¿Beber agua fría puede causar cáncer?

¿Beber agua fría puede causar cáncer?

Desde hace mucho tiempo, se han difundido, a través de las redes sociales y sitios web alternativos de salud, sugerencias de que beber agua fría puede aumentar significativamente el riesgo de una persona de contraer cáncer.

Tu primera reacción podría ser reírse en voz alta y descartar esto como una pieza de ciencia quack. Pero, ¿es esta la mejor manera de disipar una creencia infundada? ¿O hay semillas de verdad aquí que de alguna manera podríamos estar perdiendo?

El vínculo entre el agua fría y el cáncer

Hay algunos que creen firmemente que beber agua helada con o después de una comida generalmente es malo para usted. Sugieren que al hacerlo solidificará los alimentos grasos que consumimos. La masa consolidada reaccionará luego con los ácidos del estómago, convirtiéndolo en grasas que se absorben más fácilmente en los intestinos que los alimentos sólidos.

Se cree que, a medida que los nutrientes se absorben rápidamente del lodo resultante, las grasas restantes se acumulan en las paredes intestinales, lo que lleva al desarrollo de cosas como el cáncer de estómago o colorrectal.

Separación de hechos de la ficción

Por más que sepamos que la acumulación de grasas es mala, no solo en lo que respecta al desarrollo del cáncer, sino también a las enfermedades cardiovasculares y hepáticas, la teoría del agua fría definitivamente tiene sus deficiencias.

En primer lugar, cuando toma bebidas frías o calientes, no permanecen calientes o frías por mucho tiempo.

Tan pronto como se consuma, los líquidos se estabilizarán rápidamente a la misma temperatura que su cuerpo (como lo hace todo lo demás que come). Por otra parte, si bien se produce la acumulación de grasa, lo hace más en los vasos sanguíneos que en el tracto digestivo.
En segundo lugar, hay un ambiente altamente ácido en el estómago. El ácido del estómago descompone la mayor parte de todo lo que come en una consistencia espesa y líquida antes de viajar al intestino delgado.

Entonces, no hay alimentos sólidos que realmente sobrevivan en el ácido del estómago, como sugieren los informes (con la excepción de aquellos que contienen celulosa, como el maíz y la lechuga).

Finalmente, la conversión de aceites a grasas es particularmente sospechosa dado que los aceitessongrasas. Al final, los ácidos estomacales no los convierten en nada más que lo que ya son.

Las consecuencias de los mitos y las ideas falsas sobre el cáncer

Creencias como estas pueden parecer divertidas al principio o dejarlo irritado. Si bien es fácil descartarlos como malarky y charlatanería, las verdaderas preocupaciones son aquellas personas que podrían ser influidas por tal pseudociencia y deciden ignorar los consejos médicos que les han dado.

Después de todo, ¿no es más fácil dejar de beber agua fría que dejar de fumar? ¿O tener su tercer whisky sin hielo en lugar de con?

En última instancia, estas creencias no son tan aceptadas por las personas como un hecho tangible, sino más bien el medio por el cual dar la espalda a la ciencia convencional, donde las soluciones rara vez son tan simples.

Una palabra de Verywell

La conclusión es que no hay necesidad de prescindir de los cubitos de hielo o recurrir a la leche a temperatura ambiente.

Lo que tampoco podemos prescindir son los cambios en el estilo de vida que pueden reducir profundamente el riesgo de desarrollar cáncer.

El hecho de que no siempre nos gusten no cambia la importancia de incorporar tantos de ellos en nuestras vidas como sea posible. Estos incluyen:

  • Dejar de fumar y evitar el humo de segunda mano
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol
  • Practicar la seguridad solar
  • Comer una dieta bien balanceada
  • Evitar la carne roja excesiva
  • Ejercitarse regularmente
  • Ver a su médico y someterse a exámenes preventivos de detección de cáncer de rutina

Like this post? Please share to your friends: