4 Avances en la atención de la leucemia y el linfoma

4 Avances en la atención de la leucemia y el linfoma

Todos los años, los avances en medicina y tecnología conducen a nuevas y emocionantes formas de tratar potencialmente la leucemia y el linfoma y ayudar a cuidar a aquellos que ya tienen o están en tratamiento. En algunos casos, tales avances son solo mejoras en las técnicas actuales, mientras que otros representan lo último en tecnología inteligente y otras técnicas que son francamente futuristas.

Los siguientes son cuatro avances explorados en la atención de la leucemia y el linfoma que surgieron de diversas vías de investigación en 2017.

1. Rituximab inyectable

Rituximab, un anticuerpo monoclonal diseñado en laboratorio, se ha convertido en una de las piedras angulares de la terapia para ciertos Linfomas de Hodgkin. Los linfomas se pueden agrupar básicamente en dos categorías, Hodgkin y no Hodgkin o NHL.

Rituximab ha indicado usos para ciertas presentaciones de dos de los tipos más comunes de NHL:

  • Linfoma folicular NH NHL difuso de células B grandes (DLBCL)
  • Rituximab también tiene usos indicados en ciertas presentaciones de las siguientes enfermedades:

Leucemia linfocítica crónica

  • Artritis reumatoide
  • Granulomatosis de Wegener
  • Poliangitis microscópica pur Púrpura trombocitopénica inmune (PTI)
  • Pénfigo vulgar
  • El asociado atado
  • Con todos estos diferentes usos, y con rituximab como una terapia tan destacada en el LNH, los fabricantes de medicamentos han puesto el ojo en el rituximab para ver si se puede convertir de una terapia intravenosa (IV) a una que se puede administrar como una inyección.
    Si alguna vez ha sido paciente y necesita un medicamento por vía intravenosa, entonces conoce el atractivo de convertir este medicamento en algo que se puede administrar como una inyección.

Cuando rituximab se administra por vía intravenosa, se le adhiere a una bolsa en un portasueros, y la encuesta sobre ruedas con su bolsa oscilante se convierte en su compañero atado durante las próximas dos horas o más.

Por lo general, esto puede significar que, si necesita ir al baño, debe llevar a su compañero consigo. A veces, puede haber pitidos molestos y sonidos de alarma provenientes de la máquina de IV cuando está tratando de leer, mirar televisión o simplemente recopilar sus pensamientos. Para los pacientes que padecen cánceres de la sangre, es posible que ya estén en funcionamiento muchas horas de tal atadura, por lo que cualquier cosa que ayude a reducir esta carga tiende a ser bienvenida.

La nueva solución

La nueva formulación inyectable es una mezcla de rituximab y una sustancia llamada hialuronidasa, que ayuda a administrar medicamentos debajo de la piel. La aprobación de EE. UU. Se espera para el verano de 2017 y ya ha sido aprobada en Europa. Cuando se administra debajo de la piel, puede administrarse en 5 a 7 minutos, en comparación con una hora y media o más para rituximab intravenoso. Varios estudios han demostrado que la nueva formulación de rituximab administrada debajo de la piel es segura y funciona tan bien como el rituximab intravenoso, lo que lleva a niveles similares de la droga en la sangre. La versión inyectada ha sido aprobada en la Unión Europea desde 2014. Si la FDA lo aprueba, el rituximab IV seguirá estando disponible para los pacientes estadounidenses.

2. Algoritmo de la computadora para la leucemia mieloide aguda

¿No sería genial si los médicos pudieran identificar quién recaería después del tratamiento y quién probablemente entraría en remisión?

Bueno, los investigadores financiados por el Instituto Nacional del Cáncer, así como varias otras organizaciones, están trabajando para lograr eso, usando computadoras. Le Leucemia mieloide aguda

La leucemia mieloide aguda (AML, por sus siglas en inglés) es un tipo de cáncer en la sangre en el que los glóbulos blancos anormales se acumulan rápidamente en la médula ósea e interfieren con la producción de células sanguíneas normales. Existen cuatro tipos principales de leucemia: dos leucemias agudas o de crecimiento rápido y 2 crónicas o de crecimiento más lento. La AML es la

Aguda most más común, o leucemia de crecimiento rápido en adultos. La AML es la segunda leucemia más común en los niños, y la leucemia, en general, es el cáncer más común en la infancia. Dia Diagnóstico basado en datos

Realizar un diagnóstico de LMA requiere conocer los resultados de ciertas pruebas de laboratorio, además de los signos y síntomas de la enfermedad que pueden estar presentes. Esto típicamente implica algo llamado citometría de flujo, un método de contar y clasificar partículas microscópicas en un líquido; en este caso, las células leucémicas y sus marcadores, proteínas y complejos proteicos que son detectables como partes de las células. El análisis de los datos de la citometría de flujo puede llevar mucho tiempo.

Enter: Smarter Computers

Investigadores de Purdue University y Roswell Park Cancer Institute han estado trabajando en un algoritmo informático de aprendizaje automático que podría ayudar en este frente, y creen que puede extraer información de los datos mejor que los humanos. El aprendizaje automático se refiere a una rama de la ciencia de la computación que trata con computadoras que pueden expandir ciertas funciones o análisis programados a través de la experiencia, sin estar explícitamente programados para hacerlo. El equipo informó que podía usar los datos de citometría de flujo para predecir el resultado del paciente con una precisión de entre 90 y 100 por ciento.3. Escaneo más inteligente para buscar recaídas

La mitad de todos los pacientes con linfoma de Hodgkin y linfoma difuso de células B grandes (la forma más común de linfoma no Hodgkin) recaerán y requerirán terapia adicional. Dada esa estadística, ¿con qué frecuencia deben escanearse esos pacientes para asegurarse de que el cáncer no haya regresado?

¿Por qué no escanear? Mejor seguro que lo siento, ¿verdad?

Si las imágenes de vigilancia de rutina pueden detectar las recaídas temprano, cuando no hay síntomas, y si esto mejora la supervivencia para tales pacientes, eso sería algo bueno, pero hay muchas preguntas sin respuesta en esta área.

En la superficie, parece que sería una buena idea que las personas que han recibido tratamiento para estas enfermedades se hagan escáneres con regularidad para asegurarse de que el cáncer no haya vuelto. Esto es cierto hasta cierto punto, pero en el otro lado de la ecuación, la radiación acompañante de tales exploraciones conlleva el riesgo de promover una segunda malignidad. No querría que las personas que tienen un riesgo muy bajo de recurrencia, cuya enfermedad ha sido esencialmente eliminada con una terapia eficaz, sean sometidas a exploraciones repetidas innecesarias, exponiéndolas a la radiación, buscando una recaída que nunca ocurra. Otra consideración es que ocurren falsos positivos. De acuerdo con estudios recientes, una fracción significativa de pacientes tiene que lidiar con resultados de exámenes positivos falsos, lo que produce ansiedad adicional e intervenciones médicas.

Investigadores de la Universidad de Emory y de Mayo Clinic publicaron recientemente los resultados de un estudio que realizaron para examinar algunas de estas preguntas. Evaluaron el papel de la imagen de vigilancia en la detección de recaídas y revisaron su impacto en la supervivencia de pacientes con recaída con linfoma de Hodgkin o linfoma no Hodgkin DLBCL. En general, descubrieron que los enfoques de imágenes actuales no detectan la mayoría de las recaídas antes de los signos y síntomas clínicos o mejoran la supervivencia.

Identificar una enfermedad de mayor riesgo

Dicho esto, no todas las personas en los grupos examinados en este estudio tienen el mismo riesgo de recaída. Entonces, eso plantea la pregunta: ¿qué grupos de pacientes tienen un riesgo lo suficientemente alto de recaída que los beneficios del escaneo de vigilancia de rutina superarían los riesgos? Los investigadores señalaron que los futuros estudios prospectivos son necesarios para determinar si la exploración de rutina para la recaída podría proporcionar beneficios cuando se seleccionan los pacientes adecuados para el examen, las llamadas poblaciones altamente seleccionadas.

Por ahora, este grupo de investigadores consideró que es razonable para pacientes con DLBCL y características de alto riesgo conocidas, incluido el Índice de pronóstico internacional (IPI) de 3 a 5, para considerar escaneos de forma individual después de discutir los riesgos y beneficios y saber que la detección temprana de recaídas no se ha demostrado definitivamente para mejorar la supervivencia

4. Terapia Nano-CAR-T

Para los pacientes con cánceres de sangre y sus seres queridos, hay un poco de emoción acerca de la terapia de células CAR-T. Los nuevos avances que implican la terapia de células CAR-T se informan a menudo, al parecer todos los días.

Acerca de las células CAR-T

Las células T son un tipo de célula inmune que todos tenemos en nuestros cuerpos. Se conocen específicamente como linfocitos T, un tipo de glóbulo blanco. Las células T tienen receptores en su superficie, llamados receptores de células T o TCR. Estos TCR se unen a antígenos contra invasores externos o células amenazantes de otro modo, como las células cancerosas, lo que ayuda al cuerpo a desarrollar una respuesta inmune para combatir la amenaza.

Cuando las células T se usan para la terapia de cáncer de células CAR-T, primero se toman de la sangre de un paciente. Luego, en el laboratorio, las células T se modifican para producir receptores especiales en su superficie llamados receptores de antígenos quiméricos, o CAR, que son capaces de unirse a ciertas proteínas de superficie de células cancerosas particulares. Estas células T con sus CAR pueden conducir a la destrucción de células cancerígenas, una vez que se reintroducen en el paciente.

La nanotecnología se encuentra con las células CAR-T

Una de las partes móviles algo engorrosas de esta terapia es que las células del paciente deben ser cosechadas, diseñadas fuera del cuerpo, y luego reintroducidas una vez que hay suficientes cantidades para realizar el trabajo. . ¿No sería estupendo si ese paso de ingeniería se pudiera realizar en sus propias células más rápidamente, tal vez con herramientas de ingeniería microscópicas? Esa es la idea detrás del uso de la nanotecnología en esta aplicación. La nanotecnología aquí se refiere al uso de máquinas microscópicas para proporcionar beneficios dentro del cuerpo.

Investigadores del Centro contra el Cáncer Fred Hutchinson recientemente demostraron que las células inmunitarias programadas con nanopartículas podrían aclarar o ralentizar el desarrollo de la leucemia en su modelo de laboratorio de la enfermedad. La investigación de prueba de principio es un primer paso importante, y los hallazgos se publicaron en Nature Nanotechnology. El Dr. Matthias Stephan, investigador de este grupo, fue citado diciendo que nuestra tecnología es la primera que conocemos para programar rápidamente las capacidades de reconocimiento de tumores en las células T sin extraerlas para la manipulación en el laboratorio.

Like this post? Please share to your friends: