Diagnóstico de espondilitis anquilosante

Diagnóstico de espondilitis anquilosante

El diagnóstico de espondilitis anquilosante requiere un buen trabajo de detección por parte de su médico, ya que no existe una prueba estándar de oro. Más bien, un médico debe considerar los síntomas, el examen físico y las pruebas médicas de una persona, como radiografías y análisis de sangre, para hacer el diagnóstico, similar a armar las piezas de un rompecabezas.

A historial médico

Una persona con sida suele consultar primero a su médico de atención primaria o a su médico de cabecera con una queja sobre el dolor, generalmente en la parte posterior o en la parte superior del glúteo.

Para resolver la causa de este dolor, un médico puede hacer las siguientes preguntas:

  • ¿Es menor de 40 años?
  • ¿Ha persistido el dolor durante tres o más meses?
  • ¿El dolor mejora con el ejercicio?
  • ¿El dolor empeora con el descanso, especialmente notable por la noche?
  • ¿El dolor mejora significativamente después de tomar un AINE? (Por ejemplo, ibuprofeno)

Responder afirmativamente a la mayoría de estas preguntas hará que su médico considere un diagnóstico de artritis inflamatoria (como espondilitis anquilosante), en oposición al dolor de espalda mecánico más común (por ejemplo, tensión muscular o degeneración). Enfermedad del disco).

Su médico también le preguntará acerca de los síntomas de todo el cuerpo como fatiga o malestar general, ya que esto puede respaldar aún más el diagnóstico de espondilitis anquilosante. Esto se debe a que los síntomas de todo el cuerpo son pistas potenciales de que algo anormal está ocurriendo con su sistema inmune. En la espondilitis anquilosante, su sistema inmune ataca las articulaciones sanas (especialmente las articulaciones espinal y sacroilíaca).

Los antecedentes familiares de espondilitis anquilosante o antecedentes personales de infecciones gastrointestinales, enfermedad inflamatoria intestinal, uveítis (inflamación de la parte coloreada del ojo) o psoriasis son pistas diagnósticas adicionales.

Si su médico de atención primaria o su médico de cabecera sospecha espondilitis anquilosante u otro proceso mediado por el sistema inmune, lo remitirá a un reumatólogo, un médico que se especializa en enfermedades articulares y autoinmunes.

Examen físico

Durante un examen físico para la espondilitis anquilosante, su médico examinará la columna vertebral, la cadera y las articulaciones sacroilíacas al presionar sobre ellas para verificar la sensibilidad. Al mover sus articulaciones, su médico puede evaluar el rango de movimiento y la flexibilidad. Es probable que su médico también examine las articulaciones pequeñas de sus manos y pies, así como otras articulaciones como los codos, las rodillas y los hombros, para determinar si hay hinchazón, calor o presencia de líquido.

Examinar los talones para detectar entesitis, escuchar sus pulmones y realizar una revisión de la piel y el cuero cabelludo (en busca de psoriasis) también son partes comunes de un examen físico cuando se sospecha que una persona tiene espondilitis anquilosante.

No se sorprenda tampoco si su médico lo refiere a un oftalmólogo (un oftalmólogo) si tiene algún dolor ocular o enrojecimiento y / o visión borrosa, ya que la uveítis es una complicación común de la espondilitis anquilosante.

Pruebas con imágenes

Los rayos X y, en ocasiones, la resonancia magnética (IRM) de las articulaciones sacroilíacas (y en ocasiones la columna vertebral) se usan generalmente para confirmar el diagnóstico de espondilitis anquilosante. El problema con las pruebas de imagen es que la inflamación puede tardar años en aparecer, aunque la IRM puede detectarla antes que los rayos X.

Las pruebas de imágenes también se utilizan para controlar la progresión de la enfermedad de una persona, después de que se le ha diagnosticado espondilitis anquilosante. Blood Pruebas de sangre HLA-B27

La prueba de sangre principal para diagnosticar la espondilitis anquilosante es la prueba de HLA-B27. HLA-B27 es un tipo de proteína que se encuentra en los glóbulos blancos (las células que combaten la infección). Cuando está presente, puede hacer que sus glóbulos blancos ataquen las células sanas de su cuerpo, como las que se encuentran en la columna vertebral, el cuello o los ojos.

Se sorprenderá al saber que la proteína HLA-B27 está presente en aproximadamente el 95 por ciento de los caucásicos con espondilitis anquilosante. Dicho esto, de aquellos que son positivos para el gen HLA-B27, solo aproximadamente el 5 por ciento tiene espondilitis anquilosante.

En afroamericanos con AS, el gen HLA-B27 no es tan común, por lo que no es tan bueno como una prueba de diagnóstico.

Entonces, si tiene síntomas sugestivos de EA, su médico puede evaluar la proteína HLA-B27 para ayudar a confirmar un diagnóstico, especialmente si hay incertidumbre (tal vez haya algunas partes confusas de su examen físico o historial). . Pero, una vez más, la presencia de HLA-B27 no es una prueba irrefutable de sí, tienes AS: todas las piezas deben encajar unas con otras. Una prueba positiva sin síntomas o signos de una enfermedad autoinmune no significa mucho. Por el contrario, algunas personas (incluidos los caucásicos, aunque rara vez) tienen AS, pero dan negativo para el gen.

Con todo, la interpretación de las pruebas HLA-B27 es complicada y, por lo tanto, requiere un análisis cuidadoso por parte de un médico con experiencia.

Otros análisis de sangre

Otros dos análisis de sangre que su médico puede ordenar si sospecha espondilitis anquilosante incluyen:

Proteína C reactiva (CRP)

  • Tasa de sedimentación globular (ESR)
  • Uno o ambos de estos marcadores pueden estar elevados cuando hay inflamación activa en el cuerpo.

Dicho esto, CRP y ESR son análisis de sangre no específicos, lo que significa que pueden elevarse en una serie de condiciones de salud diferentes además de la espondilitis anquilosante. Estos incluyen:

Otras enfermedades autoinmunes (por ejemplo, artritis reumatoide o lupus)

  • Infección (por ejemplo, neumonía)
  • Cáncer
  • Además, la VSG y la PCR pueden ser normales, y una persona puede tener espondilitis anquilosante (especialmente si su enfermedad es no flamear en el momento de la extracción de sangre).

Una palabra de Verywell

Es importante no empantanarse demasiado con los detalles aquí. El panorama general es que un diagnóstico de espondilitis anquilosante requiere un análisis cuidadoso de muchos factores por parte de su médico, con el quid en una buena historia médica y examen físico. Los análisis de sangre y las radiografías pueden fortalecer el diagnóstico.

Asegúrese de preguntarle a su médico cualquier pregunta relacionada con su diagnóstico o los resultados de las pruebas personales. Tomar un papel activo en su salud solo puede ayudarlo.

Like this post? Please share to your friends: