Cómo explorar opciones no quirúrgicas

Cómo explorar opciones no quirúrgicas

Cree que puede necesitar cirugía. Quizás su médico de familia lo haya derivado a un cirujano o le haya sugerido que se someta a una cirugía. Tal vez un amigo tenía la misma afección que tú y tuvo que someterse a una cirugía, por lo que tienes miedo de que tú también lo hagas. No suponga que necesita cirugía; Es posible que pueda recuperar su buena salud sin un procedimiento invasivo.

Hay situaciones donde la cirugía es casi imposible de evitar.

Si su apéndice está inflamado y a punto de romperse, la cirugía es el único tratamiento. Lo mismo es cierto para huesos rotos y emergencias médicas.

Fuera de las emergencias, la mayoría de los pacientes se benefician al comenzar con los tratamientos menos invasivos y solo tener cirugía como último recurso. Un ejemplo sería una lesión en el hombro, el tratamiento menos invasivo sería medicamentos antiinflamatorios y analgésicos, luego terapia física / ocupacional con cirugía como último recurso.

Reunirse con un cirujano

Si su cirujano recomienda una cirugía para su condición, asegúrese de preguntar qué tratamientos están disponibles además de la cirugía. En algunos casos, la respuesta honesta es que no hay otros tratamientos. No hay medicamentos que reparen una hernia, de la misma manera que no hay ningún ejercicio que un terapeuta físico pueda enseñar que arreglará una pierna fracturada.

Busque una segunda opinión

Si le preocupa que su cirujano original estuviera demasiado enfocado en la cirugía o no haya brindado alternativas, tal vez desee una segunda opinión.

El segundo cirujano puede estar de acuerdo con la evaluación inicial y recomendar la cirugía. Sin embargo, puede haber alternativas presentadas que hagan que valga la pena su tiempo y energía para buscar tratamientos alternativos.

Considere tratamientos menos invasivos

Investigue los tratamientos que pueden funcionar tan bien como la cirugía, pero que no requieren hospitalización.

Un ejemplo de esto sería un stent coronario, un dispositivo que abre las arterias bloqueadas cerca del corazón. Los stents, como la cirugía de derivación cardíaca, son efectivos en el tratamiento de algunos pacientes con enfermedad arterial coronaria. Para los pacientes que son candidatos para stents, el procedimiento menos complicado puede ser una buena alternativa.

No todas las cirugías tienen una contraparte menos invasiva, pero muchas lo hacen. Además, muchas cirugías que alguna vez requirieron incisiones grandes, tiempos de cicatrización prolongados o días de recuperación en un hospital ahora se realizan con técnicas más avanzadas que permiten que se realicen en forma ambulatoria.

Terapia con medicamentos

En algunos casos, la terapia con medicamentos puede ser muy efectiva para el tratamiento del dolor y la inflamación. Los AINE o medicamentos antiinflamatorios como el ibuprofeno pueden reducir la hinchazón y permitir la cicatrización. También se pueden recetar medicamentos para el dolor para la reducción del dolor.

Terapia física u ocupacional

Con este tipo de terapias, los ejercicios especialmente dirigidos se usan para fortalecer los músculos, reconstruir la fuerza y ​​recuperar la movilidad. Un paciente con dolor de espalda puede usar una combinación de analgésicos y terapia física para desarrollar fuerza y ​​flexibilidad y recuperar el uso completo de su espalda y evitar la cirugía.

La terapia ocupacional usa las mismas técnicas junto con ejercicios específicamente diseñados para ayudar a las personas con las tareas que realizan en el trabajo y en el hogar.

Por ejemplo, un paciente con una lesión en el hombro cuyo trabajo requiere levantar objetos pesados ​​podría reunirse con un terapeuta ocupacional para recuperar la capacidad de levantar cajas. La terapia también incluiría nuevas técnicas para que sea posible trabajar sin volver a lesionar el hombro.

Cambios en la dieta y el estilo de vida

Su médico puede decirle que puede evitar la cirugía con cambios serios en la dieta y el estilo de vida. Él puede sugerir una dieta baja en grasas, una dieta baja en colesterol o cualquier cantidad de cambios en la nutrición. Los cambios importantes en la dieta pueden producir muchos resultados positivos.

La nutrición adecuada puede reducir el azúcar en la sangre, la presión arterial, mejorar la enfermedad arterial coronaria y disminuir la carga de trabajo de los órganos.

Una visita con un nutricionista puede ser necesaria para explorar los cambios de dieta necesarios. En algunos casos, la dieta puede eliminar por completo la necesidad de cirugía.

El ejercicio, si su médico lo recomienda, puede producir tantos resultados beneficiosos. Asegúrese de no exagerar y asegúrese de que su médico diga que es seguro. El ejercicio no tiene que ser extenuante para ser beneficioso. Los aeróbicos en el agua, caminar y otras formas de ejercicio de bajo impacto pueden tener enormes beneficios sin causar un estrés adicional en el cuerpo.

Es posible que necesite cirugía

Habrá situaciones donde los medicamentos, la fisioterapia y los cambios en el estilo de vida no cambien su nivel de dolor ni reparen su problema. Si le dio una oportunidad a las terapias no quirúrgicas sin éxito, puede ser hora de considerar la cirugía.

Su calidad de vida es una excelente guía para decidir si someterse o no a cirugía. El dolor puede ser una buena indicación de si procede o no. Si tiene dolor diario que se aliviaría permanentemente mediante cirugía, su calidad de vida general mejoraría enormemente. Si actualmente no puede participar en sus actividades favoritas, pero podría hacerlo después de la cirugía, tener el procedimiento se convierte en una opción más atractiva.

¿Cirugía ahora o cirugía más tarde?

En algunos casos, la cirugía se puede retrasar pero sigue siendo necesaria a largo plazo. Un ejemplo sería un procedimiento de reemplazo de rodilla que no es absolutamente necesario hoy en día, pero será necesario en cinco a diez años. Los medicamentos pueden aliviar el dolor ahora, permitiendo que la cirugía se posponga por algunos años, pero no indefinidamente.

Retrasar la cirugía puede o no ser un buen plan. Si tiene setenta años y está en buen estado de salud, sus posibilidades de tener una cirugía y recuperación exitosas serán mejores ahora de lo que serán cuando tenga ochenta años, incluso si continúa gozando de buena salud. Cuanto mayor es el paciente, mayor es el riesgo con cualquier cirugía, independientemente del tipo.

Hay muchas razones por las que un individuo podría querer retrasar la cirugía temporalmente. Pueden estar cambiando de trabajo y planes de seguro, o pueden tener un evento importante en las próximas semanas que hará que la recuperación sea más difícil. Cualquiera que sea el motivo, hable con su cirujano sobre la demora y si le causará más daño que beneficio.

Like this post? Please share to your friends: