Análisis de sangre usados ​​para el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer

Análisis de sangre usados ​​para el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer

Aunque la ciencia se está acercando, aún no existe una prueba de diagnóstico simple para la enfermedad de Alzheimer. En cambio, los médicos que sospechan que la condición comienzan básicamente descartando otras causas de los síntomas, que incluyen pérdida de memoria, confusión y problemas con el funcionamiento ejecutivo.

Este proceso de diagnóstico casi siempre incluye análisis de sangre para todo, desde infecciones hasta deficiencias vitamínicas.

El objetivo es descubrir otras posibles afecciones que podrían estar causando o empeorando los síntomas.

Exámenes de sangre utilizados para diagnosticar la enfermedad de Alzheimer

Aunque hay numerosas pruebas, los médicos generalmente las solicitan todas a la vez, por lo que no tiene que preocuparse de recurrir a extracciones de sangre y pinchazos de aguja repetidos. Diferentes médicos pueden preferir diferentes pruebas, y las que se ordenan depende de su historial médico y otros síntomas físicos. No se preocupe si uno de los listados aquí no fue ordenado. Si tiene preguntas, no tema hablar con su médico sobre los resultados o cómo los interpreta.

Funcionamiento de la tiroides: Esta prueba evalúa el funcionamiento de la tiroides. El hipotiroidismo (una tiroides poco activa) puede causar olvido y fatiga. Un trastorno de la tiroides es tratable bajo el cuidado de un médico.

Recuento de glóbulos blancos: El recuento aumentado de glóbulos blancos puede indicar infección. En casos raros, una infección bacteriana o viral puede llegar al cerebro, causando síntomas similares a la enfermedad de Alzheimer.

Conteo de glóbulos rojos: Los niveles bajos de glóbulos rojos sugieren anemia (deficiencia de hierro). Los síntomas de la anemia incluyen debilidad, olvido, confusión mental y pérdida de deseo sexual.

Pruebas de detección de anticuerpos contra la sífilis: la sífilis, una enfermedad de transmisión sexual, puede causar confusión mental si no se trata. Screen Detección de la función renal:

Función renal deficiente significa más productos de desecho en la sangre. Puede producir desorientación, confusión y dificultad para expresar pensamientos simples. Pruebas de VIH:

El VIH es un virus que puede provocar olvido y confusión mental.Tasa de sedimentación de eritrocitos (ESR):

Eritrocito es otro término para un glóbulo rojo. La prueba mide la rapidez con que los glóbulos rojos se depositan en el fondo de un tubo delgado que contiene la muestra de sangre. Las mediciones más altas podrían reflejar diversas cosas, como inflamación, infección o algún otro trastorno (como cáncer o una enfermedad autoinmune) o incluso un embarazo. Pruebas de transaminasas glutámico-pirúvicas (SGPT) en suero:

SGPT es una enzima concentrada en el hígado. Si el hígado está dañado, se encontrarán niveles altos de esta enzima en la sangre. Esto puede indicar problemas con la capacidad del hígado para desintoxicar la sangre, lo que podría afectar el funcionamiento del cerebro. Detección de tóxicos:

Como su nombre lo indica, esta prueba mide las sustancias tóxicas en la sangre, desde drogas ilegales hasta niveles excesivos de medicamentos recetados. La prueba ayuda a los médicos a determinar si un medicamento o medicamento puede estar causando síntomas de demencia. ¿Es una verdadera prueba de diagnóstico?

Múltiples investigadores han estado trabajando para desarrollar una prueba de sangre que diagnosticará la enfermedad de Alzheimer con precisión, así como también para predecir el Alzheimer posiblemente años antes de que aparezcan los síntomas.

Por ejemplo, se publicó un estudio en 2014 que informó una tasa de precisión del 90% para predecir el desarrollo de deterioro cognitivo leve o Alzheimer para los participantes en los próximos dos o tres años.

Aunque se necesita más investigación antes de que dicha prueba esté disponible para uso general, una prueba de diagnóstico efectiva podría revolucionar no solo el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer, sino también su tratamiento. Esto podría permitir que la enfermedad sea reconocida antes de que haya ocurrido cualquier daño cognitivo

Like this post? Please share to your friends: