Cuando en realidad no es cáncer de testículo

Cuando en realidad no es cáncer de testículo

Si siente un bulto o un hinchazón en el escroto, puede estar preocupado de que tenga cáncer de testículo. Sin embargo, hay otras condiciones que comparten estos mismos síntomas.

Hidrocele

En cualquier punto de la vida, se puede acumular líquido alrededor de los testículos, lo que hace que el escroto se hinche. Esto se conoce como hidrocele.

En adultos, la causa de hidroceles es desconocida.

Algunos hidroceles (llamados hidroceles reactivos) pueden ser causados ​​por inflamación, infección o trauma en el testículo o el epidídimo. Estos generalmente se resuelven cuando se trata la afección subyacente. En los niños, los hidroceles son causados ​​por la comunicación normal entre la cavidad peritoneal y el saco alrededor de los testículos que continúa después del nacimiento.

El hidrocele adulto habitual no necesita tratamiento, a menos que se vuelva grande o incómodo debido a su peso y tamaño. Cuando sea necesario, los hidroceles se pueden tratar en un procedimiento quirúrgico ambulatorio menor que implica hacer una hendidura en el escroto para drenar el líquido. El saco que contiene el líquido se retira para evitar que el hidrocele vuelva a aparecer.

Infecciones

El epidídimo es un tubo que almacena y transporta esperma. Se ejecuta a lo largo de la parte posterior de cada testículo. Las infecciones bacterianas en el epidídimo (epididimitis) o testículos (orquitis) causarán hinchazón o dolor en el escroto.

Cuando estas infecciones son causadas por las bacterias Neisseria gonorrhoeae y Chlamydia trachomatis, se las conoce como gonorrea y clamidia. Tener relaciones sexuales mientras está infectado con estas bacterias transmitirá la infección. Una pareja sexual regular necesitará tratamiento antibiótico simultáneo para prevenir la infección o, si ya está infectado, evitar que se cure mientras esté tomando antibióticos.

Si es sexualmente activo y tiene menos de 35 años, su infección será tratada con un régimen de antibióticos que consiste en ceftriaxona más doxiciclina o azitromicina. Si tiene más de 35 años, se agregará una fluoroquinolona o trimetoprim-sulfametoxazol.

Puede tomar varias semanas para que la bacteria sea erradicada. Es muy importante que tome todos sus antibióticos según lo recetado. La falta de completar el régimen puede hacer que las bacterias se vuelvan resistentes a los antibióticos, lo que resulta en una infección que no se puede curar.

La epididimitis también puede ser causada por bacterias coliformes que se presentan cuando la orina refluye hacia la abertura donde el tubo (llamado conducto deferente) que conecta el epidídimo con la uretra ingresa en la próstata. Tales infecciones generalmente se tratan con un antibiótico de sulfa o fluoroquinolona.

En algunos hombres, la orquitis es causada por un virus y puede ocurrir en personas con infecciones de parotiditis activas. En estos casos, los antibióticos no serán efectivos. Se pueden usar compresas de hielo y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) según sea necesario para aliviar el dolor mientras la enfermedad sigue su curso.

Quistes y tumores benignos

En hombres de 15 a 35 años, un bulto en el testículo es probable que signifique cáncer testicular.

El bulto generalmente, pero no siempre, es indoloro. Sin embargo, los bultos que se pueden sentir a través del escroto también pueden ocurrir fuera de los testículos; estos son generalmente benignos.

Un ultrasonido simple puede ayudar a distinguir entre un bulto que probablemente sea cáncer testicular y un bulto que probablemente sea inofensivo. Si parece ser cáncer de testículo, está indicada la cirugía para extirpar el testículo. (Por lo general, se observa simplemente un bulto fuera del testículo).

Se considera que las masas pequeñas y sólidas localizadas en el epidídimo son tumores adenomatoides. No se necesita una biopsia, ya que estos tumores son raramente, si es que alguna vez, cancerosos.

Los quistes simplemente son bolsas benignas llenas de líquido.

Son inofensivos y no requieren tratamiento.

Qué hacer … Y qué no hacer

Aunque el diagnóstico puede no ser cáncer testicular, nunca debe intentar hacer la distinción usted mismo. Informe inmediatamente a su médico si tiene un bulto, dolor o hinchazón en el escroto. Él o ella determinarán cuál es el problema con un ultrasonido. Si la respuesta no es clara, una biopsia o una tomografía computarizada será el siguiente paso.

Si tiene cáncer testicular, tenga la tranquilidad de saber que su tasa de curación es casi del 100 por ciento cuando se detecta temprano. El cáncer testicular es raro y el cáncer testicular que se ha diseminado (metástasis) es aún más raro. Sin embargo, un retraso en el diagnóstico aumenta la probabilidad de que el cáncer se haya diseminado en el momento en que se descubrió, lo que reduce la tasa de supervivencia.

El cáncer testicular metastásico a menudo se pasa por alto porque sus síntomas se pueden confundir fácilmente con los de afecciones más comunes, como la mononucleosis y el linfoma no Hodgkin. Estos síntomas pueden incluir fatiga, ganglios linfáticos agrandados, pérdida del apetito, falta de sueño y otros síntomas indicativos de enfermedad sistémica. La mononucleosis puede causar dolor de garganta que no ocurre con el cáncer testicular.

Protéjase

La mejor protección contra el cáncer testicular es realizar un autoexamen mensual en la ducha, cuando la piel del escroto está suelta y delgada. Aprende cómo se sienten tus testículos normales. Dado que no hay dos órganos pares en el cuerpo exactamente iguales, un testículo (generalmente en el lado derecho) puede colgar más bajo que el otro. Los testículos también pueden ser ligeramente diferentes en tamaño y forma.

Sentir sus testículos mensualmente le permitirá identificar cualquier cambio en sus contornos normales, por ejemplo, un bulto que no estaba allí antes, un testículo agrandado o hinchazón en cualquier lugar de su escroto. Si nota la presencia de algo nuevo, consulte a su médico de atención primaria.

Like this post? Please share to your friends: