Dolor en el sistema nervioso

Dolor en el sistema nervioso

Tratar el dolor crónico no es fácil, y puede ser frustrante tanto para los pacientes como para los médicos. El dolor es difícil de medir de manera confiable, lo que obliga a los médicos a confiar en las descripciones de los pacientes, y hay poca relación entre el dolor subjetivo y el daño real en los tejidos. Algunas personas casi no sienten dolor, aunque su espalda se ve terrible en los rayos X, y otros sufren de un terrible dolor de espalda, aunque sus rayos X se ven bien.

Aún así, ayudar a las personas con dolor siempre ha sido una prioridad para los médicos. Por esta razón, el dolor en el sistema nervioso ha sido bien estudiado. Sabemos bastante sobre cómo las señales de dolor viajan en el cuerpo y cómo nuestro cuerpo normalmente trata de controlar esas señales.

Señales de dolor en el cuerpo

El cuerpo tiene ciertos nervios, llamados nociceptores, que envían señales dolorosas a la médula espinal. Hay diferentes nervios para diferentes tipos de dolor, por ejemplo, un tipo envía información sobre el dolor agudo y otro sobre la quema. Las fibras dolorosas ingresan a la médula espinal, donde pueden subir o bajar un nivel y hacer sinapsis con otras células del cuerno posterior. Desde allí cruzan al otro lado de la cuerda y corren a lo largo del tracto espinotalámico hacia el tálamo.

El tálamo luego transmite información dolorosa a la corteza cerebral. Existen múltiples áreas corticales que se correlacionan con el informe subjetivo de dolor de un individuo, incluida la corteza cingulada anterior, la corteza somatosensorial y la ínsula.

Debido a que hay múltiples áreas corticales que se ocupan del dolor, el daño cortical generalmente no neutraliza el dolor a menos que la lesión sea muy grande.

Control natural del dolor

Una de las formas más conocidas de controlar el dolor es con analgésicos como los opiáceos. En la década de 1970, los neurocientíficos descubrieron que nuestro cuerpo produce sus propios opiáceos, llamados opiáceos endógenos.

Esto le permite a nuestro cuerpo un grado de control sobre la cantidad de dolor que sentimos. El cerebro puede enviar señales por la médula espinal para suprimir las señales de dolor que viajan por la columna vertebral.

Un fuerte ejemplo de cómo el cerebro controla el dolor se puede demostrar con un placebo, una sustancia inerte como una píldora de azúcar que de alguna manera tiene efectos medicinales beneficiosos. Por ejemplo, en un estudio realizado con personas cuyas muelas del juicio acababan de extraerse, los placebos podían proporcionar un grado de control del dolor. Si se administra naloxona, un fármaco que bloquea tanto los opiáceos endógenos como los exógenos, los placebos pueden perder su eficacia. Los estudios de IRM funcionales de personas a quienes se les administran placebos encuentran cambios en el hipotálamo, el gris periacueductal y la médula, lo que respalda la teoría de que estas estructuras están involucradas en el control endógeno del dolor.

Investigaciones adicionales han demostrado que el dolor en la médula espinal involucra dos tipos diferentes de células, algunas de las cuales se activan con dolor y otras se cierran. Los opiáceos activan las células inactivas y el dolor estimula las células activas. Esto permite que el cerebro ajuste nuestra experiencia de dolor incluso al nivel de la médula espinal.

Cómo el cerebro controla el dolor

El propósito del dolor es motivarnos a escapar de una lesión y ayudarnos a aprender a evitar situaciones que puedan dañarnos en el futuro.

Por ejemplo, si las ratas tienen una experiencia dolorosa en una habitación, es más probable que eviten esa habitación en el futuro.

Eso puede parecer lo suficientemente simple, pero a menudo la vida nos obliga a tomar una decisión sobre si ignorar el dolor o actuar. Por ejemplo, si el queso se coloca en una habitación donde una rata ha tenido una experiencia desagradable, el animal tiene un conflicto interno y tiene que tomar una decisión. Comprender esa decisión nos ayuda a entender el dolor crónico.

En 1984, los investigadores alimentaron a las ratas en un plato caliente que se apagó. Las ratas obtendrían comida regular para ratas o una galleta graham cubierta de chocolate (que al parecer las ratas disfrutan).

Después de dos semanas, se activó el plato caliente. Las ratas, por supuesto, saltaron. Lo interesante es que las ratas que obtuvieron una galleta Graham cubierta de chocolate fueron más lentas en abandonar la placa caliente; aguantarían más dolor con la esperanza de la recompensa. Aún más interesante fue que las ratas dureza mental desaparecieron por completo con la naloxona, lo que sugiere que los opiáceos endógenos fueron lo que les permitió aguantar en la hornilla a la espera de la bondad de galletas Graham cubiertas de chocolate.

La pregunta sigue siendo, ¿qué parte del cerebro le permite al cerebro tomar esta decisión de cómo responder al dolor? ¿Qué estimula al cerebro para activar esos opiáceos endógenos y qué hace que el cerebro responda al dolor y salte del plato?

Todavía se están trabajando en los detalles, pero brevemente, la respuesta al dolor, en lugar de activar el sistema de recompensa, involucra nuestro sistema límbico, una región conocida por modular el aprendizaje y la emoción. Así es como aprendemos a evitar el dolor en el futuro. Curiosamente, los neurocientíficos han comenzado a encontrar cambios en estas áreas cerebrales en personas con dolor crónico. La esperanza es que, con un mejor entendimiento, las nuevas terapias puedan tratar el dolor en su verdadera fuente, el cerebro, en lugar de seguir cazando sin éxito por otras causas.

Like this post? Please share to your friends: