Consejos para hacer salsas saludables en una dieta para reducir el colesterol

Si necesita llevar algo para su próxima comida o fiesta, los baños son favoritos para el público. Son baratos y rápidos de crear, y a menudo son el primer plato en desaparecer donde sea que los establezcas. Sin embargo, algunos baños pueden estar fuera de los límites si está siguiendo una dieta para mantener sus niveles de colesterol y triglicéridos saludables. Por ejemplo, algunas de las inmersiones más populares, como los baños cremosos y cursi, tienen un sabor delicioso, pero también contienen una gran cantidad de grasas saturadas y calorías.

Algunas inmersiones también pueden contener azúcar oculto. Estos consejos y recetas te ayudarán a crear salsas saludables que no introducirán mucha grasa y calorías en tu dieta para reducir el colesterol.

Use sus frijoles favoritos

Los frijoles son muy versátiles y se pueden combinar prácticamente con cualquier cosa, ya sea que lo sirva con verduras o con chips pita pobres en grasa. No solo son bajos en grasas saturadas y altos en proteínas, los frijoles están repletos de fibra, un ingrediente que puede ayudar a mantener sus niveles de colesterol saludables.

Frijoles negros, frijoles, frijoles blancos: puede servirlos enteros o ponerlos en una licuadora para convertirlos en una mezcla cremosa. Su sabor no es muy fuerte, por lo que a menudo es tentador agregar algo para mejorar su sabor. Si lo hace, agregar un chorro de jugo de limón o especias es una forma amigable con el colesterol de animar sus baños de frijoles.

Agregue sus verduras favoritas

Las salsas vegetales también son un gran éxito en las fiestas.

Aunque cualquier tipo de vegetal es ideal para incluir en una inmersión, muchos de estos salsas están hechos de leche entera y cremas pesadas que pueden introducir una gran cantidad de grasa saturada en la salsa. Afortunadamente, hay formas de disfrutar la cremosidad de un baño de vegetales sin aumentar significativamente el contenido de grasa.

Puede agregar una variedad baja en grasa de su producto lácteo favorito, como crema agria o queso crema, a su salsa. Además, también puedes mezclar yogur griego bajo en grasa para darle a tu salsa más cremosidad, sin agregar mucha grasa saturada.

Salsa probada y verdadera

Cuando piensas en salsa, solo puedes pensar en una combinación de tomate y cebolla picada. Sin embargo, hay muchas otras maneras en que puede preparar salsa, y casi todos estos métodos de preparación pueden hacer baños de colesterol repletos de nutrientes. Para mezclarlo, siéntete libre de experimentar con cualquier combinación de frutas y verduras:

  • Pica y combina un tomate, una cebolla roja, un par de mazorcas de maíz y uno o dos dientes de ajo en un bol con el jugo de la mitad de una lima. ¿Qué agregar algo de proteína a tu salsa? Agregue un puñado de frijoles negros.
  • Si le apetece algo dulce, pique y combine una toronja, un kiwi, una naranja, cilantro, un tomate y un pimiento verde para hacer una salsa más dulce (sin el azúcar agregado).
  • Para mantenerlo tradicional, picar y combinar una cebolla blanca, tres o cuatro tomates, cilantro, un par de dientes de ajo y el jugo de una lima. Si necesita condimentar un poco, espolvoree un poco de pimienta.

Puede usar sus mezclas de salsa favoritas para mojar sus otras verduras o granos enteros. Solo asegúrese de evitar las papas fritas, ya que están cargadas de grasa, sal y calorías.

Considere el uso de Hummus

Aunque se observa comúnmente en la cocina mediterránea y de Oriente Medio, el hummus también ha ganado popularidad en los Estados Unidos como un baño amigable con el colesterol. Estas cremosas salsas están hechas principalmente de garbanzos, una leguminosa alta en fibra que también se puede agregar a muchos platos y platos principales. Esta salsa se puede esparcir en galletas de grano entero o se puede usar para mojar las verduras o el pan de pita integral.

Puede modificar el sabor del hummus agregando otros ingredientes bajos en grasa, como limón, pimiento rojo, ajo o varias especias.

Y si no tiene ganas de hacer la suya propia, hay muchas marcas de hummus preenvasados ​​disponibles en la tienda de comestibles. Si lo compras en la tienda, solo asegúrate de revisar tus etiquetas nutricionales en busca de grasas saturadas y azúcar escondidas.

Like this post? Please share to your friends: