Cómo determinar si tiene linfopenia

Cómo determinar si tiene linfopenia

Linfopenia (también conocida como linfocitopenia) es un término que se usa para describir el estado en el que no tiene un cierto tipo de célula sanguínea llamada linfocito. Los linfocitos son uno de los tres tipos de glóbulos blancos (conocidos como leucocitos) que se encuentran en la sangre. Los leucocitos funcionan como parte de la defensa inmune de primera línea de nuestro cuerpo contra los patógenos que causan enfermedades, como bacterias, virus y parásitos.

La linfopenia generalmente es causada por una infección, incluido el resfrío común, y generalmente se recuperará por sí sola una vez que la infección haya desaparecido. En los casos en que la causa es idiopática (de origen desconocido), puede sugerir una afección subyacente más grave.

Comprensión de linfocitos y linfopenia

La gran mayoría de las células en nuestra sangre son eritrocitos (glóbulos rojos) que son responsables del transporte de oxígeno por todo el cuerpo. Esto es seguido por trombocitos (plaquetas) y leucocitos.

Los leucocitos se producen en la médula ósea y circulan libremente en el torrente sanguíneo como parte del sistema inmunitario. Los linfocitos representan la mayor proporción de estas células, que oscilan entre el 25 y el 45 por ciento.

Los linfocitos se pueden dividir en tres subconjuntos:

  • Células asesinas naturales (NK) que sirven como la primera línea de defensa para el sistema inmune
  • Células T que se producen en respuesta a un patógeno específico
  • Células B que producen anticuerpos que ayudan a otras células a identificar y neutralizar patógenos

Como tal, la linfopenia puede identificarse por el tipo de linfocito afectado. Por ejemplo, el VIH se dirige específicamente a las células T CD4 para la infección, lo que resulta en pérdidas masivas de esa célula específica. La pérdida de células B está más asociada con los medicamentos inmunosupresores (como los que se usan para los receptores de órganos), mientras que la depleción de NK suele ser una situación rara.

Causas de la linfopenia

La linfopenia puede ser causada por muchas afecciones, que incluyen infección y efectos secundarios de los medicamentos. En ocasiones, la afección solo puede afectar a los linfocitos. En otros, puede ser el resultado de un agotamiento de todos los glóbulos blancos.

Por ejemplo, cuando el tratamiento para la hepatitis viral incluye peginterferón y ribavirina, puede causar la supresión de solo neutrófilos (neutropenia) o solo linfocitos (linfopenia) en algunas personas. En otros, puede afectar toda la gama de glóbulos blancos (leucopenia).

La linfopenia está más relacionada con afecciones que afectan la médula ósea, como:

  • Infecciones virales que interrumpen temporalmente la función de la médula
  • Enfermedades congénitas que implican disminución de la función de la médula
  • Cáncer u otras enfermedades que dañan la médula
  • Enfermedades autoinmunes que destruyen los glóbulos blancos o células de la médula ósea
  • Infecciones agudas que matan los glóbulos blancos más rápido de lo que pueden producirse
  • Medicamentos, como los antibióticos, que pueden destruir los glóbulos blancos

Enfermedades o afecciones relacionadas con la linfopenia

Las enfermedades y condiciones más comúnmente asociadas con la linfopenia pueden se pueden describir ampliamente como patogénicos (relacionados con la infección), citotóxicos (tóxicos para las células), congénitos (causados ​​por defectos genéticos) o nutricionales.

Incluyen: ane Anemia aplástica (una rara condición en la que el cuerpo deja de producir células sanguíneas)

  • Quimioterapia
  • VIH
  • Hiperesplenismo (la destrucción prematura de células sanguíneas por el bazo)
  • Leucemia (un tipo de cáncer en la sangre)
  • Lupus (una enfermedad autoinmune trastorno)
  • Desnutrición y deficiencias vitamínicas
  • Síndromes mielodisplásicos (un grupo de trastornos que alteran la producción de células sanguíneas) art Artritis reumatoide (otro trastorno autoinmune)
  • Radioterapia
  • Tuberculosis
  • Qué baja muestra de glóbulos blancos nos dice
  • Un blanco bajo El recuento de células sanguíneas se detecta con mayor frecuencia cuando su médico ordena una prueba para una afección que ya está experimentando.

Un conteo bajo rara vez es un hallazgo inesperado.

En algunos casos, el tipo de glóbulo blanco afectado puede ser suficiente para apuntarle en la dirección de un diagnóstico. En otras ocasiones, es posible que necesite pruebas adicionales para reconstruir una causa.

Un conteo de glóbulos blancos muy bajo hace que tenga un mayor riesgo de infección. Si esto sucede, es posible que deba tomar precauciones especiales para prevenir enfermedades. Esto incluye evitar a otras personas que puedan estar enfermas, lavarse las manos con regularidad y meticulosidad, o incluso usar una mascarilla si se encuentra en un espacio confinado (como un avión) con otras personas.

Like this post? Please share to your friends: