Cómo se diagnostica el cáncer de esófago

Las pruebas utilizadas para diagnosticar el cáncer de esófago pueden incluir una ingesta de bario, endoscopia y ultrasonido endoscópico, y a menudo se ordenan para personas con dificultad para tragar, tos persistente o factores de riesgo como reflujo ácido de larga duración. Otros procedimientos y pruebas de imágenes como CT, PET y broncoscopia pueden ser útiles para determinar el estadio de la enfermedad.

Se requiere una cuidadosa estadificación, a su vez, para elegir las mejores opciones de tratamiento.

Laboratorios y exámenes

No existe una prueba en el hogar para el cáncer de esófago. Es útil conocer los factores de riesgo de la enfermedad y los posibles signos y síntomas de advertencia del cáncer de esófago, de modo que pueda programar una cita con su médico y realizar pruebas profesionales adecuadas, si es necesario.

Las pruebas de laboratorio son bastante inespecíficas con cáncer de esófago, pero se usan junto con las imágenes, una revisión cuidadosa de los antecedentes familiares y personales de salud, y un examen físico para diagnosticar la enfermedad. Un conteo sanguíneo completo (CSC) puede mostrar evidencia de anemia (bajo recuento de glóbulos rojos) si un cáncer está sangrando. Las pruebas de función hepática pueden estar elevadas si el cáncer se diseminó al hígado.

Procedimientos

Los procedimientos son muy importantes para hacer el diagnóstico de cáncer de esófago e incluyen:

Endoscopia

La endoscopia superior (esofagoscopia o esófago-gástrica-duodenoscopia) es el método principal para diagnosticar el cáncer de esófago en la actualidad.

En este procedimiento, se inserta un tubo flexible con luz a través de la boca y hacia abajo a través del esófago. El tubo tiene una cámara en el extremo que permite a los médicos visualizar directamente el revestimiento del esófago. Si se observan anomalías, se puede realizar una biopsia al mismo tiempo.

Antes del procedimiento, las personas reciben un sedante que causa somnolencia, y el procedimiento generalmente se tolera bien. Ultra Ultrasonido endoscópico (EUS)

Este es un procedimiento para obtener imágenes útiles. Durante una endoscopia superior tradicional, se utiliza una sonda de ultrasonido al final del endoscopio para hacer rebotar ondas sonoras de alta energía fuera de los tejidos internos del esófago. Los ecos forman un sonograma, una imagen de esos tejidos. La USE es de gran ayuda para determinar la profundidad del tumor, que es muy importante en la estadificación. También es muy útil para evaluar los ganglios linfáticos cercanos y guiar las biopsias de cualquier anomalía. También se pueden considerar otras pruebas de imagen (ver a continuación), aunque esta es la más invasiva.

Biopsia

A menudo se realiza una biopsia durante la endoscopia, pero también se puede realizar por broncoscopia o toracoscopia. Los patólogos miran este tejido bajo el microscopio para determinar si el tejido es canceroso y, de ser así, si es un carcinoma de células escamosas o un adenocarcinoma. La muestra también recibe un grado tumoral, un número que describe qué tan agresivo aparece el tumor.

Se pueden realizar otras pruebas de tejido que analicen las características moleculares del tumor, como el estado de HER2 (como los cánceres de mama que pueden ser HER2 positivos, los cánceres de esófago también pueden ser HER2 positivos).

Broncoscopia

Por lo general, se realiza una broncoscopia para los tumores esofágicos que se encuentran en el tercio medio y superior del esófago.

Se inserta un broncoscopio (un tubo delgado con luz) a través de la nariz o la boca hacia la tráquea (el tubo que conecta la boca con los pulmones) y los bronquios (las vías respiratorias grandes) de los pulmones. El procedimiento permite a un médico observar directamente cualquier anomalía en estas áreas y recolectar muestras de tejido de ellas (biopsia), si está presente.

La broncoscopia se realiza bajo sedación, generalmente como un procedimiento ambulatorio.

Toracoscopia

Durante una toracoscopia, se realiza una incisión o corte entre dos costillas y se inserta un toracoscopio, que es un tubo delgado con luz, dentro del cofre. Los médicos usan esto para observar los órganos dentro del tórax y controlar áreas anormales para detectar cáncer.

Las muestras de tejido y los ganglios linfáticos se pueden extraer para la biopsia. En algunos casos, este procedimiento puede usarse para extirpar partes del esófago o el pulmón.

Laparoscopia

En una laparoscopía, se realizan pequeñas incisiones o cortes en la pared del abdomen. Un laparoscopio, otro tubo delgado e iluminado, se inserta en el cuerpo a través de una de las incisiones para observar los órganos dentro del abdomen y detectar signos de enfermedad. Se pueden insertar otros instrumentos a través de la misma u otras incisiones para realizar procedimientos tales como extirpar órganos o tomar muestras de tejido para la biopsia.

Laringoscopia

Se inserta un pequeño tubo iluminado por la garganta para mirar la laringe o la laringe. Esta prueba puede detectar cualquier evidencia de propagación del cáncer a la laringe o la faringe (garganta).

Imágenes

Las pruebas de imágenes se pueden realizar inicialmente como parte de la evaluación diagnóstica para el cáncer de esófago, pero se realizan con más frecuencia para detectar un cáncer que se ha encontrado. Las pruebas que se pueden realizar incluyen:

Barium Swallow

La primera prueba para evaluar un posible cáncer de esófago es a menudo una ingesta de bario o endoscopia superior, aunque se prefiere proceder directamente a una endoscopia si se sospecha un cáncer de esófago.

En un trago de bario (también llamado serie gastrointestinal superior), una persona bebe un líquido blanquecino que contiene bario y luego se somete a una serie de radiografías. El bario recubre el esófago y el estómago, lo que permite que un radiólogo vea anomalías en la pared del esófago en las imágenes tomadas.

Un trago de bario puede ser útil para diagnosticar estenosis (tejido cicatricial dentro del esófago), pero se usa menos que en el pasado porque una biopsia no se puede realizar al mismo tiempo.

Tomografía computarizada (CT Scan)

Una tomografía computarizada (tomografía computarizada) utiliza una sección transversal de rayos X para crear una imagen en 3D de los órganos internos. Con el cáncer de esófago, la prueba no se usa generalmente como parte del diagnóstico, pero es importante en la estadificación de la enfermedad. La TC es particularmente buena para buscar evidencia de diseminación (metástasis) del tumor a los ganglios linfáticos u otras regiones del cuerpo, como los pulmones o el hígado.

PET Scan

Las tomografías por emisión de positrones (TEP) son muy útiles para buscar evidencia de diseminación con cáncer de esófago. Una tomografía por emisión de positrones (TEP) difiere de otros estudios de imagen en que mide la actividad metabólica en una región del cuerpo. Se inyecta una pequeña cantidad de azúcar radiactiva en el torrente sanguíneo y se deja que las células absorban el tiempo. Las células que son más activas, como las células cancerosas, aparecen más brillantes que las áreas que son menos activas metabólicamente.

Rayos X

Además de las pruebas anteriores para diagnosticar y clasificar el cáncer de esófago, se puede realizar una radiografía de tórax para detectar la diseminación al pulmón.

Diagnósticos diferenciales

Hay una serie de afecciones que pueden causar síntomas similares a los del cáncer de esófago, como dificultad para tragar. Algunos de estos incluyen: strict Estenosis esofágica: una estenosis es un tejido cicatricial que se forma en el esófago y causa estrechamiento. A menudo ocurre debido a un trauma, por ejemplo, debido a complicaciones de la endoscopia por varices esofágicas (venas varicosas del esófago a menudo asociadas con alcoholismo), después de que una persona ha tenido una sonda nasogástrica (sonda nasogástrica) durante un período prolongado o debido a la ingestión accidental del limpiador de desagüe como un niño. Cancer Cáncer de estómago (cáncer gástrico): los cánceres en el estómago pueden causar síntomas similares a los del cáncer de esófago.

Tumores esofágicos benignos (como el leiomioma esofágico): la mayoría de los tumores del esófago (alrededor del 99%) son cancerosos. Sin embargo, pueden aparecer tumores benignos, y la mayoría de estos son leiomiomas.

  • Acalasia: la acalasia es una afección rara en la cual la banda de tejido entre el esófago inferior y el estómago (el esfínter esofágico inferior) no se relaja adecuadamente, lo que dificulta que los alimentos pasen del esófago al estómago.
  • Estadificación
  • La determinación del estadio del cáncer es importante para elegir las mejores opciones de tratamiento, incluida la decisión de si la cirugía es incluso una opción. Una combinación de pruebas de imagen y resultados de biopsia generalmente se utilizan para determinar la etapa.
  • Los doctores usan el

TNM staging

Método para clasificar un tumor esofágico Este sistema también se usa para otros cánceres. Sin embargo, con el cáncer de esófago, los médicos agregan una letra adicional al acrónimo G para dar cuenta del grado del tumor. Los detalles de la estadificación son complejos, pero aprender sobre ellos puede ayudarlo a comprender mejor su enfermedad.

T significa tumor:El número de T se basa en cuán profundo se extiende el tumor en el revestimiento del esófago. La capa más interna (más cercana a la comida que pasa por el esófago) es la lámina propia. Las siguientes dos capas se conocen como submucosa. Más allá de eso yace la lámina propia, y finalmente la adventicia, la capa más profunda del esófago. Tis:

Esto significa carcinoma in situ, un tumor que afecta solo la capa superior de células en el esófago. T1:

  • El tumor se extiende a través de la lámina propia y la submucosa. T2:
  • El tumor se ha diseminado a la lámina propia, pero no ha penetrado a través del músculo del esófago. T3:
  • El tumor se ha diseminado a la adventicia. Ahora ha penetrado todo el músculo a través de los tejidos circundantes. T4:
  • T4a significa que el tumor se ha diseminado más allá del esófago e involucra estructuras como la pleura (revestimiento de los pulmones), el pericardio (revestimiento del corazón), la vena azygus, el diafragma y el peritoneo (el revestimiento de el abdomen). T4b significa que el tumor se ha diseminado a la aorta, las vértebras o la tráquea. N significa ganglios linfáticos:
  • N0: No hay ganglios linfáticos involucrados.

N1:

  • El tumor se ha diseminado a 1 o 2 ganglios linfáticos cercanos (regionales). N2:
  • El tumor se ha diseminado a 3 a 6 ganglios linfáticos cercanos. N3:
  • El tumor se ha diseminado a 7 o más ganglios linfáticos cercanos. M significa metástasis (propagación a distancia) del cáncer:
  • M0: Metástasis no están presentes.

M1

  • Metástasis están presentes. G significa grado:
  • G1:Las células se ven como células normales (bien diferenciadas).

G2:

  • Las células se ven un poco diferentes a las células normales (algo diferenciadas) G3
  • Las células se ven muy diferentes de las células sanas (pobremente diferenciadas). G4:
  • Las células no se parecen en nada a las células esofágicas sanas y es casi imposible decir en qué órgano se originaron (indiferenciadas).Usando los resultados de TNM y G anteriores, los oncólogos luego
  • Asignan una etapa .

Etapa 0: El cáncer se encuentra solo en la capa más interna de células que recubre el esófago (Tis, N0, M0). Esto también se conoce como carcinoma in situ.Etapa I:

Esta etapa se puede dividir en la etapa IA y IB. Etapa IA: el tumor involucra solo las capas más internas de tejido (T1, N0, M0, G1).

Etapa IB: hay dos situaciones en las que un tumor podría ser estadio IB. Uno es similar al estadio IA, excepto que las células tienen una apariencia más anormal (T1, N0, M0, G2 a G3). En el otro, el tumor se encuentra en el esófago inferior y se diseminó más allá de las primeras capas de tejido (T2 o T3, N0, M0, G1). Etapa II:

  • Dependiendo de dónde se haya propagado el cáncer, el cáncer de esófago en etapa II se divide en estadio IIA y estadio IIB.
  • Etapa IIA: hay dos situaciones básicas que comprenden la etapa IIA. El tumor puede afectar la parte superior o media del esófago y ser T2 o T3 y G1 (pero N0 y M0), o el tumor puede afectar a la parte inferior del esófago y ser T2 o T3 y G2 o G3, pero existe no hay evidencia de afectación de los ganglios linfáticos o metástasis (N0, M0).

Etapa IIB: en la etapa IIB también hay dos situaciones básicas. En uno, el tumor afecta la parte superior o media del esófago, pero a diferencia del estadio IIA, las células están menos diferenciadas (G2 o G3). O bien, el cáncer está solo en las capas más internas (T1 o T2) pero se ha diseminado a uno o dos ganglios linfáticos (N1). No hay metástasis. Etapa III:

  • Hay tres subestaciones de la etapa III.
  • Etapa IIIA: esta etapa tiene tres posibilidades. El tumor puede afectar las capas internas de las células y de tres a seis ganglios linfáticos (T1 a T2, N2, M0, cualquier G). Alternativamente, el tumor puede haberse diseminado a la capa externa del tejido, pero solo a uno o dos ganglios linfáticos (T3, N1, M0, cualquier G). Finalmente, el tumor puede haberse diseminado a los tejidos cercanos, pero no a los ganglios linfáticos (T4a, N0, M0, cualquier G).

Etapa IIIB: el cáncer se diseminó a las capas externas del esófago, así como de tres a seis ganglios linfáticos (T3, N2, M0, cualquier G). Etapa IIIC: hay tres posibilidades para esta etapa también. El tumor puede haberse diseminado a un tejido cercano, pero seis o menos ganglios linfáticos (T4a, N1 o N2, M0, cualquier G). O bien, el tumor se diseminó hasta un tejido cercano, como la aorta, un cuerpo vertebral o la tráquea, de modo que no se puede extirpar con cirugía (T4b, cualquier N, M0, cualquier G). Finalmente, el tumor se ha diseminado a siete o más ganglios linfáticos, pero no a regiones distantes del cuerpo (cualquier T, N3, M0, cualquier G).

  • Etapa IV:
  • El tumor se diseminó a una región distante del cuerpo (cualquier T, cualquier N, M1, cualquier G).
  • Detección

Las pruebas de detección del cáncer son aquellas que se realizan en personas que no tienen ningún síntoma de una enfermedad. (Si hay síntomas presentes, se realizan pruebas de diagnóstico.) En la actualidad, no existe una prueba de detección para el cáncer de esófago que esté disponible para el público en general. Dado que el riesgo de cáncer de esófago es elevado en personas con esófago de Barrett, algunos médicos han recomendado exámenes periódicos con endoscopia. El pensamiento detrás de esto es que encontrar displasia (células anormales), especialmente la detección temprana de casos graves, podría permitir tratamientos para eliminar las células anormales en la etapa precancerosa.

Dicho esto, hasta el momento, hay una evidencia mínima o nula de que este examen reduzca la tasa de mortalidad por cáncer de esófago. Al mismo tiempo, las pruebas de detección tienen el potencial de causar daños, como sangrado, perforación esofágica u otros problemas. Existe la esperanza de que el futuro brinde evidencia que ayude a determinar si es recomendable evaluar a las personas de alto riesgo.

Like this post? Please share to your friends: