7 Factores de riesgo para la artritis

7 Factores de riesgo para la artritis

La artritis es la inflamación de una articulación y una condición que muchas personas asumen que es inevitable a medida que la persona envejece. De alguna manera, la suposición es correcta dado que la degeneración de los huesos y las articulaciones es una parte natural del proceso de envejecimiento. Al mismo tiempo, sabemos que hay cosas que podemos hacer, a menudo simples, para minimizar este tipo de daño progresivo.

Piensa en tus articulaciones de la misma manera que tu piel. El daño solar en su juventud, por ejemplo, puede provocar el desarrollo de cáncer 30 o 40 años después. Lo mismo se aplica a las articulaciones. Cuanto más comprendamos que el estrés que colocamos en nuestras articulaciones hoy puede llevar al desarrollo de artritis más adelante, más podremos tratarlas a nosotros, ya nosotros mismos, con una mejor atención

Tipos de artritis y factores de riesgo clave

Aunque tendemos a pensar en la artritis como una cosa, en realidad hay más de 100 formas diferentes del trastorno, cada una con su propio conjunto de causas y factores de riesgo. Los más comunes incluyen la osteoartritis (artritis desgaste y desgaste), la artritis reumatoide, la gota y la fibromialgia.

La determinación de la causa de la artritis puede ser difícil ya que múltiples factores superpuestos típicamente contribuyen a su desarrollo. Entre los 7 factores de riesgo más comunes asociados con la artritis:

  • La genética parece jugar un papel clave en el desarrollo de ciertos tipos de artritis, aunque la asociación aún no se entiende completamente. Lo que sí sabemos es que los antecedentes familiares pueden sugerir un mayor riesgo según el tipo de artritis involucrada. Ciertas formas de artritis reumatoide, por ejemplo, están relacionadas con marcadores genéticos conocidos como HLA-B27 y HLA-DR4. Otras formas de artritis parecen estar menos influenciadas por la genética.
  • La edad avanzada es un factor importante ya que el cartílago se vuelve cada vez más frágil con el tiempo y tiene menos capacidad para repararse a sí mismo. El desarrollo de la osteoartritis suele comenzar entre las edades de 40 y 50 años, aunque puede comenzar antes en otras formas del trastorno.
  • La obesidad es un factor, ya que contribuye directamente al estrés por el que se puede colocar una articulación. Esto es especialmente cierto para la articulación de las caderas y las rodillas, donde el peso excesivo puede afectar la articulación directamente y causar inflamación que gradualmente erosiona los tejidos de las articulaciones.
  • Daño previo de la junta puede causar irregularidades en la superficie de la junta normal y lisa. Las lesiones previas sin duda desempeñan un papel en el desarrollo de la artritis de la muñeca, donde la compleja estructura del hueso y el cartílago puede verse fácilmente comprometida por el impacto o la compresión. Otros ejemplos incluyen la artritis causada por una fractura de meseta tibial, donde en el área rota del hueso entra en el cartílago de la articulación de la rodilla.
  • Riesgos ocupacionales incluyen los que ocurren en trabajos que involucran trabajo manual o movimientos repetitivos. Como tal, a menudo se implementan medidas de protección para minimizar el daño causado por el levantamiento de objetos pesados ​​y las actividades que exigen la flexión y retracción constantes de una articulación. Incluso movimientos repetitivos menores, como tirar de una palanca o empujar un carrito, pueden deteriorar el hueso y el cartílago articular en un período de años.
  • Actividad deportiva de alto nivel puede provocar artritis si implica un impacto de fuerza contundente o daña un hueso o una articulación. No estamos hablando solo de deportes de contacto, sino de uno, como correr largas distancias, que colocan un impacto persistente en una articulación. Por otro lado, el ejercicio moderado de rutina puede minimizar los síntomas o el desarrollo de la artritis reforzando la estructura muscular alrededor de una articulación, dándole su apoyo.
  • Ciertas infecciones alrededor de la articulación, ya sean bacterianas o virales, causan el deterioro del cartílago o la formación de lesiones cutáneas que penetran en la articulación y la membrana sinovial. Las personas que experimentan una infección en las articulaciones (articulación séptica), episodios múltiples de gota o que experimentan una infección recurrente por estafilococo alrededor de una articulación corren un mayor riesgo de desarrollar artritis.

Like this post? Please share to your friends: