Comprender las probabilidades de recurrencia del cáncer de mama

Comprender las probabilidades de recurrencia del cáncer de mama

¿Mi cáncer de mama volverá? ¿Podría tener una recurrencia? Para las mujeres que han sido tratadas con cáncer de mama, esta es generalmente la pregunta del millón de dólares. Durante el tratamiento, las mujeres a menudo se sienten fortalecidas, cuidadas, bien controladas y protegidas por el régimen de tratamiento que están siguiendo. Pero después de completar el tratamiento, puede sentir que está volando sin una brújula.

Y esto puede causar miedo y ansiedad real.

Una respuesta útil: aprenda todo lo que pueda sobre las posibilidades de recurrencia, los signos de recurrencia y cualquier paso que se pueda dar para la prevención. Saber que estás tomando medidas, informarte sobre estas posibilidades, puede ser de gran ayuda para aliviar tu sensación de vulnerabilidad.

Descripción general

Después de que el cáncer haya sido tratado con éxito, habrá un período libre de cáncer. Una mujer nunca más puede tener esa forma particular de cáncer. Pero si el mismo cáncer es detectado más tarde, se dice que tuvo una recurrencia. Una recurrencia puede ser:

  • Local: Ocurre cerca del tumor inicial (por ejemplo, en el tejido mamario restante o en la piel o los tejidos donde se extirpó el seno).
  • Regional: Ocurre en los ganglios linfáticos de la región del Cáncer original.
  • Distante: Ocurre a cierta distancia del sitio original (por ejemplo, en huesos, hígado o cerebro)

Si se descubre cáncer dentro de los tres meses posteriores al tratamiento inicial, los médicos en general no lo consideran una recurrencia. En cambio, se considera progresión del cáncer o fracaso del tratamiento. Para ser clasificado como una recurrencia, el cáncer debe reaparecer al menos un año después de la finalización de un tratamiento exitoso contra el cáncer.

Prevalencia

Es importante recordar que no todas las mujeres (u hombres) que hayan tenido cáncer de seno enfrentarán una recurrencia. Algunas mujeres pasan por un tratamiento contra el cáncer de mama y viven el resto de sus vidas sin cáncer.

Debido a que hay tantos factores que representan el riesgo de recurrencia de una mujer, es difícil citar estadísticas significativas. Existen diferentes tipos de cáncer de seno, y en diferentes mujeres, el cáncer puede haber estado en diferentes etapas cuando se diagnosticó. Además, los diferentes tratamientos (por ejemplo, algunas mujeres tienen cirugía conservadora de la mama, otras, una mastectomía) pueden afectar las tasas de recurrencia.

Otras opciones de tratamiento, como la quimioterapia, la radioterapia, la terapia hormonal o la terapia dirigida también pueden desempeñar un papel. El historial de cáncer familiar puede tener en cuenta, al igual que los factores de riesgo individuales, como el peso, la dieta o el historial de exposiciones. Además, el riesgo de recurrencia varía con el tiempo transcurrido desde el diagnóstico y el tratamiento.

Dicho eso, la mayoría de los estudios sugieren que los pacientes tratados con una combinación de lumpectomía local y radiación tienen un 10 por ciento a 20 por ciento de probabilidad de recurrencia dentro de los diez años del diagnóstico, aunque esa estimación es alta y realmente depende del tipo del cáncer, así como la participación de los ganglios linfáticos.

Muchas recurrencias ocurren dentro de los primeros 5 años de tratamiento, pero con cánceres con receptores de estrógenos positivos, el riesgo de recurrencia puede continuar mucho más allá de los 5 años.

Síntomas

Consulte a su médico si nota algún cambio en el área donde se realizó la cirugía de mama original o en el otro seno, incluidos:

  • Cambios en la piel, como enrojecimiento, hinchazón, descamación o fruncimiento, o un ardor área, erupción, vetas de color o apariencia de piel de naranja.
  • Cualquier masa, bulto o engrosamiento en el tejido mamario, tejido cicatricial o debajo del brazo.
  • Cambios en el pezón, incluido el pezón retraído (tirado), enrojecimiento, descamación o descarga transparente o con sangre.

También debe estar alerta a otros síntomas posibles, que incluyen:

  • Pérdida de peso
  • Fiebre o escalofríos, o ambos (sin relación con una enfermedad aguda, como un virus)
  • Nueva tos o dificultad para respirar
  • Dolor en el hueso
  • Dolor abdominal
  • Hinchado ganglios linfáticos en el cuello o la ingle
  • Dolores de cabeza o cambios en la visión
  • Ojos amarillos o piel

Prevención

Lo mejor que puede hacer después de recibir un diagnóstico de cáncer de seno es intentar alinear la atención con expertos en cáncer de seno, incluidos un cirujano de mama, un oncólogo médico y un oncólogo radioterápico. Busque materiales educativos de buena reputación para ayudarlo a comprender las diversas opciones de tratamiento. Una vez que usted y su equipo médico hayan elegido los tratamientos apropiados para su situación específica, asegúrese de seguir las recomendaciones detenidamente. Mantenga todas sus citas programadas de seguimiento.

Debería considerar hacer varias elecciones de estilo de vida saludable. Consulte con su médico sobre cuestiones tales como el control de peso y el ejercicio. Y estrés Estas elecciones de estilo de vida pueden afectar directamente sus posibilidades de recurrencia, y pueden tener un efecto positivo en su calidad de vida.

Aunque el insomnio es un problema común para las personas en los meses e incluso años posteriores al tratamiento del cáncer, hable con su médico si experimenta este síntoma. Las alteraciones del sueño pueden aumentar la fatiga, causar estragos en el sistema inmunológico y el insomnio incluso puede afectar la supervivencia de las personas que han tenido cáncer.

Participar en un grupo de apoyo o hablar con un consejero puede ser útil de una forma que no se preocupe por la recurrencia. Todos hablamos de estar estresados, pero los estudios sugieren que, al menos en mujeres con cáncer de mama con receptores de estrógeno positivo, la probabilidad de recurrencia en el período de 5 a 10 años después de un diagnóstico de cáncer de mama aumenta en los que tienen más estrés .

Afrontamiento y apoyo

Tal vez el aspecto más difícil de tener cáncer de seno es la sensación constante de amenaza o temor. Es difícil no encogerse ante un nuevo dolor o dolor, o resistirse a pensar que significa una recurrencia. Las mujeres enfrentan este problema de varias maneras. Debe buscar apoyo, tranquilidad y una sensación de calma de la forma que parezca más atractiva y útil. Algunas mujeres encuentran que los grupos de apoyo organizados de sobrevivientes de cáncer de mama son invaluables; otros encuentran una salida en la meditación, el yoga, la psicoterapia, la religión, el diario o las artes o la música. Vea estos consejos para lidiar con el temor a la recurrencia del cáncer.

A lo largo de los años, la filosofía del cáncer de mama recurrente ha cambiado. De alguna manera, el cáncer de seno ha llegado a verse casi como una enfermedad crónica: si un tratamiento no funciona para usted, otro podría hacerlo. Se siguen encontrando tratamientos nuevos y mejores que abordan diversos tipos de recurrencia. Tenga fe en que, dependiendo de los detalles de su recurrencia, bien puede haber una serie de opciones para detener su progresión.

Hable abiertamente con sus seres queridos. No tengas miedo de pedir ayuda. Has pasado por mucho con tu tratamiento, y en este momento se presta muy poca atención a la supervivencia: volver a vivir después de que se haya realizado el tratamiento contra el cáncer. Dicho esto, la supervivencia no es todo una lucha para hacer frente al miedo a la recurrencia y las dificultades en otras áreas. La investigación hasta la fecha sugiere que, de hecho, el cáncer puede mejorar a las personas de muchas maneras.

Consejos para los seres queridos

Hay algunas cosas sobre el temor a la recurrencia que no siempre son obvias para alguien que no ha vivido con el miedo. Por ejemplo, puede pensar que una persona con cáncer avanzado podría tener mucho más miedo que alguien con cáncer en etapa inicial. Eso no es cierto. El temor a la recurrencia es un fenómeno universal: está presente de la misma forma en diferentes tipos de cáncer y está presente en todas las etapas de un cáncer en particular. Tómese el tiempo para escuchar los miedos de su ser querido. No intentes arreglarlo, ya que nadie puede hacerlo realmente. Lo mejor que puedes hacer es simplemente escuchar, y al escucharla, deja que se sienta menos sola en sus miedos.

Además, reconozca que ella estará fatigada más allá del final del tratamiento. Muchas mujeres afirman que pasan 5 años antes de que sientan que regresa su energía completa. Sé paciente con ella mientras enfrenta esta frustración. Volver a la vida normal después de un tratamiento requiere tiempo y mucho amor.

Like this post? Please share to your friends: