El vínculo entre las enfermedades mentales y los dolores de cabeza

El vínculo entre las enfermedades mentales y los dolores de cabeza

La investigación muestra que muchas personas que sufren enfermedades mentales también tienen dolores de cabeza o migrañas. Puede ser bastante frustrante lidiar con el dolor y la depresión o la ansiedad al mismo tiempo, y la gente suele cuestionar cuál fue primero, como la teoría del pollo contra el huevo.

Sea cual sea su circunstancia específica, sepa que la enfermedad mental puede afectar la forma en que siente dolor, especialmente los dolores de cabeza.

Considere los siguientes tres ejemplos de cómo sus dolores de cabeza pueden estar relacionados con la enfermedad mental:

Depresión y dolores de cabeza

Muchas personas con depresión experimentan síntomas físicos como fatiga, pérdida de apetito, reducción de la actividad sexual y trastornos del sueño, como insomnio. . Además, los dolores de cabeza y otros tipos de dolor, como dolores musculares o en las articulaciones, son quejas frecuentes.

Se cree que los dolores de cabeza de tipo tensional comúnmente acompañan a la depresión, aunque las personas deprimidas pueden padecer otros trastornos primarios de dolor de cabeza, como migrañas o dolores de cabeza en racimo.

Cuando sea posible, su proveedor de atención médica tratará de seleccionar un medicamento o tratamiento que pueda abordar tanto la depresión como los dolores de cabeza. Los medicamentos comúnmente utilizados para tratar la depresión y el dolor de cabeza asociado con la depresión incluyen los antidepresivos tricíclicos, como Elavil (amitriptilina) o los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), como Paxil (paroxetina) o Zoloft (sertralina). Dis Trastorno de estrés postraumático y dolores de cabeza

El PTSD es más común en los migrañosos que en la población general. La investigación también sugiere que las personas que padecen migrañas son más susceptibles de desarrollar TEPT cuando están expuestas a un trauma, como un accidente automovilístico o una asociación abusiva, que las personas que no sufren migrañas.

Además, cuando los pacientes con dolor de cabeza tienen TEPT, tienden a tener un mayor grado de discapacidad que aquellos sin TEPT, lo que significa que sus dolores de cabeza afectan su funcionamiento diario y la calidad de vida en mayor medida.

La buena noticia es que no son efectivos estrategias para tratar tanto las migrañas como el TEPT, incluidos medicamentos como el antidepresivo tricíclico Elavil (amitriptilina) o el inhibidor de la recaptación de serotonina-norepinefrina Effexor (venlafaxina). La terapia cognitivo-conductual también puede ser útil, ya sea solo o en combinación con medicamentos. Dis Trastorno bipolar y dolores de cabeza

El trastorno bipolar es una condición que consiste en ambos períodos de depresión y manía. Los estudios han demostrado que las personas con trastorno bipolar, especialmente los que sufren de trastorno Bipolar 2, se ven afectados por dolores de cabeza, especialmente migrañas. El tratamiento del trastorno bipolar y las migrañas pueden requerir más de un medicamento, aunque el depakene (ácido valproico) puede prevenir las migrañas y actuar como un estabilizador del estado de ánimo.

Consideraciones sobre el tratamiento

Como siempre, es necesario tener especial cuidado cuando se consideran medicamentos para los trastornos mentales y los dolores de cabeza, especialmente las migrañas. Por ejemplo, la terapia de triptanos para sus migrañas puede contribuir al desarrollo del síndrome de serotonina cuando se combina con uno de los ISRS o IRSN.

Si bien esto es raro, es mejor analizar todas las opciones de terapia cuidadosamente con su médico.

The Bottom Line

A veces es difícil separar la causa raíz de sus dolores de cabeza. Al final, sin embargo, puede ser útil saber que usted no está solo en su sufrimiento, y existen tratamientos efectivos disponibles para usted, independientemente de si sus dolores de cabeza son provocados o asociados con su enfermedad mental (o simplemente un trastorno en su propio).

Editado por la Dra. Colleen Doherty el 22 de mayo de 2016.

Like this post? Please share to your friends: