¿Cuáles son los riesgos de la cirugía plástica?

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía plástica?

Muchas personas asumen erróneamente que los procedimientos electivos (opcionales), como la cirugía cosmética, no son tan serios como otros tipos de cirugía. Pero todas las cirugías, incluso los procedimientos dentales simples, presentan la posibilidad de complicaciones graves.

Además de los riesgos generales de la cirugía, siempre existe la posibilidad de que surjan problemas debido a la anestesia.

De alguna manera, la cirugía estética puede ser más desafiante que otras cirugías estándar si el paciente no tolera bien la cirugía. Muchos de estos procedimientos se realizan en centros quirúrgicos o en un quirófano en el consultorio del médico. Para la mayoría de los pacientes, esto no es una preocupación seria. Para el paciente que se enferma gravemente durante la cirugía, estar en un centro con una UCI y contar con amplios recursos para el paciente muy enfermo puede marcar una gran diferencia en el resultado.

Los riesgos de la cirugía plástica incluyen:

Pobre resultado cosmético:

Este puede ser el mayor temor de un paciente de cirugía plástica: un resultado que no solo no mejora la apariencia sino que hace que la apariencia sea peor que antes de la cirugía. Cicatrización:

Uno de los mayores riesgos para lograr un resultado atractivo, la cicatrización no siempre es predecible, pero puede controlarse en la mayoría de los casos. Los pacientes pueden disminuir el riesgo de cicatrices al no fumar, comer bien después de la cirugía y seguir las instrucciones del cirujano durante la recuperación.

Daño nervioso o entumecimiento:

En algunos casos, los nervios pueden dañarse o cortarse durante cualquier procedimiento quirúrgico. El resultado es más obvio, sin embargo, si se trata de un nervio facial. Cuando los nervios se lesionan, el resultado puede ser la incapacidad de hacer expresiones faciales o la caída de los ojos (ptosis) o la boca.

Infección:

Todas las cirugías conllevan un riesgo de infección. El cuidado adecuado de las heridas y el lavado frecuente de las manos pueden minimizar o prevenir una infección. Hematoma:

Un hematoma es una acumulación de sangre fuera de un vaso sanguíneo. Un hematoma puede desarrollarse después de la cirugía; esto típicamente produce un área hinchada y con moretones en apariencia, con un bolsillo de sangre debajo. En algunos casos, esto es menor, pero un hematoma puede ser lo suficientemente grande como para causar dolor e incluso disminuir el flujo sanguíneo a través del área. En el caso de un hematoma grande, el cirujano puede optar por extraer parte de la sangre recolectada con una jeringa u otro método similar. Necrosis:

La muerte tisular puede ser causada por una cirugía o por problemas que surgen después del procedimiento. En la mayoría de los casos, la necrosis es leve o está completamente ausente, y la cicatrización normal de la herida elimina cualquier tejido muerto del área de la incisión. Sangrado:

Al igual que con cualquier procedimiento quirúrgico, el sangrado puede ocurrir y ocurrirá. El sangrado se convierte en un problema cuando es excesivo o continúa después de que la herida se haya curado. El sangrado postoperatorio puede ser una señal de que el paciente está demasiado activo demasiado pronto después del procedimiento. Muerte:

Toda cirugía tiene riesgo de muerte. Si bien ese riesgo puede ser menor al uno por ciento, es posible que la muerte ocurra durante la cirugía más leve. En muchos casos, esto se debe a una reacción a la anestesia. Seroma:

Un seroma es similar a un hematoma: es una acumulación de líquido linfático alrededor del sitio de la lesión. En un seroma, el líquido claro se acumula en un bolsillo cerca del sitio quirúrgico. Si se acumula una gran cantidad de líquido, el cirujano puede optar por reducir el bolsillo extrayendo fluido con una jeringa. Los seromas son comunes con procedimientos cosméticos más invasivos, como una abdominoplastia. Coágulos de sangre:

Un coágulo de sangre es un riesgo común de muchos procedimientos, no solo cirugías estéticas. El tipo más común es una trombosis venosa profunda (TVP), un coágulo que se desarrolla en la pierna. La mayoría de las DVT requieren atención médica, pero no ponen en peligro la vida a menos que el coágulo comience a moverse a través de las venas hacia el corazón y los pulmones. Un coágulo que se mueve a los pulmones es una emergencia médica y debe tratarse de inmediato.

Problemas de anestesia:

La mayoría de los pacientes tolera la anestesia sin dificultad; sin embargo, las complicaciones relacionadas con la anestesia son la principal causa de muerte por cirugía estética. El riesgo es muy leve, pero existe, por lo que incluso los procedimientos electivos deben tomarse en serio. Reducir el riesgo de la cirugía estética

Como cualquier cirugía, el paciente tiene la capacidad de reducir el riesgo de complicaciones. La mejor manera de reducir el riesgo de un mal resultado es elegir al cirujano que realiza el procedimiento de forma inteligente. Los cambios en el estilo de vida, como dejar de fumar, son extremadamente importantes antes de la cirugía, ya que los no fumadores sanan más rápido y tienen menos cicatrices. Algunos cirujanos plásticos no realizarán cirugía en fumadores actuales porque el resultado final puede no ser tan bueno. Además, comer una dieta saludable antes y después del procedimiento puede acelerar la curación y mejorar el cierre de la herida, lo que también minimiza la cicatrización.

Like this post? Please share to your friends: