Disfagia en la esclerosis múltiple

Disfagia en la esclerosis múltiple

La deglución es algo que damos por sentado. Pero para las personas que viven con esclerosis múltiple (EM), este simple acto puede causar angustia extrema cuando de repente se vuelven menos capaces de tragar, comer o beber.

Los doctores se refieren a este síntoma como disfagia (derivado del griego dys que significa dificultad y phagein que significa comer). Es una afección desconcertante y, en ocasiones, grave que puede afectar desde un tercio hasta la mitad de las personas que padecen EM en algún momento de su curso de enfermedad.

Causas

La deglución es un proceso complejo que involucra acciones voluntarias y reflejos involuntarios. La esclerosis múltiple puede socavar este proceso al dañar ciertos nervios y vías neuronales en una parte del sistema nervioso central, conocido como el tallo cerebral, que regula este proceso.

La MS no solo debilita los músculos de deglución, sino que también puede interferir con el momento en que la tráquea se cierra una vez que la comida ingresa al tubo de alimentación (llamado esófago). Cuando este cierre no ocurre, una persona puede terminar tosiendo, ahogándose o recibiendo líquidos o alimentos directamente en sus pulmones.

Si bien la disfagia tiende a afectar a las personas con enfermedad avanzada, realmente puede ocurrir en cualquier etapa (incluso desde el principio) con síntomas que varían de sutiles a severos.

La disfagia puede agravarse aún más por la falta crónica de saliva (conocida como boca seca) y la boca seca es un efecto secundario común de ciertos medicamentos utilizados para tratar diversos síntomas de la EM como antidepresivos y anticolinérgicos utilizados para tratar problemas de control de la vejiga.

Síntomas

La disfagia puede comenzar casi imperceptiblemente en personas con EM. Cuando esto sucede, una persona puede comenzar a balbucear levemente después de tomar una bebida o ahogar accidentalmente un trozo de comida (generalmente alimentos desmenuzables) de una manera que no es del todo inusual.

Es solo cuando el problema se vuelve persistente que las personas comienzan a darse cuenta de que su problema de deglución es más que incidental.

En este momento, el solo acto de comer puede causar ansiedad e incluso pánico, lo que lleva a algunos a comer cada vez menos por temor a asfixia.

Con todo, los síntomas de la disfagia están relacionados con la etapa específica del proceso de deglución afectado por la EM. Dado que este proceso puede tomar hasta 30 músculos diferentes, los tipos y la severidad de los síntomas pueden variar significativamente de persona a persona y pueden incluir:

  • Dificultad para masticar
  • Toser durante o después de tragar alimentos
  • Saliva excesiva o babeo
  • Comida que se adhiere en la garganta
  • Asfixia con comida o bebida
  • Con voz débil y débil
  • Incapacidad para tragar o mover comida a la parte posterior de la boca
  • Toser o vomitar comida
  • Obtener (aspirar) comida o líquido en los pulmones

Debido a las dificultades para tragar , no es raro que las personas con disfagia asociada a la EM experimenten pérdida de peso, deshidratación y desnutrición, ya que la afección persiste o empeora.

Aún peor, cuando la disfagia hace que alimentos o líquidos queden atrapados en los pulmones, una persona puede desarrollar abscesos o neumonía por aspiración (un tipo de neumonía por la cual las bacterias en los alimentos causan infección). Ambas son condiciones peligrosas y se encuentran entre las principales causas de muerte en personas con EM avanzada.

Diagnóstico

La disfagia puede no ser un gran problema en las etapas iniciales y, de hecho, puede que nunca llegue a ser más que una molestia.

Sin embargo, es importante que avise a su médico si tiene algún problema para tragar, aunque solo sea para evaluar lo que está sucediendo y para monitorear mejor los síntomas en el futuro.

El diagnóstico generalmente implica uno o más exámenes de rutina:

  • Los exámenes auditivos de un motor son realizados por un patólogo del habla para ver cómo se mueven sus músculos en la garganta y escuchar cómo suena su voz.
  • La videofluoroscopia es un tipo de rayos X que registra el proceso de deglución.
  • La endoscopía de fibra óptica implica el uso de una pequeña cámara insertada en la nariz o la garganta para ver el proceso de deglución.

Manejo

Dependiendo de la severidad de los síntomas, el tratamiento típicamente implicará cambiar a cómo usted come en lugar de aplicar cualquier intervención médica directa.

Entre las opciones posibles:

  • La modificación de la dieta es fundamental para mantener una buena nutrición e hidratación. Esto puede incluir ablandar alimentos duros con agua o elegir alimentos con una consistencia más blanda y más delgada. Tomar picaduras más pequeñas y masticar más tiempo también ayuda. A menudo es mejor trabajar con un dietista para garantizar que cumpla con sus necesidades nutricionales.
  • Ajustar la posición de la cabeza y el cuello a veces puede aliviar las dificultades para tragar. Este es un proceso de prueba y error que puede implicar meter la barbilla, inclinar la cabeza o sentarse derecho para garantizar que la comida vaya por el camino correcto.
  • Realizar ejercicios de fortalecimiento muscular es algo que su patólogo del habla puede enseñarle y puede ayudar a mejorar algunos de los problemas de deglución que pueda experimentar.

En casos graves, puede ser necesario un tubo de alimentación (nutrición enteral) para administrar alimentos y líquidos directamente al estómago.

Una palabra de Verywell

Como la mayoría de los síntomas de la EM, tratar la disfagia requiere una combinación de terapias para optimizar la nutrición, minimizar las molestias, prevenir infecciones y pérdida de peso, y tratar las consecuencias psicológicas y físicas de su disfagia (por ejemplo, pérdida de placer durante la comida o sentirse agotado durante las comidas).

Asegúrese de mantenerse en contacto con su médico y su patólogo del habla y el lenguaje con respecto a su deglución, ya que puede aumentar o disminuir con el tiempo y requerir un cambio en su plan de tratamiento.

Like this post? Please share to your friends: