Retener o retirar medidas para mantener la vida

Retener o retirar medidas para mantener la vida

Lo escucha en las noticias, probablemente conozca a alguien que tuvo que enfrentarlo, o podría enfrentarlo usted mismo. La decisión de cuándo retirar el soporte vital o si comenzarlo es pegajoso, confuso y con términos confusos y emociones fuertes. Un caso notable en los medios fue el de Terry Schiavo en 2005. Su caso se refería a si su marido podía decidir interrumpir su alimentación artificial.

Dio lugar a un debate nacional. Aunque su caso fue muy prominente en las noticias, no es el único caso similar en los Estados Unidos. Las personas se enfrentan a la decisión de suspender o retirar el soporte vital todos los días.

El tratamiento para mantener la vida, también conocido como soporte vital, es cualquier tratamiento destinado a prolongar la vida sin curar o revertir la afección médica subyacente. Esto puede incluir ventilación mecánica, nutrición o hidratación artificial, diálisis renal, quimioterapia y antibióticos.

Calidad vs cantidad de vida

Los avances en medicina y tecnología están ayudando a las personas a vivir más tiempo. Estos avances en tecnología médica no solo ayudan a las personas a vivir más, sino que ayudan a prolongar la vida de las personas que no pueden mantener la vida por sí mismas. Esto plantea el debate sobre calidad vs. Cantidad de vida. Las preguntas éticas incluyen:

  • ¿Estamos ayudando a las personas a vivir más tiempo a expensas de su comodidad y dignidad?
  • Si no usamos medios artificiales para mantener la vida, ¿les estamos negando la posibilidad de vivir más tiempo o recuperar plenamente?
  • ¿Qué pasa si ocurre un milagro mientras están en soporte vital y están curados?
  • ¿Qué pasa si los quitamos del soporte vital y encuentran una cura poco después de que mueren?

¿Quién puede tomar decisiones de soporte vital?

El Código de Ética Médica de la Asociación Médica Americana establece que un paciente adulto competente puede, por adelantado, formular y proporcionar un consentimiento válido para suspender y retirar los sistemas de soporte vital en el caso de que una lesión o enfermedad haga que ese individuo sea incompetente para tomar esa decisión . Esta decisión generalmente se toma en forma de una Directiva de atención médica avanzada o un Testamento vital.

En el mismo documento, un paciente puede designar a un sustituto para tomar la decisión por él si no puede. Si no se hace una directiva anticipada y no se designa a un sustituto, la decisión de retener o retirar el soporte vital corresponde al pariente más cercano, de acuerdo con la ley estatal.

Cómo tomar una decisión

Si usted o alguien que ama enfrenta a esta decisión, lo más importante que puede hacer es evaluar sus propios objetivos y los deseos conocidos, si los hubiera, del paciente. Reúna toda la información que pueda sobre los tipos de medidas de soporte de vida que el paciente requiere, incluidos los beneficios y riesgos de cada uno. Revise el formulario de Directiva de atención médica avanzada, Testamento vital o Intensidad de atención preferida del paciente si se encuentran en un hogar de convalecencia. Si usted es el sustituto de atención médica designado, es de esperar que haya tenido una conversación sobre los deseos del paciente.

Si no hay un documento legal para referirse y no ha tenido conversaciones con el paciente acerca de los tratamientos para mantener la vida, la decisión puede ser más difícil de tomar. Por lo general, recomiendo reunir a todos los parientes cercanos y tal vez amigos muy cercanos para discutir lo que el paciente hubiera querido. Cada persona tendrá sus propias experiencias únicas con el paciente para dibujar.

Lo mejor es que todos los seres queridos del paciente puedan acordar si suspender o retirar el soporte vital. Si no se puede tomar una decisión unánime, puede ser útil intentar la mediación. Un trabajador social o capellán a menudo puede ayudar a mediar en situaciones difíciles como estas. En última instancia, la decisión recaerá sobre el sustituto designado o predeterminado, pero si todos los seres queridos del paciente pueden participar en el proceso de toma de decisiones, puede ayudar a fomentar relaciones más cercanas y evitar el resentimiento (y los pleitos).

Después de que se toma la decisión

La decisión de retener o retirar el soporte vital es difícil de tomar.

Recomiendo obtener apoyo emocional durante y especialmente después de tomar la decisión. Tomar una decisión informada, teniendo en cuenta los beneficios, los riesgos y lo que usted siente que el paciente hubiera querido para sí mismo, puede causar sentimientos de culpa e incertidumbre. Hable con un consejero profesional, un miembro del clero o incluso un buen amigo para expresar abiertamente esos sentimientos y comenzar a lidiar con ellos. Verifique con su agencia local de cuidados paliativos para encontrar grupos de apoyo de personas que han pasado o están pasando por lo mismo. Y, por último, date un respiro. Solo puedes tomar la decisión que consideres mejor en ese momento.

Like this post? Please share to your friends: