Ejercicios de deglución para la disfagia por causas neurológicas

Ejercicios de deglución para la disfagia por causas neurológicas

Mientras que tragar se considera una acción reflexiva y sin esfuerzo, en realidad es una maniobra bastante complicada y coordinada entre muchos músculos y nervios.

Es por eso que las afecciones neurológicas, que se caracterizan por daño al cerebro, la médula espinal o los nervios, pueden provocar dificultades para tragar (lo que se conoce como disfagia).

Causas neurológicas

Las enfermedades neurológicas más comunes asociadas con la disfagia incluyen:

  • Trazo
  • Trauma en la cabeza
  • Esclerosis múltiple
  • Parálisis cerebral
  • Demencia
  • Tumores del cerebro o la médula espinal
  • Lesión en la columna cervical
  • Enfermedad de las neuronas motoras
  • Miopatía

Dependiendo de lo específico condición neurológica, una persona puede experimentar disfagia por razones únicas. Por ejemplo, con un accidente cerebrovascular, una persona puede tener dificultades para tragar porque puede haber un reflejo de deglución ausente o retardado, músculos de la garganta debilitados y dificultad para controlar los movimientos de la lengua.

En la enfermedad de Parkinson, la disfagia puede ocurrir a partir de una respuesta de deglución retardada, así como un síntoma llamado bombeo de la lengua, en el cual la lengua de una persona se mueve hacia adelante y hacia atrás evitando repetidamente que la comida salga de la boca.

Síntomas y complicaciones

Las dificultades para tragar pueden resultar en un exceso de producción de saliva, babeo, tos o asfixia al comer, e incluso dificultad para hablar o una voz ronca. También puede ocurrir una infección de los pulmones llamada neumonía por aspiración, al igual que la desnutrición y la deshidratación.

Para evitar estas complicaciones de la disfagia, la evaluación de la enfermedad neurológica a menudo implica una evaluación formal de la deglución. Esto puede ayudar a identificar la disfagia antes de que ocurran complicaciones.

Objetivos de los ejercicios

Las terapias diseñadas para mejorar la deglución se centran en el fortalecimiento de los músculos y la coordinación de los nervios y los músculos involucrados en la deglución.

De hecho, ejercitar los músculos para tragar es la mejor manera de mejorar su capacidad para tragar.

Además de los ejercicios que puede hacer con su discurso y tragar al terapeuta, también puede mejorar su función de deglución con ejercicios de deglución en el hogar.

Aquí hay algunos ejercicios de deglución desarrollados por expertos en rehabilitación de la disfagia.

Ejercicio Shaker

Este ejercicio simple puede fortalecer los músculos para mejorar su capacidad de deglución.

Para realizar este ejercicio, acuéstese sobre su espalda y levante la cabeza como si estuviera tratando de fijar su mirada en los dedos de sus pies. Mientras haces esto, asegúrate de no levantar los hombros.

Es mejor hacer este ejercicio de tres a seis veces por día durante al menos seis semanas. Si puede llevarlo a cabo con éxito, puede prolongar la duración de cada levantamiento de cabeza y aumentar el número de repeticiones. Mane Maniobra de elevación hioides

Este ejercicio lo ayudará a desarrollar la fuerza y ​​el control muscular para tragar.

Coloque unos trocitos de papel (aproximadamente una pulgada de diámetro) sobre una manta o una toalla. Luego coloque una pajita en su boca y succione uno de los pedazos de papel hasta su punta. Siga chupando la pajita para mantener el papel pegado, póngalo sobre una taza o un recipiente similar y deje de chupar.

Esto liberará el papel en el contenedor.

Su objetivo para cada sesión es colocar de cinco a diez pedazos de papel en el contenedor.

Maniobra de Mendelsohn

Este ejercicio simple es muy efectivo para mejorar el reflejo de deglución. Implica tragar su propia saliva. Normalmente, cuando la saliva entra en el área justo detrás de la boca mientras se traga, la manzana de Adán (el área dura aproximadamente a la mitad de la parte frontal del cuello) se mueve hacia arriba y luego hacia abajo.

Para hacer este ejercicio, mantenga su manzana de Adán elevada durante aproximadamente dos a cinco segundos cada vez. Para comprender mejor el movimiento, al principio puedes mantener tu manzana de Adán elevada con los dedos.

Repite este ejercicio varias veces al día hasta que puedas controlar los músculos que tragas sin la ayuda de tus manos.

Trago esforzado

El propósito de este ejercicio es mejorar el contacto y la coordinación entre los diferentes músculos utilizados durante el acto de deglución.

En esencia, el ejercicio consiste en tragar. Pero a medida que lo haces, debes tratar de apretar todos los músculos de la deglución tan fuerte como puedas. No necesita tragar comida durante el ejercicio. Solo un trago seco servirá.

Realice este ejercicio de cinco a 10 veces, tres veces al día para fortalecer sus músculos.

Golondrina Supraglótica. Primero debe intentar este ejercicio sin comida. A medida que mejore en el ejercicio, puede probarlo con comida real en la boca.

Este ejercicio consta de tres pasos simples:

Primero, respira profundo

Respira, mientras tragas

  • Tos para eliminar cualquier residuo de saliva o comida que pueda haber pasado más allá de tus cuerdas vocales
  • Maniobra Supraglótica de Golondrina
  • Este ejercicio es como la maniobra supraglótica descrita anteriormente, pero con un giro adicional.

Después de tomar esa respiración profunda, baje mientras traga. La presión generada ayuda a tragar y aumenta la fuerza de tus músculos para tragar.

Una palabra de Verywell

Si usted o un ser querido tiene disfagia por una causa neurológica, estos ejercicios pueden mejorar la deglución y ayudar a prevenir la aspiración y la malnutrición.

Durante la rehabilitación de deglución, su terapeuta también puede recomendar cambios en la dieta para mejorar la deglución, como usar una pajita o cuchara, tomar pequeños bocados de alimentos o usar un espesante para acumular líquidos finos.

Like this post? Please share to your friends: