EPOC Fisiopatología y cómo funcionan los pulmones

EPOC Fisiopatología y cómo funcionan los pulmones

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) La fisiopatología es un término utilizado para describir los cambios funcionales que ocurren en los pulmones como resultado del proceso de la enfermedad. Para comprender mejor las anomalías pulmonares que están presentes en la EPOC, aprenda sobre el funcionamiento normal del pulmón.

Cómo funcionan los pulmones

La cavidad torácica contiene dos pulmones: uno en el lado derecho del pecho y otro en el lado izquierdo.

Cada pulmón se compone de diferentes secciones llamadas lóbulos. El pulmón derecho tiene tres lóbulos; el izquierdo solo dos. Cada lóbulo se divide en segmentos y lóbulos. El espacio entre los pulmones que contiene el corazón, los grandes vasos y el esófago se llama mediastino. Un conjunto de tubos o vías respiratorias suministra oxígeno a cada sección del pulmón.

Al respirar, el aire ingresa a su sistema respiratorio a través de sus narinas. Luego pasa a través de la nasofaringe (área de la garganta detrás de la nariz) y la orofaringe (área de la garganta detrás de la boca). Estas estructuras constituyen las vías respiratorias superiores, que están revestidas con mucosa ciliada. Esta es una capa de tejido protectora y húmeda que contiene pequeñas proyecciones similares a pelos que ayudan a calentar y humidificar el oxígeno inhalado y ayudan a eliminar las partículas extrañas y el exceso de moco.

El aire continúa a través de la laringe (caja de voz), una estructura que conecta las vías respiratorias superiores e inferiores, y luego hacia abajo a través de la tráquea (tráquea), que conecta la laringe con los bronquios.

Los bronquios son vías respiratorias más grandes de los pulmones que posteriormente terminan en vías respiratorias más pequeñas llamadas bronquiolos. Juntos, los bronquios y los bronquiolos forman el árbol bronquial. Los bronquiolos terminan en conductos alveolares, que conducen a sacos alveolares formados por millones de alvéolos. Los alvéolos son las estructuras primarias de intercambio de gases en los pulmones, donde el oxígeno ingresa a la sangre y se elimina el dióxido de carbono.

Todas estas estructuras funcionan juntas como su sistema respiratorio.

El propósito de los pulmones

Los pulmones están formados por fibras esponjosas y elásticas que les permiten estirarse y contraerse cuando inhalamos y exhalamos, respectivamente. El propósito de los pulmones es doble: administrar oxígeno (O2) a las células y tejidos del cuerpo y eliminar el dióxido de carbono (CO2), el producto de desecho de la respiración, de la sangre. El oxígeno, el nutriente más importante del cuerpo, ayuda a su cuerpo a convertir los alimentos que consume en energía y, al igual que en los gases de escape de los automóviles, el CO2 se elimina de su cuerpo cada vez que exhala.

Comprender la fisiopatología de la EPOC

La EPOC se caracteriza por la limitación del flujo de aire que es poco reversible. La exposición acumulativa y crónica al tabaquismo es la causa número uno de la enfermedad, pero la exposición repetida al humo de segunda mano, la contaminación del aire y la exposición ocupacional (al carbón, algodón, granos) también son factores de riesgo importantes. Inflam La inflamación crónica juega un papel importante en la fisiopatología de la EPOC. El fumar y otros irritantes de las vías respiratorias causan que los neutrófilos, los linfocitos T y otras células inflamatorias se acumulen en las vías respiratorias. Una vez activados, desencadenan una respuesta inflamatoria en la que una afluencia de moléculas, conocidas como mediadores inflamatorios, navega hacia el sitio en un intento de destruir y eliminar los desechos inhalados del exterior.

En circunstancias normales, la respuesta inflamatoria es útil y conduce a la curación. De hecho, sin él, el cuerpo nunca se recuperaría de una lesión. En la EPOC, la exposición repetida a los irritantes de las vías respiratorias perpetúa una respuesta inflamatoria continua que parece que nunca se cierra. Con el tiempo, este proceso causa cambios pulmonares estructurales y fisiológicos que empeoran progresivamente.

A medida que la inflamación continúa, las vías respiratorias se contraen, volviéndose excesivamente estrechas e hinchadas. Esto conduce a un exceso de producción de moco y cilios que funcionan mal, una combinación que hace que la eliminación de las vías respiratorias sea especialmente difícil.

Cuando las personas con EPOC no pueden eliminar sus secreciones, desarrollan los síntomas característicos de la EPOC, incluida una tos productiva crónica, sibilancias y disnea. Finalmente, la acumulación de moco atrae a una gran cantidad de bacterias que prosperan y se multiplican en el ambiente cálido y húmedo de las vías respiratorias y los pulmones. El resultado final es una mayor inflamación, la formación de divertículos (sacos en forma de bolsa) en el árbol bronquial y la infección pulmonar bacteriana, una causa común de exacerbación de la EPOC.

Tratamiento de la EPOC

El objetivo principal del tratamiento de la EPOC, sin importar qué tipo de EPOC es mejorar la calidad de vida, ralentizar la progresión de la enfermedad, controlar los síntomas de la EPOC y prevenir la exacerbación de la EPOC.

Ningún otro factor conlleva más peso para desacelerar la progresión de la EPOC que para dejar de fumar. Otras opciones de tratamiento incluyen antibióticos (para aquellos con evidencia de infección bacteriana), broncodilatadores inhalados, corticosteroides, terapia con aerosol, rehabilitación pulmonar, oxigenoterapia (para pacientes hipóxicos), vacunas contra la gripe y, en aquellos con EPOC en etapa terminal que cumplir con criterios específicos, intervención quirúrgica.

Like this post? Please share to your friends: