El cerebro social de los seres humanos

El cerebro social de los seres humanos

No es ningún secreto que los seres humanos son animales sociales. El éxito de Twitter, Facebook y otras formas de redes sociales ha enfatizado recientemente nuestra necesidad humana de interacción.

A pesar de que la interacción social es tan esencial para la experiencia humana, no siempre es fácil. De hecho, se necesita casi cualquier parte del cerebro humano, posiblemente la cosa más compleja que se haya creado, para trabajar y jugar bien con los demás.

Reconocer señales sociales

El primer paso en la interacción social es percibir señales sociales importantes. Escuchamos lo que dice la gente y cómo se dice, observamos detalles minuciosos de la expresión facial, prestamos gran atención a la forma en que nos tocan y arrugan la nariz con disgusto si alguien huele mal. Cada una de estas funciones se basa en una región única del cerebro.

Por ejemplo, la circunvolución fusiforme, ubicada cerca de la base del cerebro, está particularmente involucrada en ver rostros, y el surco temporal superior derecho en el costado del cerebro nos ayuda a notar dónde mira otra persona. Parte de la corteza occipital está dedicada a observar otros cuerpos humanos. Una antigua vía evolutiva conecta el colículo superior, que ayuda a controlar la información visual básica, y la amígdala, que regula las fuertes emociones humanas.

Nuestros cerebros también están sintonizados en voces humanas. Toda una red neuronal está dedicada al lenguaje, que existe en el lado izquierdo del cerebro en más del 90 por ciento de las personas.

Existe una red similar en el lado derecho del cerebro que descifra la prosodia, los tonos adicionales y las formas en que las personas agregan capas de significado a sus palabras habladas.

El sentido del tacto transmite información a la ínsula, que puede evocar una respuesta emocional. El sentido del olfato está estrechamente relacionado con el sistema límbico, que maneja las sensaciones y las regulaciones emocionales.

Casi todos los sentidos que tenemos tienen cableados únicos a la emoción, especialmente cuando otras personas están involucradas.

Información de filtrado

El siguiente paso básico en la interacción social es decidir si una señal social realmente importa. Las estructuras cerebrales específicas generan una respuesta emocional inicial a los estímulos sociales. ¿Debería el tono de alguien realmente impactarnos tanto como lo hace? ¿Qué significa realmente el aspecto de alguien, y estamos reaccionando exageradamente?

En lo más profundo del cerebro, la amígdala parece estar especialmente involucrada en la selección de cuáles de las innumerables señales sociales entrantes son las más importantes. Uno puede pensar que la amígdala asocia una señal entrante con un valor emocional. Las personas con daño a su amígdala tienen más dificultades para reconocer las caras temerosas y no miran los ojos de los demás para percibir las emociones.

La ínsula también es importante para asignar valor emocional a diferentes estímulos, como decidir cuándo algo es repugnante. Esto puede ser socialmente crucial, ya que la ínsula es lo que indica la inadecuación de, digamos, la recolección crónica de la nariz en público. Las lesiones en esta área del cerebro conducirán a una falta de preocupación por situaciones inapropiadas. En la enfermedad de la demencia frontotemporal, por ejemplo, la degeneración insular puede ser la base de un comportamiento como el no preocuparse por la higiene personal.

Una región conocida como la corteza cingulada anterior genera reacciones en respuesta a diferentes situaciones. La corteza cingulada anterior está conectada a muchas otras partes del cerebro, y es el lugar donde la sensación se transforma en acción. Por ejemplo, si la ínsula juzga que algo es repugnante, la corteza cingulada anterior transmite la información a partes del cerebro que trabajan juntas para decir asco. Las personas con un derrame cerebral en esta área pueden tener una apatía profunda, incluso hasta el punto de mutismo acinético, donde alguien carece de motivación para incluso moverse o hablar.

La corteza orbitofrontal en la parte inferior y frontal del cerebro indica cuándo las señales sociales entrantes son gratificantes.

Los estudios han demostrado, por ejemplo, que estas regiones son muy activas en el amor romántico. Esto es particularmente cierto en un área llamada núcleo accumbens.

El rol de la experiencia

La mayoría de las estructuras que hemos discutido hasta ahora están cableadas, lo que significa que son vías y estructuras relativamente antiguas que no se pueden cambiar fácilmente. Sin embargo, la neocorteza (neo significa nuevo) es más adaptable. Esta nueva parte del cerebro es donde nuestras experiencias nos permiten cambiar la forma en que interactuamos con otras personas.

Los patrones de comportamiento social correcto se mantienen en la corteza prefrontal medial. Esta región no madura completamente hasta principios de los años veinte, lo que nos da tiempo para formar nuestra personalidad única y elegir cómo respondemos a las diferentes interacciones sociales. La corteza prefrontal ventrolateral puede estar involucrada con el reconocimiento de las consecuencias de romper las reglas. Esta área puede ser menos activa en individuos sociópatas.

La anatomía de la etiqueta

Incluso si todo el procesamiento de la información social se realiza de manera adecuada, no importará mucho si respondemos de una manera embarazosa o inapropiada. En nuestra vida cotidiana es fundamental que restrinjamos cuidadosamente nuestro comportamiento y elijamos la mejor forma de comportarnos. Si esto no se hace correctamente, puede surgir un conflicto. Los matrimonios pueden desintegrarse, los negocios pueden colapsar y las amistades pueden fallar.

Los humanos tienen interacciones sociales singularmente complicadas que están controladas predominantemente por la corteza prefrontal. Esto puede controlar y anular respuestas más inmediatas, de modo que incluso cuando nos sentimos enojados o insultados, podamos responder con gracia.

La corteza prefrontal medial nos dice qué emociones estamos sintiendo. Las personas con lesiones en esta área no saben cómo se sienten. Como resultado, también les resulta difícil regular o controlar sus emociones.

La corteza prefrontal lateral parece estar más involucrada con la capacidad de regular la emoción que es señalada por la corteza prefrontal medial. Esto también nos ayuda a adaptarnos a situaciones nuevas. Por ejemplo, este es el área que nos permite superar un pensamiento perjudicial, incluso si fuimos criados en un hogar parcializado.

La red social original

En cierto modo, el cerebro refleja nuestra propia sociedad. Tanto nosotros como nuestras neuronas existen en redes de comunicación. Una neurona puede compartir información directamente con cientos de otras personas e indirectamente comunicarse con miles de millones dentro del cuerpo. Al coordinar nuestras manos y labios, esta vibración eléctrica dentro de nuestros propios cerebros se convierte en las señales electrónicas de una señal de teléfono celular o la señal analógica más cálida de interacción cara a cara. La comunicación entre las células nerviosas se convierte en comunicación entre los seres humanos.

Like this post? Please share to your friends: