Cómo ser feliz viviendo con esclerosis múltiple

Cómo ser feliz viviendo con esclerosis múltiple

Vivir con esclerosis múltiple (EM) está plagado de desafíos y dificultades, pero puede ser feliz. La felicidad es una elección, después de todo, y ser feliz no significa que estés feliz de tener EM. Lejos de eso, en realidad. Significa que estás maximizando lo que tienes e intentando disfrutar al máximo de cada día, algo de lo que deberías estar orgulloso.

Aquí hay algunos consejos para convertirse en una persona más feliz y alegre, incluso mientras viva con EM.

Haga su Happy Place

Hágase algunas preguntas: ¿Qué realmente te hace feliz? ¿Tus niños? ¿Tu perro? ¿Escribiendo poesia? Cocinando cenas indias? ¿Dónde encuentras la alegría?

Mantenga dos o tres de estos pensamientos en su bolsillo trasero o en su teléfono para sacarlos y reflexionar sobre cuándo se siente menos que maravilloso. Expresar gratitud por las personas y las cosas que amas y disfrutas tiene una multitud de beneficios probados científicamente, que incluyen la mejora de tu bienestar físico y emocional.

Reconozca cuándo las cosas son malas

Si tiene esclerosis múltiple, habrá momentos en que se sentirá muy mal y le será difícil encontrar la felicidad en su vida. A veces, lo mejor que puede hacer es permitirse sentirse triste o enojado. No trates de forzar la felicidad si no hay posibilidades realistas de sentir algo que no sea malo. Solo te hará sentir frustrado o incluso desesperado por volver a sentirte feliz en el futuro.

Supere estas situaciones desafiantes recordándose que estos malos sentimientos son temporales, en lugar de ceder a los pensamientos negativos que dicen que así será la vida para siempre.

Reconocer cuándo eres feliz

Esto es incluso más importante que reconocer cuando las cosas están mal. Muchos de nosotros estamos tan ocupados con las pequeñas molestias de la vida que no nos detenemos a pensar en las cosas buenas.

La lucha constante contra los síntomas de la esclerosis múltiple puede consumir gran parte de tu tiempo, incluso cuando tienes un descanso, puedes olvidarte de pensar en las cosas positivas que tienes en tu vida. Peor aún: cuando sus síntomas son menos graves, puede pasar la mayor parte del tiempo preocupándose por cuándo volverán. Consulte con usted mismo un par de veces al día y vea si puede identificar los momentos en los que realmente puede decir que está contento. Dedica algo de tiempo a pensar en las cosas maravillosas que tienes cuando tienes la oportunidad. No te compares con los demás

Nunca es de mucha ayuda cuando la gente te dice cosas como: You Tienes suerte. Otras personas lo tienen

Worse worse worse worse Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Think Me daré cuenta de que las cosas en realidad son bastante buenas en tu vida . Si fueras realmente tan afortunado, no tendrías MS en absoluto. Sí, es importante reconocer que otras personas con EM pueden tenerlo mucho peor de lo que lo hace en términos de discapacidad. ¿Pero cómo se supone que esta comparación te hará sentir mejor? Puede terminar haciéndote sentir mal por las personas que lo tienen peor, o culpable de que estás mejor. Va a haber momentos en que todo lo que quieres hacer es revolcarse en la autocompasión y la desesperación. , pero no te permitas ir por el temido camino de comparar tu vida con la vida de las personas que no tienen EM. El sufrimiento nos rodea, lo veamos o no, y el nivel de la discapacidad de una persona no es más que una pizca de su imagen completa. Todos somos parte de la imagen humana, y clasificar nuestras condiciones o emociones en función de lo que le sucede a otras personas en el mundo no es útil. Esfuérzate por mirar dentro de ti para encontrar la felicidad allí, incluso si a veces parece estar enterrado muy profundamente.

Like this post? Please share to your friends: