Diagnóstico de una lesión en la rodilla con una resonancia magnética

Diagnóstico de una lesión en la rodilla con una resonancia magnética

  • Esguinces y distensiones
  • Fracturas y huesos rotos
  • Osteoporosis
  • Lesiones deportivas
  • Terapia física
  • Cirugía ortopédica
  • Hombro y codo
  • Mano y muñeca
  • Pierna, pie y tobillo
  • Dispositivos de asistencia y aparatos ortopédicos
  • Medicamentos E inyecciones
  • Ortopedia pediátrica
  • La resonancia magnética (RM) es una tecnología que se utiliza a menudo para investigar las causas de los problemas de rodilla. Funciona emitiendo ondas magnéticas que rebotan en tejidos, huesos y órganos de diferentes maneras. Estas ondas se traducen en imágenes que podemos usar para el diagnóstico.

    Las resonancias magnéticas no se usan por sí mismas para hacer un diagnóstico, pero a menudo pueden proporcionar evidencia sólida para respaldarlo.

    Cuando se enfrentan a una lesión en la rodilla, una infección o un desorden en las articulaciones, los médicos a menudo usan una MRI no solo para identificar la causa sino para ayudar a dirigir el plan de tratamiento.

    Si bien algunas personas encuentran las imágenes de resonancia magnética angustiosas, ya sea porque son claustrofóbicas o son ruidosas, son herramientas invaluables que ofrecen un medio de diagnóstico menos invasivo. Entre algunos de los usos más comunes de la RM:

    Diagnóstico de desgarros de menisco

    El menisco es una porción de cartílago dentro de la rodilla que ayuda a amortiguar, estabilizar y transmitir peso a través de la articulación de la rodilla.

    Si alguna vez se rompe el menisco, una resonancia magnética puede revelar que su forma triangular típica se habrá desplazado o cambiado. En algunos casos, la parte desgarrada habrá migrado al centro de la articulación de la rodilla (comúnmente conocida como rotura de la manija del cubo).

    Se enumerarán ciertas anomalías en un informe de MRI como una señal intrasubstance. Esto no significa que el menisco esté necesariamente desgarrado; simplemente nos dice que el menisco no está apareciendo como debería.

    Podría ser el resultado del envejecimiento normal o de una mayor vascularización que se ve comúnmente en niños y adultos jóvenes. Se necesitaría más investigación para llegar a un diagnóstico definitivo.

    Diagnóstico de lesiones del ligamento

    Los ligamentos de la rodilla son bandas cortas de tejido flexible y fibroso que mantiene unida la articulación de la rodilla y moderan el movimiento de la rodilla. When Hay cuatro tipos de ligamentos que observamos cuando realizamos una investigación:

    Ligamento cruzado anterior (LCA) que impide que la espinilla se deslice por delante de la rodilla. Cru Ligamento cruzado posterior (LCP) que también impide que la espinilla se mueva. Muy atrás

    • Ligamento colateral medial (MCL) que impide la apertura de la rodilla
    • Ligamento lateral lateral (LCL) que evita el movimiento excesivo de lado a lado
    • Mientras que un ACL normal tiende a ser difícil de ver en MRI, cualquier rasgadura de el ligamento se verá en el 90 por ciento de los casos (la mayoría de las veces en conjunción con un hematoma y una fractura). El ACL es donde ocurren la mayoría de las lesiones de ligamentos.
    • El PCL, por el contrario, se ve más fácilmente en una resonancia magnética ya que es aproximadamente el doble del tamaño de la ACL. Las lágrimas aisladas son relativamente poco comunes. Si se produce uno, típicamente se verá como una interrupción distinta de las fibras del ligamento.

    Mientras tanto, las lesiones de MCL y LCL tienden a asociarse con hinchazón alrededor de la rodilla (comúnmente conocida como agua en la rodilla). Se puede usar una MRI para diagnosticar el grado de lesión, que se caracteriza por la presencia de líquido (Grado I), fluidez y alteración parcial de los ligamentos (Grado II) o interrupción completa (Grado III). Injuries Las lesiones de grado III generalmente requieren cirugía.

    Diagnóstico de problemas tendinosos

    Un tendón es una fibra dura y nervuda que conecta los músculos con los huesos. Los dos tendones que se ven en una IRM son el tendón del cuádriceps (que conecta los músculos del muslo con la rodilla) y el tendón rotuliano (que conecta el hueso de la espinilla con la rótula).

    Una IRM puede usarse para detectar tendinitis crónica (inflamación del tendón) o ruptura del tendón (aunque esto suele ser evidente en el examen físico). En los casos de tendinitis, como la que se observa con la rodilla de saltador, la IRM generalmente revela una lesión progresiva de la rodilla en forma de cicatrices, inflamación y malformaciones del tendón.

    Like this post? Please share to your friends: