Cómo saber si su hijo tiene asma

Cómo saber si su hijo tiene asma

Mientras que entre el 80% y el 90% de los asmáticos se diagnostican en la infancia temprana, a veces es difícil hacer un diagnóstico de asma. ¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene asma? Es una pregunta común de los padres en el invierno cuando las enfermedades de las sibilancias son más comunes.

Síntomas a tener en cuenta

Los niños pequeños no pueden decirle que se sienten mal, tienen sibilancias y pueden presentar síntomas leves o infrecuentes.

Cualquier niño con uno o una combinación de los siguientes síntomas o riesgos tiene un mayor riesgo de asma:

  • Tos: podría ser constante o infrecuente. La tos a menudo empeora por la noche.
  • Sibilancia: el sonido agudo que escucha normalmente al vencimiento tight Hermeticidad en el pecho: los niños pueden quejarse de que les duele el pecho. También pueden describir un apretón o plenitud que ocurre con ejercicio o actividad.
  • Cansancio: no puede realizar actividades normales ni mantenerse al día con hermanos u otros niños. Considere si su hijo se siente más cansado que los niños de una edad similar o si parece tener problemas en la educación física u otra actividad.
  • Problemas para dormir: los despertares frecuentes debido a la respiración o la tos pueden ser un signo de asma. Tenga especial cuidado con los problemas para dormir. Algunos padres no escuchan tos nocturna, sibilancias u otros síntomas. Un sueño pobre puede ser la única pista.
  • Dificultad para respirar y respiración rápida. Dependiendo de la edad de su hijo, es posible que no puedan describir la dificultad para respirar y es posible que deba vigilarlos por este o algún tipo de intolerancia al ejercicio.
  • Infantes – Puede tener dificultades para alimentarse y puede escuchar gruñidos. La mala alimentación es especialmente importante para monitorear.
  • Niños mayores: pueden evitar actividades debido a dificultad para respirar o fatiga. Es especialmente importante ver cómo se desempeñan los niños en este grupo de edad en comparación con sus compañeros. Es posible que le digan que no tienen síntomas y que quizás no digan que están disminuyendo su nivel de actividad debido al asma mal controlada.
  • Antecedentes familiares: en términos de la genética del asma, usted tiene un mayor riesgo de asma si los padres o hermanos de un niño tienen asma. Hasta el 50% de los casos de asma pueden estar relacionados con una predisposición genética. Sin embargo, a diferencia de otras enfermedades donde la identificación ha llevado a un posible tratamiento, actualmente no existen terapias basadas en genes para el asma.
  • Enfermedad alérgica como eczema o dermatitis atópica. Uch de asma tiene un componente alérgico. Estas enfermedades de la piel lo identifican como tener tendencias alérgicas que también podrían estar relacionadas con el asma.
  • Si su hijo tiene alguno de estos síntomas, es posible que desee hablar sobre el asma con su proveedor de atención médica. El asma a veces puede ser difícil de diagnosticar ya que los síntomas mencionados anteriormente pueden ocurrir en enfermedades distintas al asma. Su médico realizará un historial, realizará un examen físico y es posible que ordene exámenes como una radiografía de tórax, un flujo máximo o una prueba de función pulmonar. Alternativamente, su médico podría simplemente darle una prueba terapéutica y ver si sus síntomas se resuelven con tratamiento.

¿Se puede hacer algo para prevenir el asma?

Si bien es controvertido, la lactancia puede reducir el riesgo de que su bebé desarrolle problemas de alergia y, posteriormente, asma. Si su bebé no es amamantado, las fórmulas hidrolizadas también pueden disminuir el riesgo de desarrollar alergia en comparación con la leche de vaca o de soja.

Junto con la lactancia materna, retrasar la ingesta de alimentos de mesa puede disminuir el riesgo futuro de alergias. Cuanto más alergénica es la comida, mayor es el beneficio. La evitación de alimentos durante el embarazo, por otro lado, no parece alterar el riesgo de su hijo de desarrollar alergias.

La asistencia a la guardería, aunque a menudo es un tema de angustia para las nuevas mamás, en realidad puede disminuir el riesgo de desarrollar asma. Es probable que el mecanismo sea una exposición temprana propuesta en la Hipótesis de la Higiene, donde la exposición a bacterias y virus en los primeros años de vida puede proteger el sistema inmunitario.

Las intervenciones dietéticas para la prevención del asma son mixtas.

El aumento de la ingesta de frutas y verduras es un buen hábito dietético que también puede ayudar a prevenir enfermedades alérgicas. Sin embargo, comer ácidos grasos omega-3 que se encuentran en los peces es la única intervención dietética que ha demostrado regularmente un beneficio en la prevención del asma.

Lamentablemente, no todas las sibilancias son asma. Su hijo podría tener diversas afecciones, como una infección del tracto respiratorio superior o alguna otra afección que pueda tener sibilancias asociadas. Los pacientes con fibrosis quística pueden tener sibilancias, pero generalmente tendrán un crecimiento deficiente, tos y dificultad para respirar, además de sibilancias como síntoma. La enfermedad por reflujo gastroesofágico o ERGE también puede provocar síntomas, especialmente por la noche. La regurgitación, la acidez estomacal frecuente y el olor a agua o un sabor agrio en la parte posterior de la boca pueden indicar que tiene ERGE que afecta su asma.

Like this post? Please share to your friends: