Descripción general de la fiebre escarlata

La fiebre escarlata es una infección causada por estreptococos del grupo A (estreptococo del grupo A), la misma bacteria responsable de la faringitis estreptocócica. También conocida como escarlatina, se caracteriza por una erupción y una lengua roja. Es más probable que afecte a niños de entre 5 y 15 años y rara vez, o nunca, afecta a adultos. Aunque alguna vez fue una enfermedad peligrosa de la niñez, la escarlatina ahora es altamente tratable y poco común en la mayor parte del mundo.

Síntomas

La fiebre escarlata por lo general comienza con fiebre, dolor de garganta y otros síntomas familiares de infección por estreptococos, como dolor de cabeza y escalofríos.

Después del día dos, aparece una erupción de papel de lija en la piel, que ayuda a distinguir la escarlatina de la faringitis estreptocócica. La erupción persistirá por algún tiempo después de que los síntomas iniciales de la escarlatina respondan al tratamiento. En ocasiones, la piel de ciertas áreas del cuerpo se pelará durante algunas semanas.

Aunque no es común, la escarlatina puede desarrollarse después de una infección estreptocócica de la piel como el impétigo. En lugar de comenzar como una infección de garganta, la escarlatina comenzaría con signos de infección alrededor de una quemadura o herida.

En casos muy raros, la escarlatina puede provocar problemas de salud graves a largo plazo, como fiebre reumática y problemas renales. Pero es importante saber que tales complicaciones son altamente inusuales y se previenen fácilmente al tratar la escarlatina (y otras infecciones por estreptococos) rápidamente con un tratamiento completo con antibióticos.

Causas

Las bacterias del estreptococo del grupo A son responsables de muchos tipos de infecciones, incluida la faringitis estreptocócica y ciertas infecciones de la piel. Las bacterias que pertenecen a la cepa del estreptococo del grupo A que causa la escarlatina producen una toxina que es responsable de la erupción roja y la lengua de fresa que son características únicas de la enfermedad.

Las bacterias del estreptococo del grupo A viajan a través de las gotas de líquido infectado que se transportan por el aire cuando una persona infectada tose o estornuda. Tocar algo en lo que la bacteria se haya posado y luego tocarse la boca, los ojos o la nariz puede provocar la infección.

La enfermedad se propaga más en condiciones de hacinamiento. Lavarse las manos y cubrirse la boca al toser y estornudar puede ayudar a prevenir la propagación. Un niño sigue siendo infeccioso hasta después de dos días de antibióticos.

Diagnóstico

La fiebre escarlata se diagnostica de la misma manera que la faringitis estreptocócica. Se toma un frotis faríngeo y se realiza una prueba de estreptococo rápido o se cultiva la muestra para ver si está presente la bacteria estreptococo. La prueba rápida puede mostrar un resultado positivo dentro de cinco a 10 minutos, pero los resultados de una cultura pueden tomar hasta dos días. Ambas pruebas a menudo se realizarán porque las pruebas rápidas pueden ser poco confiables.

Tratamiento

Hay dos aspectos importantes del tratamiento de la escarlatina: eliminar las bacterias y aliviar los síntomas.

Un ciclo completo de tratamiento con antibióticos es vital. Los antibióticos más utilizados son la penicilina y la amoxicilina. Para las personas que son alérgicas a la penicilina, existen muchas alternativas seguras.

Para tratar los síntomas incómodos y algunas veces dolorosos de la escarlatina, hay una variedad de remedios caseros y remedios de venta libre (OTC).

Estos incluyen enfoques simples para aliviar el dolor de garganta, como comer alimentos fríos, tomar líquidos calientes y usar una habitación para mantener el aire húmedo. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden reducir la fiebre y aliviar los dolores y dolores generales del cuerpo.

Una palabra de Verywell fever La fiebre escarlata fue alguna vez una enfermedad muy peligrosa y común de la infancia. En el siglo XIX, fue responsable de la muerte de muchos niños. Ahora que se puede tratar de manera fácil y efectiva, ya no es la amenaza que alguna vez fue. Sin embargo, ha habido algunos brotes en los últimos años. A partir de 2014, las tasas de escarlatina comenzaron a aumentar en Inglaterra y el este de Asia, por ejemplo, según un informe de 2018 en

The Lancet.Los investigadores no están seguros de qué hay detrás del aumento de la escarlatina en estos países, aunque se cree que la resistencia a ciertos antibióticos puede haber jugado un papel en Asia. Pero a pesar del resurgimiento de la escarlatina en regiones particulares del mundo, es importante notar que esta enfermedad ya no es el flagelo común de la infancia que alguna vez fue.

Like this post? Please share to your friends: