Cómo lidiar con el cáncer de hígado

Si usted o un ser querido ha sido diagnosticado con cáncer de hígado, intente retroceder por un momento para reflexionar sobre sus pensamientos, emociones y objetivos personales relacionados con el cuidado y la comodidad del cáncer.

A medida que piense más profundamente sobre su diagnóstico de cáncer, considere cómo las estrategias como el apoyo emocional y el conocimiento profundo pueden ayudarlo a desarrollar resiliencia y, por lo tanto, a sobrellevar la salud durante este momento difícil.

Emocional

Sentirse vulnerable, temeroso, triste, ansioso, enojado e impotente son sentimientos comunes y normales en personas con cáncer de hígado.

Esto se debe a que usted (o su ser querido) está experimentando un gran cambio de vida. No solo está poniendo muchos aspectos de su vida en espera para que pueda someterse a la atención del cáncer, sino que también se está embarcando en una montaña rusa emocional tratando de entender por qué esto le sucede a usted y lo que depara el futuro.

Si bien es importante buscar apoyo emocional durante su viaje por el cáncer de hígado, asegúrese de notificar de inmediato a su equipo de atención del cáncer de hígado si su angustia o la de su ser querido se vuelven excesivas. Por ejemplo, si su preocupación es tan abrumadora que tiene problemas para dormir, comer o concentrarse en tareas en el hogar, llame a su médico o enfermera.

Otros síntomas de angustia excesiva incluyen:

  • Sentirse tan asustado o triste que no se está apegando al tratamiento
  • Pensar en su cáncer y / o muerte todo el tiempo o sentirse desesperado o desesperado
  • Actuar inusualmente enojado, irritable o de mal humor
  • Sentirse inútil o tener pensamientos de suicidio

La buena noticia es que hay varias terapias disponibles para ayudar a controlar la angustia psicológica, incluidas las opciones de medicamentos y otras opciones.

Las opciones comunes que no incluyen medicamentos incluyen la terapia de conversación, como la terapia cognitivo-conductual y las intervenciones conductuales, como la relajación, las imágenes guiadas y la meditación consciente.

El yoga y el tai chi también pueden ayudar a reducir el estrés, lo que puede mejorar su estado de ánimo y bienestar excesivos.

Si su médico y usted deciden tomar un medicamento es un próximo paso sensato, tenga en cuenta que el tipo de medicamento que tome deberá seleccionarse cuidadosamente en función de su función hepática actual.

Físico

Puede experimentar o no síntomas de cáncer de hígado, dependiendo de cuándo fue diagnosticado y si padece una enfermedad hepática a largo plazo. En cualquier caso, tratar el cáncer de hígado implicará soportar algunas luchas físicas.

Dolor

Un problema importante de calidad de vida en la atención del cáncer es el dolor. Una persona con cáncer de hígado puede experimentar dolor abdominal a causa del cáncer mismo y de sus tratamientos contra el cáncer (por ejemplo, de una cirugía).

El tratamiento del dolor en una persona con cáncer de hígado y enfermedad hepática crónica subyacente puede ser un poco complicado, ya que muchos analgésicos, como los que contienen paracetamol (Tylenol), pueden dañar aún más el hígado. Sin embargo, tenga la seguridad de que su dolor puede controlarse bien. Puede tomar un poco más de reflexión y planificación cuando se trata de elegir y administrar medicamentos para el dolor, pero puede obtener alivio y sentirse cómodo.

Con eso, si su dolor es severo y / o persistente, asegúrese de comunicarlo con su equipo de atención del cáncer.

Fatiga

La fatiga es otro síntoma desafiante del cáncer de hígado, a menudo derivado del cáncer en sí mismo, así como de las terapias utilizadas para tratarlo.

Combatir su fatiga puede incluir tomar siestas cortas durante el día y practicar estrategias de conservación de energía (por ejemplo, ahorrar su energía para actividades placenteras mientras le pide a un miembro de su familia o amigo que lo ayude con tareas domésticas tediosas).

La nutrición adecuada y el ejercicio diario o el yoga también pueden ayudar a aliviar la fatiga. Hable con su médico sobre una buena dieta y un plan de ejercicio que se adapte a sus necesidades y estilo de vida únicos.

Efectos secundarios del tratamiento

Mientras se somete a tratamiento para su cáncer de hígado (por ejemplo, cirugía para extirpar el cáncer o someterse a un trasplante de hígado), es normal sentirse débil y agotado por un tiempo.

Tomarse las cosas con calma, descansar con frecuencia y someterse a terapia física son pasos importantes para recuperar fuerzas y recuperarse adecuadamente.

Además, asegúrese de seguir las instrucciones de su médico sobre cuándo buscar atención médica (por ejemplo, si desarrolla fiebre, nota enrojecimiento o secreción en el lugar de la cirugía, o si desarrolla signos de insuficiencia hepática como ictericia).

Por último, es esencial comprender los posibles efectos secundarios de cada uno de sus tratamientos. Este conocimiento puede empoderarlo para ser más proactivo en su cuidado.

Un ejemplo clásico incluye el medicamento Nexavar (sorafenib) que se puede usar para tratar a personas con cáncer de hígado avanzado. Debido a que sorafenib puede causar una erupción roja y con descamación en las manos y los pies, es importante hidratarlo frecuentemente antes y durante el tratamiento.

Social

Muchas personas encuentran consuelo en buscar a otras personas que también tienen cáncer o que han sobrevivido al cáncer.

Los ejemplos de grupos de apoyo que puede considerar incluyen:

  • American Cancer Society: Ofrece una variedad de programas de apoyo, como el Programa Patient Navigator (apoyo individualizado), programas de alojamiento y transporte, y un sitio web gratuito de apoyo para el cuidado personal ( llamado mylifeline.Org).
  • American Liver Foundation: Ofrece grupos de apoyo en línea, por teléfono y en persona en todo Estados Unidos, así como recursos de defensa y folletos educativos y seminarios web.
  • CancerCare: Ofrece grupos de apoyo en línea y cara a cara con trabajadores sociales de oncología.
  • Comunidad de apoyo para el cáncer: Ofrece una línea gratuita de apoyo para el cáncer o un chat en vivo en la web.

Además de un grupo de apoyo, es una buena idea acercarse y pasar tiempo con sus seres queridos.

Recuerde tomarse el tiempo y ser amable consigo mismo. Una delicia, como una cena sabrosa o una siesta tranquila, puede mejorar su estado de ánimo y reducir el estrés.

Práctico

Uno de los elementos más complejos del tratamiento del cáncer de hígado es que este tipo de cáncer a menudo se diagnostica tarde, lo que significa que una persona tiene que tomar decisiones difíciles al mismo tiempo que considera su calidad de vida.

Es por eso que es importante informar a su médico sobre cómo se siente después de cada tratamiento. Sea sincero y no tenga miedo de hacer preguntas difíciles, como cuáles son los posibles inconvenientes de una terapia, o qué pasaría si hubiera renunciado a una terapia.

Finalmente, un seguimiento cercano con su médico es importante tanto durante como después del tratamiento del cáncer. Durante las visitas de seguimiento, su médico revisará si tiene algún síntoma que indique que su cáncer puede haber regresado. Él también ordenará pruebas de sangre e imágenes.

Like this post? Please share to your friends: