¿Deberían dormir los adolescentes para evitar el insomnio?

¿Deberían dormir los adolescentes para evitar el insomnio?

Puede parecer un consejo extraño, pero ¿debería dejar dormir a su hijo adolescente? Un creciente cuerpo de evidencia de investigación sugiere que esto en realidad podría ser bueno para los adolescentes, ayudando a mejorar la somnolencia matutina y aliviando los efectos del insomnio entre los noctámbulos. Estos adolescentes pueden ser más atentos y productivos en la escuela y las tasas de ausentismo en realidad pueden disminuir.

¿Por qué los adolescentes responden tan bien a la hora de dormir y debemos movernos para permitir que los adolescentes permanezcan en la cama un poco más tarde cada día para mejorar su sueño? Aprenda cómo los noctámbulos con una fase de sueño diferida pueden optimizar el sueño, reduciendo el insomnio y la somnolencia matutina.

Características únicas del sueño adolescente

El sueño durante la adolescencia es único. A medida que el cerebro madura en la adolescencia, en realidad tendemos a requerir una cantidad considerable de sueño. (Los adolescentes necesitan un promedio de 9 horas de sueño por noche). Además, el tiempo de este sueño tiende a retrasarse. Si se les deja a sus propias preferencias, muchos adolescentes a menudo se van a la cama y luego se despiertan que el resto de la sociedad. Cualquier padre que haya visto a su hijo dormir en el mediodía puede dar fe de esto.

Este retraso en el período de sueño es probable debido a su desarrollo de ritmos circadianos. A medida que maduramos, el deseo de dormir (llamado sueño) y la vigilia disminuyen y nuestro ciclo circadiano se hace más largo.

Durante el período de transición de la adolescencia, como ocurre con muchas cosas en esta fase incómoda, pueden surgir dificultades.

Puede haber problemas para conciliar el sueño (insomnio) o somnolencia diurna excesiva al despertarse por la mañana. La combinación de los dos se llama síndrome de fase de sueño diferida. Muchos búhos nocturnos, naturalmente, quieren quedarse dormidos más cerca de las 2 a 5 AM y no quieren despertarse hasta las 10 AM o más tarde.

El horario deseado de sueño puede entrar en conflicto con las obligaciones sociales.

Consecuencias sociales y resultados de tiempos de inicio de clases retrasados ​​

Como resultado de sus preferencias de sueño deseadas, los adolescentes que se quedan despiertos hasta tarde y duermen a menudo tienen dificultades para ausentarse de las clases de la mañana y acumular ausencias escolares. Si van a la cama más temprano, se quedarán despiertos y lucharán por dormir. Puede ser casi imposible sacarlos de la cama por la mañana.

Cuando estos adolescentes asisten a la escuela, pueden quedarse dormidos durante las primeras clases o tener otros problemas de comportamiento. Una concentración deficiente puede llevar a calificaciones insuficientes. Al dormir menos horas por la noche, la falta de sueño puede convertirse en un problema importante. En los niños más pequeños, los problemas de sueño pueden manifestarse como falta de atención e hiperactividad.

Hay algunas opciones de tratamiento efectivas para el síndrome de fase de sueño retrasada. En particular, es muy importante que estos adolescentes se expongan a la luz del sol de la mañana al despertar. Idealmente, estos adolescentes tendrían de 15 a 30 minutos de exposición a la luz solar dentro de los 15 minutos posteriores a la vigilia. Esto ayuda a facilitar el despertar y también es más fácil conciliar el sueño un poco antes. En algunos casos, una caja de luz puede necesitar ser sustituida cuando el amanecer no ocurre lo suficientemente temprano, especialmente en los meses de invierno.

Además, los distritos escolares que han retrasado sus horarios de inicio han notado efectos positivos. Se muestra que los estudiantes han mejorado la asistencia y pueden rendir mejor. Extender esta práctica a otras escuelas puede ayudar a nuestros adolescentes a hacer lo mejor al compensar los cambios en sus patrones de sueño.

Like this post? Please share to your friends: