¿Qué es la intubación y por qué se hace?

¿Qué es la intubación y por qué se hace?

La intubación es el proceso de inserción de un tubo, llamado tubo endotraqueal (ET), a través de la boca y luego en las vías respiratorias. Esto se hace para que un paciente pueda ser conectado a un ventilador para ayudar con la respiración durante la anestesia, la sedación o una enfermedad grave. Luego, el tubo se conecta a un ventilador que empuja el aire hacia los pulmones para administrar una respiración al paciente.

Este proceso se realiza porque el paciente no puede mantener sus vías respiratorias, no puede respirar por sí mismo sin ayuda, o ambos. Esto puede deberse a que se les está administrando anestesia y no podrán respirar por sí mismos durante la cirugía, o pueden estar demasiado enfermos o lesionados para proporcionar suficiente oxígeno al cuerpo sin ayuda.

Cómo se realiza la intubación

Antes de la intubación, el paciente generalmente está sedado o no consciente debido a una enfermedad o lesión, lo que permite que la boca y las vías respiratorias se relajen. El paciente generalmente está acostado boca arriba y la persona que lo inserta está parada en la cabecera de la cama, mirando los pies del paciente. La boca del paciente se abre suavemente y con un instrumento iluminado para mantener la lengua fuera del camino y para iluminar la garganta, el tubo se guía suavemente hacia la garganta y se avanza hacia las vías respiratorias.

Hay un pequeño globo alrededor del tubo que está inflado para mantener el tubo en su lugar y evitar que el aire se escape.

Una vez que se infla este globo, el tubo se coloca de forma segura en la vía aérea y se ata o se coloca con cinta adhesiva en su lugar en la boca.

La ubicación exitosa se verifica primero al escuchar los pulmones con un estetoscopio y, a menudo, se verifica con una radiografía de tórax. En el campo, como cuando se activa el 911 y los paramédicos colocan un tubo de respiración, se usa un dispositivo especial que cambia de color cuando el tubo se coloca correctamente.

Riesgos de la intubación

Aunque la mayoría de las cirugías tienen un riesgo muy bajo, y la intubación es igualmente de bajo riesgo, existen algunos problemas potenciales que pueden surgir particularmente cuando un paciente debe permanecer conectado al respirador durante un período prolongado. Los riesgos comunes incluyen:

  1. Trauma en los dientes, la boca, la lengua y / o la laringe
  2. Intubación accidental en el esófago (tubo de alimento) en lugar de la tráquea (tubo de aire)
  3. Trauma en la tráquea
  4. Sangrado
  5. Incapacidad para destetarse del ventilador, que requiere traqueotomía.
  6. Aspirar (inhalar) vómitos, saliva u otros fluidos mientras está intubado
  7. Neumonía, si ocurre aspiración
  8. Dolor de garganta
  9. Ronquera
  10. Erosión de tejidos blandos (con intubación prolongada)

El equipo médico evaluará y será consciente de estos riesgos potenciales, y lo hará lo que pueden para abordarlos.

¿Qué es la intubación nasal?

En algunos casos, si la boca o la garganta está siendo operada o ha sido lesionada, el tubo de respiración se pasa por la nariz en lugar de la boca, lo que se conoce como intubación nasal. El tubo nasotraqueal (NT) se introduce en la nariz, por la parte posterior de la garganta y en la vía aérea superior. Esto se hace para mantener la boca vacía y permitir que se realice la cirugía.

Este tipo de intubación es menos común, ya que por lo general es más fácil intubar usando una abertura de boca más grande, y porque simplemente no es necesario para la mayoría de los procedimientos.

¿Cuándo es necesaria la intubación?

Se requiere intubación cuando se administra anestesia general. Las drogas de anestesia paralizan los músculos del cuerpo, incluido el diafragma, lo que hace que sea imposible respirar sin un ventilador.

La mayoría de los pacientes son extubados, lo que significa que se retira el tubo de respiración, inmediatamente después de la cirugía. Si el paciente está muy enfermo o tiene dificultad para respirar por sí mismo, puede permanecer conectado al ventilador durante un período de tiempo más prolongado.

Después de la mayoría del procedimiento, se administra un medicamento para revertir los efectos de la anestesia, lo que permite que el paciente se despierte rápidamente y comience a respirar por sí mismo.

Para algunos procedimientos, como los procedimientos de corazón abierto, el paciente no recibe el medicamento para revertir la anestesia y se despierta lentamente por sí mismo. Estos pacientes deberán permanecer en el respirador hasta que estén lo suficientemente despiertos como para proteger sus vías respiratorias y respirar por sí mismos.

La intubación también se realiza por insuficiencia respiratoria. Hay muchas razones por las cuales un paciente puede estar demasiado enfermo para respirar por sí solo. Pueden tener una lesión en los pulmones, pueden tener una neumonía grave o un problema respiratorio como la EPOC. Si un paciente no puede absorber suficiente oxígeno por sí solo, puede necesitar un respirador hasta que vuelva a ser lo suficientemente fuerte como para respirar sin ayuda.

Pediatría e intubación

El proceso de intubación es igual para adultos y niños, aparte del tamaño del equipo que se usa durante el proceso. Un niño pequeño requiere un tubo mucho más pequeño que un adulto, y colocar el tubo puede requerir un mayor grado de precisión porque las vías respiratorias son mucho más pequeñas. En algunos casos, se utiliza un endoscopio de fibra óptica, una herramienta que permite a la persona colocar el tubo de respiración para observar el proceso en un monitor, para facilitar la intubación.

Si bien el proceso real de colocar el tubo es esencialmente el mismo, preparar a un niño para la cirugía es muy diferente de lo que es para los adultos. Si bien un adulto puede tener preguntas sobre la cobertura de seguro, riesgos, beneficios y tiempos de recuperación, un niño requerirá una explicación diferente del proceso que va a ocurrir. La tranquilidad es necesaria, y la preparación emocional para la cirugía variará dependiendo de la edad del paciente.

Alimentación durante la intubación

Un paciente que estará conectado al ventilador para un procedimiento y luego extubado cuando se complete el procedimiento no requerirá alimentación, pero puede recibir líquidos por vía intravenosa. Si se espera que un paciente dependa del ventilador durante dos o más días, la alimentación generalmente se iniciará uno o dos días después de la intubación.

No es posible tomar alimentos o líquidos por vía oral mientras está intubado, al menos no de la manera en que generalmente se hace tomando una mordida, masticando y luego tragando.

Para que los alimentos, los medicamentos y los fluidos se puedan tomar con la boca de forma segura, se inserta un tubo en la garganta y dentro del estómago. Este tubo se llama orogástrico (OG) cuando se inserta en la boca, o una sonda nasogástrica (NG) cuando se inserta en la nariz y hacia abajo en la garganta. La medicación, los líquidos y la alimentación por sonda se empujan a través del tubo hacia el estómago con una jeringa grande o una bomba.

Para otros pacientes, se deben administrar alimentos, líquidos y medicamentos por vía intravenosa. La alimentación IV, llamada TPA o nutrición parenteral total, proporciona nutrición y calorías directamente en el torrente sanguíneo en forma líquida. Este tipo de alimentación generalmente se evita a menos que sea absolutamente necesario, ya que los alimentos se absorben mejor a través de los intestinos.

Extracción del tubo de respiración

El tubo es mucho más fácil de quitar que de colocar. Cuando es hora de quitar el tubo. Los lazos o cinta que lo mantienen en su lugar primero deben ser eliminados. Luego, el globo que sujeta el tubo en la vía respiratoria se desinfla para que el tubo pueda extraerse suavemente. Una vez que el tubo está afuera, el paciente tendrá que hacer el trabajo de respirar por sí mismo.

No intimidar / No reanimar

Algunos pacientes expresan sus deseos mediante una directiva avanzada, un documento que indica claramente sus deseos para su atención médica. Algunos pacientes eligen la opción no intubar, lo que significa que no quieren que se les coloque un ventilador para prolongar su vida. No resucitar significa que el paciente elige no tener RCP.

El paciente tiene el control de esta opción, por lo que puede optar por cambiar temporalmente esta opción para que puedan someterse a una cirugía que requiera un ventilador, pero este es un documento legal vinculante que no puede ser modificado por otros en circunstancias normales.

Una palabra de Verywell

La necesidad de intubarse y colocarse en un ventilador es común con anestesia general, lo que significa que la mayoría de las cirugías requerirán este tipo de cuidado. Si bien es aterrador considerar el uso de un respirador artificial, la mayoría de los pacientes de cirugía están respirando por sí solos minutos después del final de la cirugía. Si le preocupa estar en un respirador para la cirugía, asegúrese de discutir sus inquietudes con su cirujano o la persona que le administra la anestesia.

Like this post? Please share to your friends: