Definición y efectos de radicales libres

Definición y efectos de radicales libres

Los radicales libres son moléculas altamente reactivas e inestables que se producen naturalmente en el cuerpo como un subproducto del metabolismo (oxidación) o por la exposición a toxinas en el ambiente como el humo del tabaco y la luz ultravioleta. Los radicales libres tienen una vida útil de solo una fracción de segundo.

Estructura de radicales libres

Los radicales libres contienen un electrón desapareado.

Debido a esta falta de una cantidad estable de electrones de capa externa, están en una búsqueda constante para unirse con otro electrón para estabilizarse, un proceso que puede causar daño al ADN y otras partes de las células humanas. Este daño puede desempeñar un papel en el desarrollo del cáncer y otras enfermedades y acelerar el proceso de envejecimiento.

¿Qué causa los radicales libres?

Los radicales libres pueden producirse de diferentes maneras. Pueden generarse a partir de procesos metabólicos normales en el cuerpo o por exposición a sustancias cancerígenas (sustancias causantes de cáncer) en el medio ambiente.

Nuestro cuerpo a menudo produce radicales libres en el proceso de descomponer los nutrientes para crear la energía que permite que nuestros cuerpos funcionen. La producción de radicales libres en procesos metabólicos normales como este es una de las razones por las cuales el riesgo de cáncer aumenta con la edad, incluso cuando las personas tienen pocas exposiciones a sustancias cancerígenas.

La exposición a carcinógenos en nuestro medio ambiente también puede producir radicales libres.

Ejemplos de algunos carcinógenos incluyen:

  • Humo de tabaco
  • Radiación ultravioleta
  • Radón
  • Químicos ambientales y ocupacionales

Efecto de los radicales libres en el cuerpo

Una vez que se generan radicales libres, ya sea a través de una exposición o haciendo los procesos normales del metabolismo corporal, son libre de hacer daño. La disponibilidad de radicales libres crea lo que se conoce como estrés oxidativo en el cuerpo. La razón por la que se denomina estrés oxidativo es que las reacciones que ocurren que dan lugar a que los radicales libres obtengan un electrón se realizan en presencia de oxígeno. El daño a las proteínas (entrecruzamiento de proteínas y más) y otros componentes del cuerpo pueden causar enfermedades directamente. El daño causado a los genes en el ADN puede dar como resultado genes que producen proteínas ineficaces, las proteínas deben ser guardianes de las células del cuerpo. Algunas de estas mutaciones pueden involucrar genes conocidos como genes supresores de tumores. Estos genes codifican proteínas que funcionan para reparar daños en el ADN o causar que las células que están dañadas más allá del salvataje se eliminen mediante un proceso de apoptosis (muerte celular programada). El resultado es células que pueden dividirse y convertirse en un tumor: la formación de una célula cancerosa.

Antioxidantes y radicales libres

Se cree que los antioxidantes, como la vitamina C, la vitamina E y el betacaroteno, pueden reducir el daño causado por los radicales libres en nuestro cuerpo al inhibir su formación.

Si bien las fuentes dietéticas de antioxidantes se han correlacionado con un menor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, es importante tener en cuenta que tomar suplementos de algunos de estos (como el betacaroteno y la vitamina E) puede aumentar el riesgo.

Para aquellos que están pasando por un tratamiento contra el cáncer, es muy importante hablar con su oncólogo sobre cualquier suplemento antioxidante, o cualquier otro suplemento, para el caso. Algunos tratamientos para el cáncer, como la radiación, crean radicales libres en un esfuerzo por eliminar las células cancerosas. En este contexto, el uso de antioxidantes podría, en teoría, disminuir la efectividad del tratamiento.

Radicales libres y cáncer

El cáncer generalmente es causado por una serie de mutaciones que resultan en el crecimiento incontrolado y la inmortalidad relativa de la célula. Dado que las frutas y verduras en nuestra dieta son ricas en antioxidantes, se cree que esta puede ser una de las razones por las cuales una dieta rica en frutas y verduras se ha asociado constantemente con un menor riesgo de cáncer.

Como se señaló anteriormente, sin embargo, no se ha encontrado que estos antioxidantes en forma de suplemento sean efectivos, y la mayoría de los oncólogos recomiendan fuentes dietéticas de estos nutrientes. Además, algunos suplementos de vitaminas y minerales pueden interferir con los tratamientos contra el cáncer.

Radicales libres y envejecimiento

Hay varias teorías que describen por qué nuestros cuerpos envejecen y los radicales libres están incluidos en una de esas teorías. Sin embargo, en lugar de radicales libres, es probable que la edad normal esté relacionada con una cantidad de procesos diferentes en el cuerpo.

¿Qué puedes hacer?

Al saber cómo se puede desarrollar el cáncer, las personas pueden buscar formas en sus vidas para reducir los radicales libres producidos en el cuerpo, así como aumentar los antioxidantes disponibles para hacer frente a los radicales libres que se producen incluso en el metabolismo normal. Eche un vistazo a estos 10 cambios de estilo de vida simples que puede comenzar hoy para reducir su riesgo de desarrollar cáncer.

Like this post? Please share to your friends: