Comenzando el tratamiento temprano para el cáncer de próstata metastásico

Comenzando el tratamiento temprano para el cáncer de próstata metastásico

En 2010, la FDA aprobó a Provenge para el cáncer de próstata resistente a las hormonas. Provenge es un tratamiento que funciona mejorando el sistema inmune. Algunos críticos han cuestionado la eficacia de Provenge porque la efectividad de la mayoría de los tratamientos contra el cáncer se refleja en una disminución del APE después del tratamiento. Sin embargo, con la terapia de Provenge, los niveles de PSA generalmente no disminuyen.

Después de haber supervisado personalmente a varios cientos de hombres tratados con Provenge, he observado casos excepcionales en los que Provenge reduce el PSA. Sin embargo, una disminución en el PSA ciertamente no es la regla general ya que la mayoría de las veces el PSA continúa aumentando después de Provenge.

Si el PSA no está cayendo, ¿cómo puede Provenge prolongar la supervivencia? Muchos olvidan que, aunque el tratamiento con Provenge se completa durante un período de seis semanas, una vez que se activa el sistema inmunitario, sus efectos persisten. Por lo tanto, incluso si Provenge solo está impidiendo el crecimiento de la enfermedad en un ligero grado, el efecto inhibitorio continuo sobre el crecimiento del cáncer tiene un impacto acumulativo a lo largo del tiempo. Durante un período de años, incluso un efecto inhibidor leve puede agregarse a un beneficio sustancial de supervivencia.

El

Investigación Si la hipótesis de que Provenge es inducir un efecto anticancerígeno suave y de larga duración es correcta, entonces los hombres que reciben tratamiento con Provenge en una fase anterior (que tienen una supervivencia más larga proyectada) deben recibir un beneficio de supervivencia mayor que los hombres tratados En una etapa posterior.

Para probar esta premisa, Dendreon, el fabricante de Provenge, analizó los datos de los estudios originales que condujeron a la aprobación de la FDA. Tenga en cuenta que los investigadores no compararon la supervivencia de los hombres tratados anteriormente versus la supervivencia de los hombres tratados más tarde. Obviamente, los hombres tratados en una etapa anterior viven más tiempo.

Más bien, compararon la supervivencia de los hombres tratados con Provenge con la enfermedad en etapa más temprana con hombres tratados en el estadio en etapa similar. Hicieron el mismo análisis (hombres tratados con Provenge versus hombres tratados con placebo) en hombres con diversas etapas de enfermedad que varían desde la etapa temprana hasta la etapa tardía. En realidad, subdividió a los hombres en cuatro categorías: etapa inicial, etapa intermedia baja, etapa intermedia alta y etapa tardía. Las diferentes etapas se definieron por la altura de los niveles de PSA en el momento en que se inició Provenge. Por ejemplo, la etapa inicial fue un PSA de menos de 22; etapa intermedia baja fue un PSA entre 22-50; etapa intermedia alta fue un PSA entre 50-134; y la etapa alta fue un PSA mayor que 134.

La tabla a continuación resume los resultados de su análisis.

Pacientes agrupados por línea base PSA≤2222-50 50-134 134NÚMERO 128 128128 128SUPERVIVENCIA EN MESES:Provenge 41.3 27.120.4 18.4pLACEBO28.320.115.015.6sUPERVIVENCIA DIFERENCIA13.07,15,42.8

Como puede verse en la tabla, todos los grupos que se trataron con Provenge, mostró una ventaja en la supervivencia en comparación con los mismos hombres etapa tratados con placebo . Sin embargo, cuando se administró Provenge en una etapa anterior, las ventajas de supervivencia fueron mayores. Los hombres con la etapa más temprana (PSA 22) vivieron 13 meses más largos que los hombres en etapa similar que fueron tratados con placebo.

Los hombres con estadio avanzado solo vivieron un par de meses más que los hombres tratados con placebo en estadio avanzado.

Este patrón de mejora de la supervivencia con enfermedad en estadio temprano parece encajar la hipótesis de que el efecto inmune inhibitoria de los resultados Provenge en un efecto de supervivencia progresivamente mayor cuando se le permite acumular más de una vida útil más larga. Otra hipótesis para explicar estos datos es que las cantidades más pequeñas de cáncer tienen menos clones y, por lo tanto, son más receptivas a la terapia. Ya sea que se trate de una razón de ser o de la otra, o de ambas, la evidencia de que la administración más temprana de la terapia mejora los resultados continúa siendo validada cada vez que se prueba la hipótesis.

Ciertamente, en base a estos datos, uno solo podría concluir lógicamente que Provenge induce los mayores beneficios cuando se administra en la etapa más temprana posible.

Like this post? Please share to your friends: