10 Cambios de estilo de vida para ayudar a prevenir el cáncer

Reducir el riesgo de cáncer puede ser más fácil de lo que piensas. A veces, requiere poco más que unos pocos cambios en el estilo de vida para marcar la diferencia en el mundo. Y aunque, sí, las personas aún pueden contraer cáncer a pesar de que hacen todas las cosas correctas, las investigaciones nos dicen que casi la mitad de todos los cánceres están relacionados con factores evitables que podemos controlar.

1Ejercicio para la prevención del cáncer

10 Cambios de estilo de vida para ayudar a prevenir el cáncer

Cuando hace ejercicio, no solo se está volviendo más saludable, sino que también está disminuyendo su riesgo de ciertos tipos de cáncer. El Instituto Estadounidense para la Investigación del Cáncer actualmente recomienda que todos hagan ejercicio por lo menos durante 30 minutos por día.

Esto no significa, por supuesto, que tengas que ir al gimnasio para levantar pesas. Incluso se sabe que incluso las actividades tan livianas como la jardinería algunas veces a la semana disminuyen significativamente el riesgo de cáncer de pulmón. El ejercicio moderado, por el contrario, no solo mejorará su salud cardiovascular, sino que también reduce el riesgo de cáncer de colon hasta en un 40 por ciento. Incluso para aquellos que ya han tenido cáncer, el ejercicio puede hacer una gran diferencia para prevenir la recurrencia.

2Comer tus frutas y verduras

Una dieta bien balanceada es ventajosa por muchas razones. Una dieta rica en frutas y verduras reduce enormemente el riesgo de desarrollar cáncer, además de enfermedades cardíacas, diabetes y otras enfermedades potencialmente mortales.
Las frutas y verduras contienen antioxidantes que ayudan a reparar las células dañadas. De estos, las verduras y bayas crucíferas aportan un golpe extra con una multitud de vitaminas, fibra y fitoquímicos que combaten las enfermedades.

Además de las bayas, las opciones principales incluyen brócoli, col rizada, repollo, rábanos y colinabo. Incluso se conocen varios súper alimentos para reducir el riesgo de cáncer en personas que fumaron anteriormente y en aquellos que han estado expuestos al humo de segunda mano.

3 Limitar la carne roja y evitar las carnes procesadas

Numerosos estudios muestran que una dieta alta en grasa animal aumenta el riesgo de varios tipos de cáncer, incluido el cáncer de colon. Y si bien una gran ingesta de carne roja es motivo de preocupación, las carnes empacadas y procesadas presentan un riesgo aún mayor

La moderación es clave cuando se trata de la ingesta de estos alimentos, pero preste atención a cómo los prepara también. ¿Sabía, por ejemplo, que marinar la carne puede reducir significativamente el contenido de carcinogenicidad antes de asar? Además, recortar la grasa de la carne roja no solo es bueno para la salud de su corazón, sino que también puede reducir el riesgo de cáncer de colon y de seno.

La investigación también ha demostrado que los alimentos grasos aumentan la producción de ácidos biliares y hormonas que contribuyen al desarrollo del cáncer. Por el contrario, los vegetarianos son casi un 40 por ciento menos propensos a contraer cáncer en comparación con los que comen carne de carne roja. A 4 Evite fumar y la exposición al humo

Fumar es el factor de riesgo de cáncer más importante que podemos controlar. Es responsable no solo del cáncer de pulmón, sino de muchos otros tipos de cáncer no pulmonar.

Una de las mejores formas de reducir el riesgo es dejar de fumar o nunca comenzar. Al final, nunca es demasiado tarde para detenerse y su cuerpo obtendrá beneficios incluso si ha fumado durante 20, 30 o incluso 40 años.

Y no son solo cigarrillos de los que preocuparse. Fumar cigarros es igualmente problemático e incluso hay una evidencia cada vez mayor de que fumar en la hookah también puede ser peligroso.

Incluso si no fuma, evitar el humo de segunda mano es clave para reducir el riesgo. Si alguien te molesta con su humo, no te sientas tranquilamente y lo toleres. O muévete o pídeles que lo apaguen.

5 Practicar la seguridad solar

Más de un millón de estadounidenses son diagnosticados con cáncer de piel cada año. Hoy en día, es el tipo de cáncer más común entre hombres y mujeres, y representa aproximadamente la mitad de todos los diagnósticos de cáncer.

El primer paso para prevenir el cáncer de piel es evitar la exposición a rayos ultravioleta (UV). Podemos hacerlo usando protector solar, evitando el sol del mediodía, usando ropa protectora cuando esté al aire libre, y manteniéndonos lejos de las camas solares.
También es importante recordar que los cánceres de piel pueden desarrollarse en partes del cuerpo que nunca ven la luz solar. Si tiene muchos lunares, vigílelos y aprenda las reglas de ABCDE para detectar mejor los signos de desarrollo de tumores malignos.

Finalmente, aunque el protector solar es imprescindible, aún no se ha demostrado que reduzca el riesgo de melanoma, la forma más letal de cáncer de piel. Por lo tanto, evitar la luz solar directa tanto como sea posible sigue siendo, y siempre será, el mejor curso de acción.

6 Limite su ingesta de alcohol

Puede ser de poca sorpresa para cualquier persona que beber excesivamente aumenta su riesgo de cáncer. Numerosos estudios han demostrado que los hombres que consumen tan poco como dos bebidas por día y las mujeres que consumen tan poco como uno tienen una posibilidad mucho mayor de desarrollar carcinoma hepatocelular y una gran cantidad de otros cánceres.

De hecho, por cada 10 gramos de alcohol que se consumen diariamente, el riesgo de cáncer colorrectal aumenta en un siete por ciento. El riesgo de cáncer de mama es aún mayor, con los mismos 10 gramos de alcohol que corresponden a un aumento de hasta 12 por ciento.

Entonces, reduzca si puede y busque tratamiento para el alcohol si no puede parar. Las opciones de tratamiento varían, pero muchas se ofrecen gratis para aquellos que buscan rehabilitación o apoyo.

7 Conozca su historial médico familiar

Aunque un historial familiar de cáncer es uno de esos factores de riesgo que no puede cambiar, puede ayudarnos a tomar mejores decisiones cuando se trata de evitar el cáncer. La mayoría de nosotros sabe, por ejemplo, que ciertos genes pueden predisponer a una persona al cáncer de mama. El aumento de la evidencia ahora sugiere que otros cánceres (como el melanoma) pronto también podrían detectarse mediante pruebas genéticas.

Cuando se reúna con un médico, tómese el tiempo para construir un historial familiar completo, incluidos los cánceres o enfermedades que un pariente pueda haber tenido. Al hacerlo, usted y su médico pueden formular una estrategia para abordar los factores que puede controlar con el objetivo de reducir su riesgo personal de cáncer.

8 Práctica de sexo seguro

Sabemos desde hace tiempo que ciertos virus pueden causar cáncer. El virus de Epstein-Barr, por ejemplo, ha sido implicado por mucho tiempo en casi la mitad de todos los diagnósticos de la enfermedad de Hodgkin, así como en varios tipos de leucemias y linfomas.

Una de las mayores amenazas hoy, sin embargo, es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) llamada virus del papiloma humano (VPH), una infección viral responsable de casi todos los casos de cáncer de cuello uterino. También se cree que el VPH es responsable de otros tipos de cáncer, incluidos:

72% de cánceres de cabeza y cuello

  • 91% de cánceres anales
  • 63% de cánceres de pene
  • 69% de cánceres de vulva
  • 75% de cánceres vaginales
  • Practicar sexo seguro puede reducir significativamente el riesgo de cáncer al evitar la exposición al virus. El uso constante del condón, ya sea para el sexo vaginal, anal u oral, todavía se considera uno de los mejores medios para prevenir las ETS, como el VPH y el VIH.

Ciertas personas también pueden reducir el riesgo al obtener la vacuna contra el VPH. En la actualidad, se recomienda la inmunización para todos los niños de entre 10 y 12 años. Las personas de hasta 26 años de edad también pueden vacunarse, especialmente si corren un alto riesgo de infección. C 9Compruebe su casa en busca de radón

La exposición al radón en los hogares es algo que a menudo no pensamos, aunque es la segunda causa de muerte por cáncer en los EE. UU. Y la causa número uno de cáncer de pulmón entre los no fumadores (contabilidad para 23,000 muertes cada año).

El radón es un gas incoloro e inodoro que se libera de la descomposición normal del uranio. Se ha encontrado en los 50 estados y en todo el mundo y puede afectar no solo el aire que respiramos sino también el agua que bebemos.

Para evitar los efectos nocivos de la exposición al radón, compre un kit de prueba de radón por alrededor de $ 10 en su ferretería más cercana. Si los niveles son altos, las tecnologías de mitigación del radón pueden normalizar los niveles donde son inofensivos y es menos probable que contribuyan al desarrollo del cáncer.

10Saber a qué se lo está exponiendo

Los productos químicos en su hogar y lugar de trabajo pueden aumentar significativamente su riesgo de desarrollar muchos tipos de cáncer. Un estudio, de hecho, encontró que no menos de 216 productos químicos que se encuentran en los productos cotidianos, desde cosméticos hasta productos de limpieza, estaban relacionados con el riesgo de cáncer en los animales.

Tómese siempre el tiempo para leer las etiquetas cuando elija productos, ya sea en el hogar o en el trabajo. Practique una buena ventilación y use guantes cuando trabaje con productos químicos o limpiadores agresivos. Aprenda a reconocer el símbolo de peligro carcinógeno en las etiquetas de los productos también.

Cuando esté en el trabajo, no tema preguntar a qué sustancias químicas está expuesto en el transcurso de su empleo. No es solo su prerrogativa, es su derecho legal. Lea las Hojas de Seguridad de Datos de Materiales (MDSS) que su empleador debe mantener y comuníquese con la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) si tiene alguna pregunta o inquietud.

Like this post? Please share to your friends: