo la forma en que MS causa daño a los nervios difiere de AD, también lo hacen los síntomas. Si bien existe cierta superposición entre las enfermedades, la EM se asocia con una amplia gama de síntomas cognitivos, motores y fisiológicos, mientras que la enfermedad de Alzheimer se manifiesta principalmente con deterioro cognitivo.

Con MS, el dolor, los temblores y la disfunción muscular pueden coexistir con problemas urinarios, visuales y del estado de ánimo. Con AD, por otro lado, la enfermedad se manifiesta con la pérdida progresiva de la cognición (pensamientos, recuerdos, asociaciones) combinada con una matriz de los trastornos del humor y del comportamiento.

Estas diferencias están relacionadas con las vías individuales de cada enfermedad, incluso qué células se ven afectadas, cómo son atacadas y cuándo.

Con MS, los síntomas dependen en gran medida de dónde se produce la desmielinización. El proceso no solo causa que los nervios fallen, sino que puede interrumpir seriamente las comunicaciones entre las células nerviosas. Es un proceso anormal que puede ocurrir a cualquier edad a partir de los 20 en adelante.

  • Con la AD, los síntomas están relacionados con la acumulación de proteínas, llamada placa, entre las células nerviosas del cerebro. Si bien este es un proceso considerado normal a medida que una persona envejece, se acelera y se amplifica en personas con Alzheimer. Como tal, tiende a diagnosticarse más en personas mayores de 50 y 60.
  • Diferencias en tratamientos y resultados

En base a las diferencias en los síntomas, no es de extrañar que el tratamiento de la EM y la EA difieran también.

El tratamiento de la EM se centra principalmente en dos cosas: la reducción de la inflamación en las articulaciones y los tejidos con esteroides y medicamentos antiinflamatorios, y la atenuación de la respuesta inmune con fármacos inmunosupresores. Se pueden usar otros medicamentos y tratamientos para controlar o corregir la incontinencia, la disfunción sexual, los problemas de visión o los trastornos del estado de ánimo.

Si bien no existe una cura para la EM, con la atención y el tratamiento adecuados, la calidad de vida puede mejorar de manera significativa, con un 40 por ciento viviendo bien en sus 70 años.

El tratamiento de la EA es mucho menos cierto en sus resultados. Si bien hoy en día existen varios medicamentos que mejoran la capacidad cognitiva, la respuesta puede variar. No se conoce ningún tratamiento para curar, revertir o incluso retrasar significativamente la progresión de la enfermedad. Tras el diagnóstico, menos del tres por ciento de las personas diagnosticadas con AD viven por más de 14 años.

Like this post? Please share to your friends: