Cómo se trata la rabia

Los casos humanos de rabia son muy raros en los Estados Unidos, con solo 23 casos reportados de 2008 a 2017. Aún así, es importante entender el protocolo de tratamiento para la rabia, una infección viral letal que desencadena inflamación del cerebro y la médula espinal. Como señala la Organización Mundial de la Salud (OMS), un tratamiento efectivo poco después de la exposición a la rabia puede prevenir la aparición de los síntomas y, en última instancia, salvarle la vida.

Si un animal te muerde, busca atención médica de inmediato. El médico brindará cuidado de heridas y prescribirá medicamentos si existe riesgo de infección.

Cuidado de heridas

Acción rápida es esencial cuando se trata de tratar la rabia. Además de buscar atención médica inmediatamente después de una mordedura de animal (especialmente de un murciélago, zorro o zorrillo), la herida debe limpiarse de inmediato y minuciosamente.

Para los primeros auxilios después de la mordida, la OMS recomienda enjuagar y lavar la herida por un mínimo de 15 minutos. Esta limpieza debe incluir el uso de agua y jabón, detergente y / o una solución de povidona yodada.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la investigación en animales ha demostrado que la limpieza minuciosa de heridas por sí sola puede reducir significativamente la probabilidad de desarrollar rabia. Sin embargo, una vez que aparecen los síntomas, la muerte por insuficiencia respiratoria generalmente ocurre dentro de los siete días, incluso si se administra el tratamiento.

Cabe señalar que la infección por murciélagos es ahora la fuente más común de muertes humanas relacionadas con la rabia en los Estados Unidos. El virus de la rabia también puede diseminarse por animales como zorros, zorrillos y mapaches. En todo el mundo, el 99 por ciento de los casos de rabia humana son el resultado de la transmisión del virus por perros domésticos.

Tenga en cuenta que, independientemente del riesgo de la rabia, las mordeduras de animales pueden causar daños graves cuando la herida es grave. Por ejemplo, las picaduras pueden provocar una infección local y / o sistémica, así como laceración de los nervios o tendones. Por lo tanto, siempre es importante buscar tratamiento médico después de sufrir cualquier tipo de mordida de un animal. Pro Profilaxis posterior a la exposición

La profilaxis posterior a la exposición (PEP) es la única estrategia de tratamiento conocida para prevenir las muertes relacionadas con la rabia. Este tratamiento incluye lavado extenso y tratamiento local de la herida seguido por un curso de una vacuna contra la rabia potente y efectiva.

Cuando se administra a tiempo, la PPE puede evitar que el virus de la rabia ingrese al sistema nervioso central y, a su vez, prevenir el inicio de los síntomas de la rabia. Hasta la fecha, nadie en los Estados Unidos ha desarrollado la rabia cuando se le administró la vacuna de manera rápida y adecuada, de acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud.

Además de la PEP, su médico puede recetarle antibióticos. Es posible que necesite una vacuna contra el tétanos según la fecha de su última vacuna contra el tétanos.

La vacuna contra la rabia

Como todas las vacunas, las vacunas contra la rabia contienen una forma debilitada del virus que es incapaz de causar enfermedades o reproducirse. En respuesta a la vacuna, su cuerpo produce anticuerpos que atacan y matan el virus de la rabia.

Debido a que todas las vacunas contra la rabia humana están inactivadas, es imposible desarrollar la rabia después de recibir la vacuna. Cada vacuna se somete a una serie de rigurosas pruebas de control de calidad, que incluyen pruebas de potencia, toxicidad, seguridad y esterilidad.

Dosis

Normalmente se administra en un programa establecido de cinco dosis en el transcurso de 28 días (comenzando el día de la exposición), la vacuna contra la rabia se administra por inyección. Además, la mayoría de las personas también reciben un tratamiento llamado inmunoglobulina antirrábica humana (HRIG) a menos que hayan sido previamente vacunados o que estén recibiendo vacunas contra la rabia antes de la exposición. También administrado por inyección, HRIG se administra el día en que ocurrió la mordedura del animal.

Efectos secundarios

Aunque las reacciones adversas a la vacuna contra la rabia y la HRIG no son comunes, pueden desencadenar ciertas reacciones menores en el sitio de la inyección. Estos incluyen:

Dolor

  • Enrojecimiento
  • Hinchazón
  • Picazón
  • En casos raros, los pacientes pueden experimentar síntomas como dolor de cabeza, náuseas, dolor abdominal, dolores musculares y mareos.

Antes de recibir la vacuna contra la rabia, informe a su médico si alguna vez ha tenido una reacción alérgica grave a una dosis de la vacuna contra la rabia. También debe informar a su médico si tiene alergias graves o si tiene un sistema inmunitario debilitado debido a una enfermedad crónica o al uso de ciertos medicamentos (como esteroides).

Like this post? Please share to your friends: