¿Cuáles son los signos y síntomas de la pancreatitis?

¿Cuáles son los signos y síntomas de la pancreatitis?

Aprenda los signos y síntomas de la pancreatitis con esta revisión. Si tiene la condición, es importante que lo diagnostiquen y lo traten sin demora.

¿Qué es el páncreas?

Su páncreas es una glándula grande detrás del estómago y cerca de su duodeno. El páncreas secreta poderosas enzimas digestivas que ingresan al intestino delgado a través de un conducto. Estas enzimas lo ayudan a digerir las grasas, las proteínas y los carbohidratos.

El páncreas también libera las hormonas insulina y glucagón en el torrente sanguíneo. Estas hormonas juegan un papel importante en el metabolismo del azúcar.

La pancreatitis es una enfermedad rara en la que el páncreas se inflama. El daño a la glándula ocurre cuando las enzimas digestivas se activan y comienzan a atacar al páncreas. En casos severos, puede haber sangrado en la glándula, daño tisular grave, infección y quistes. Las enzimas y las toxinas pueden ingresar al torrente sanguíneo y lesionar gravemente órganos, como el corazón, los pulmones y los riñones.

Hay dos formas de pancreatitis. La forma aguda ocurre repentinamente y puede ser una enfermedad grave, potencialmente mortal con muchas complicaciones. Por lo general, el paciente se recupera por completo. Si continúa la lesión del páncreas, como cuando un paciente persiste en el consumo de alcohol, se puede desarrollar una forma crónica de la enfermedad, que produce dolor intenso y un funcionamiento reducido del páncreas que afecta la digestión y causa pérdida de peso. Pancreatitis?

Se estima que cada año se producen de 50,000 a 80,000 casos de pancreatitis aguda en los Estados Unidos. Esta enfermedad ocurre cuando el páncreas de repente se inflama y luego mejora. Algunos pacientes tienen más de un ataque pero se recuperan completamente después de cada uno.

La mayoría de los casos de pancreatitis aguda son causados ​​ya sea por abuso de alcohol o por cálculos biliares.

Otras causas pueden ser el uso de medicamentos recetados, trauma o cirugía en el abdomen o anormalidades del páncreas o el intestino. En casos raros, la enfermedad puede ser el resultado de infecciones, como las paperas. En aproximadamente el 15 por ciento de los casos, la causa es desconocida.

¿Cuáles son los síntomas de la pancreatitis aguda? Pan La pancreatitis aguda generalmente comienza con dolor en la parte superior del abdomen que puede durar unos días. El dolor es a menudo severo. Puede ser un dolor constante, solo en el abdomen, o puede llegar a la espalda y otras áreas.

El dolor puede ser repentino e intenso, o puede comenzar como un dolor leve que se agrava al comer y lentamente empeora. El abdomen puede estar hinchado y muy sensible. Otros síntomas pueden incluir náuseas, vómitos, fiebre y aumento de la frecuencia del pulso. La persona a menudo se siente y se ve muy enferma.

Alrededor del 20 por ciento de los casos son severos. El paciente puede deshidratarse y tener presión arterial baja. A veces, el corazón, los pulmones o los riñones del paciente fallan. En los casos más severos, puede producirse una hemorragia en el páncreas, lo que provoca un shock y, a veces, la muerte.

¿Cómo se diagnostica la pancreatitis aguda?

Durante los ataques agudos, se encuentran altos niveles de amilasa (una enzima digestiva formada en el páncreas) en la sangre. También pueden ocurrir cambios en los niveles sanguíneos de calcio, magnesio, sodio, potasio y bicarbonato.

Los pacientes también pueden tener grandes cantidades de azúcar y lípidos (grasas) en la sangre. Estos cambios ayudan al médico a diagnosticar la pancreatitis. Después de que el páncreas se recupera, los niveles en sangre de estas sustancias generalmente vuelven a la normalidad.

¿Cuál es el tratamiento para la pancreatitis aguda?

El tratamiento que recibe un paciente depende de qué tan malo sea el ataque. A menos que ocurran complicaciones, la pancreatitis aguda generalmente mejora por sí sola, por lo que el tratamiento es de apoyo en la mayoría de los casos. Por lo general, el paciente ingresa en el hospital.

El médico prescribe líquidos por vía intravenosa para restablecer el volumen de sangre. Los riñones y los pulmones pueden tratarse para prevenir la falla de esos órganos.

Otros problemas, como quistes en el páncreas, pueden necesitar tratamiento también.

En ocasiones, un paciente no puede controlar los vómitos y necesita un tubo por la nariz hasta el estómago para eliminar el líquido y el aire. En casos leves, el paciente puede no comer durante tres o cuatro días, pero se le administran líquidos y analgésicos por vía intravenosa.

Un ataque agudo generalmente dura solo unos pocos días, a menos que los conductos estén bloqueados por cálculos biliares. En casos severos, el paciente puede ser alimentado a través de las venas durante tres a seis semanas, mientras que el páncreas se cura lentamente.

Se pueden administrar antibióticos si aparecen signos de infección. La cirugía puede ser necesaria si ocurren complicaciones tales como infección, quistes o sangrado. Los ataques causados ​​por cálculos biliares pueden requerir la extirpación de la vesícula biliar o la cirugía del conducto biliar.

Algunas veces se necesita cirugía para que el médico pueda excluir otros problemas abdominales que pueden simular pancreatitis o tratar la pancreatitis aguda. Cuando hay una lesión grave con la muerte del tejido, se puede realizar una operación para extirpar el tejido muerto.

Después de que desaparezcan todos los signos de pancreatitis aguda, el médico determinará la causa y tratará de prevenir futuros ataques. En algunos pacientes, la causa del ataque es clara, pero en otros, es necesario realizar más pruebas.

¿Qué pasa si el paciente tiene cálculos biliares?

El ultrasonido se usa para detectar cálculos biliares y algunas veces puede brindar al médico una idea de la gravedad de la pancreatitis. Cuando se encuentran cálculos biliares, generalmente se necesita cirugía para extirparlos. Cuando se eliminan depende de qué tan grave es la pancreatitis. Si es leve, los cálculos biliares con frecuencia se pueden eliminar en una semana más o menos. En casos más severos, el paciente puede esperar un mes o más, hasta que mejore, antes de que se eliminen las piedras.

La tomografía axial computerizada (tomografía axial computerizada) también se puede usar para descubrir qué está sucediendo dentro y alrededor del páncreas y qué tan grave es el problema. Esta es información importante que el médico necesita para determinar cuándo eliminar los cálculos biliares.

Después de que se eliminan los cálculos biliares y la inflamación disminuye, el páncreas por lo general vuelve a la normalidad. Antes de que los pacientes salgan del hospital, se les aconseja no tomar alcohol y no comer comidas grandes.

¿Qué es la pancreatitis crónica? Pan La pancreatitis crónica tiene muchas causas, pero del 70 al 80% de los casos se deben al abuso crónico del alcohol. Se puede desarrollar después de un solo ataque agudo, especialmente si los conductos del páncreas se dañan. El daño al páncreas por el consumo de alcohol puede no causar síntomas durante muchos años, y luego el paciente de repente tiene un ataque de pancreatitis.

Es más común en hombres que en mujeres y a menudo se desarrolla entre los 30 y 40 años de edad. En otros casos, la pancreatitis puede ser hereditaria. Las formas heredadas parecen deberse a anomalías de las enzimas del páncreas que hacen que las enzimas autodigesten el páncreas.

En las primeras etapas, el médico no siempre puede determinar si el paciente tiene una enfermedad aguda o crónica. Los síntomas pueden ser los mismos. Los pacientes con pancreatitis crónica tienden a tener tres tipos de problemas: dolor, malabsorción de alimentos que conducen a la pérdida de peso o diabetes.

Algunos pacientes no tienen ningún dolor, pero la mayoría sí. El dolor puede ser constante en la espalda y el abdomen, y para algunos pacientes, los ataques de dolor son incapacitantes. En algunos casos, el dolor abdominal desaparece a medida que avanza la condición. Los médicos piensan que esto sucede porque las enzimas pancreáticas ya no las produce el páncreas.

Los pacientes con esta enfermedad a menudo pierden peso, incluso cuando su apetito y sus hábitos alimenticios son normales. Esto ocurre porque el cuerpo no secreta suficientes enzimas pancreáticas para descomponer los alimentos, por lo que los nutrientes no se absorben normalmente. La mala digestión conduce a la pérdida de grasa, proteína y azúcar en las heces. La diabetes también puede desarrollarse en esta etapa si las células productoras de insulina del páncreas (células de los islotes) se han dañado.

¿Cómo se diagnostica la pancreatitis crónica?

El diagnóstico puede ser difícil, pero es ayudado por una serie de nuevas técnicas. Las pruebas de función pancreática ayudan al médico a decidir si el páncreas aún puede producir suficientes enzimas digestivas. El médico puede ver anomalías en el páncreas usando varias técnicas (imágenes ultrasónicas, colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) y tomografía axial computarizada).

En las etapas más avanzadas de la enfermedad, cuando se presentan diabetes y malabsorción (un problema debido a la falta de enzimas), el médico puede usar varias pruebas de sangre, orina y heces para ayudar en el diagnóstico de pancreatitis crónica y controlar la progresión del desorden

¿Cómo se trata la pancreatitis crónica?

El médico trata la pancreatitis crónica al aliviar el dolor y controlar los problemas nutricionales y metabólicos. El paciente puede reducir la cantidad de grasa y proteína perdida en las heces reduciendo la grasa en la dieta y tomando píldoras que contienen enzimas pancreáticas. Esto dará como resultado una mejor nutrición y aumento de peso. En ocasiones, se debe administrar insulina u otras drogas para controlar el nivel de azúcar en la sangre del paciente.

En algunos casos, se necesita cirugía para aliviar el dolor drenando un conducto pancreático agrandado. A veces, parte o la mayoría del páncreas se elimina en un intento de aliviar el dolor crónico.

Los pacientes deben dejar de beber, cumplir con sus dietas prescritas y tomar los medicamentos adecuados para tener menos ataques y más leves.

Reimpreso del Centro Nacional de Enfermedades Digestivas

Like this post? Please share to your friends: