¿Qué es la equidad en salud y cómo lo hacemos?

En 2010, el gobierno de los EE. UU. Definió la definición de equidad en salud como el logro del más alto nivel de salud para todas las personas. Esto significa que todos, independientemente de su raza, condición socioeconómica, geografía o circunstancia, tiene la misma posibilidad de vivir una vida sana. Es un objetivo elevado, y para lograrlo se requerirán algunos cambios bastante grandes en todos los niveles, desde los individuos hasta la sociedad en general.

Qué es

La frase equidad en la salud a menudo se presenta en el contexto de la reducción de las disparidades de salud, es decir, brechas específicas en la salud entre poblaciones que están específicamente relacionadas con desventajas socioeconómicas o ambientales.

Por ejemplo, las personas de raza negra en los Estados Unidos tienen una mayor probabilidad de morir por cáncer que cualquier otra raza o grupo étnico. Las personas de bajos ingresos y las minorías raciales tienen menos probabilidades de tener seguro de salud. Y cuando tienen acceso a tratamiento médico, en muchos casos reciben una atención inferior en comparación con sus contrapartes blancos. La reducción de las disparidades de salud es un paso importante para lograr la equidad en salud.

Los esfuerzos para reducir o eliminar estas disparidades se han enfocado abrumadoramente en la prevención o el tratamiento de enfermedades. Pero como muchos médicos y profesionales de la salud pública se apresuran a señalar, no estar enfermo no es lo mismo que estar sano. Hay una gran variedad de factores en juego cuando hablamos de salud: dieta, nivel de actividad, presión arterial, etc.

Si usted tiene una infección o una determinada afección médica, solo es una parte del rompecabezas.

Lograr equidad en la salud, por lo tanto, no es solo controlar o eliminar enfermedades. Se trata de ver qué impide que algunas personas logren una salud óptima en general.

La equidad en salud tampoco es lo mismo que la igualdad de salud.

No es suficiente para asegurarse de que todos tengan exactamente las mismas oportunidades; deberían tener las oportunidades que sean apropiadas para su situación. Por ejemplo, si les dieras a todos en la habitación un par de zapatos del tamaño 10, sería igual ya que todos obtendrían exactamente lo mismo, ni más ni menos, pero no sería equitativo porque no todos usan talla 10. Algunas personas ahora tendrán una ventaja porque los zapatos se ajustan mejor, mientras que otros no están mejor que antes. Hubiera sido más equitativo para todos obtener un par de zapatos de un tamaño adecuado.

Por qué es importante

Ser saludable depende en gran medida de muchos comportamientos individuales, como su dieta y sus hábitos de ejercicio, ya sea que fume o consuma drogas, o con qué rapidez puede abordar los problemas médicos antes de que se agraven. Asumir la responsabilidad personal de mantener y mejorar su salud es importante, pero lo que elegimos hacer por nuestra salud depende de las opciones disponibles para nosotros.

Si vive en un vecindario con aceras rotas, sin parques y con mucho tráfico de vehículos, salir afuera para hacer ejercicio podría no ser una opción viable. Del mismo modo, si los únicos lugares para comprar alimentos en su área ofrecen alimentos procesados ​​de baja calidad y opciones costosas pero limitadas para productos frescos, será difícil comer una dieta saludable.

Un viejo adagio entre los profesionales de la salud pública es: si desea que las personas tomen decisiones saludables, debe hacer de la elección correcta la opción más fácil. Pero para algunas poblaciones en los Estados Unidos, la opción correcta ni siquiera está disponible, mucho menos fácil. Equidad en salud significa eliminar o reducir las barreras o prejuicios intensos, pero evitables e innecesarios, que impiden a las personas aprovechar las oportunidades para mejorar su salud y la de sus familias.

No es solo una cuestión de justicia social. Las desigualdades en salud y cuidado de la salud son costosas. Según una estimación, casi un tercio de los costos médicos directos para negros, hispanos y asiáticoamericanos se debieron a desigualdades en salud, y los costos combinados asociados con estas disparidades (incluida la muerte prematura) se estimaron en $ 1,24 billones entre 2003 y 2006.

Esto es especialmente relevante cuando se trata de brechas de salud en los niños. Si todos los niños tenían las mismas posibilidades de obtener resultados de salud que los niños ricos, la prevalencia de ciertas afecciones, como el bajo peso al nacer o las lesiones no intencionales, disminuiría en un 60% a 70%. Los niños poco saludables a menudo crecen y se convierten en adultos no saludables, lo que resulta en un círculo vicioso que se entrelaza no solo con la salud física de las familias, sino también con su salud mental y financiera. Lograr la equidad en la salud en la primera infancia, especialmente, podría tener profundas repercusiones en toda la sociedad, incluida la posibilidad de reducir la cantidad gastada en atención médica en los Estados Unidos e impulsar la economía en general.

Lograr equidad en salud

Para alcanzar la equidad en salud, Estados Unidos primero debe valorar equitativamente el bienestar físico de todos. Eso requerirá esfuerzos altamente enfocados, persistentes y continuos para detener las desigualdades evitables en los resultados de salud y el acceso a la atención médica, corregir las injusticias y cerrar las brechas en las disparidades de salud. Es una tarea monumental y requiere esfuerzos a nivel individual, comunitario y nacional.

Muchas organizaciones, asociaciones profesionales y personas han establecido planes para llegar allí, incluidas Healthy People 2020, la Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense de Salud Pública. Si bien estos planes varían ligeramente en términos de lo que debe hacerse y por quién, hay algunos temas comunes en todo.

Identificar las disparidades de salud clave y sus causas principales.

Al igual que con cualquier enfoque de salud pública para un problema, el primer paso es descubrir qué está pasando y por qué. Una estrategia común es hacer la pregunta por qué cinco veces.

Diga, por ejemplo, que se peló la rodilla.

¿Por qué? Porque tropezaste en la acera.

  • ¿Por qué? Porque tu pie se enganchó en una superficie desigual.
  • ¿Por qué? Porque la acera necesita reparación.
  • ¿Por qué? Porque el gobierno local no ha reparado la acera en ese vecindario durante mucho tiempo.
  • ¿Por qué? Porque carece de fondos adecuados para reparar los pasillos dañados en todas las áreas donde se necesita.
  • Podrías ponerte una venda en la rodilla y seguir con tu vida, pero eso no impedirá que otros se despellejen las rodillas. Una solución más permanente e integral sería alentar al gobierno local a recaudar o solicitar un financiamiento más sostenido para cubrir los proyectos de mejora de infraestructura necesarios.

Esto es, por supuesto, una simplificación excesiva, pero demuestra la necesidad de profundizar realmente para descubrir no solo el problema sino las soluciones a largo plazo para solucionarlo. Los problemas de salud de la comunidad tienden a tener causas complejas.

Enfrentar algunas realidades bastante incómodas.

Estados Unidos tiene una historia larga y compleja de favorecer a algunos grupos económicos, raciales y étnicos sobre otros, ya sea a través de leyes y políticas o normas culturales. No todos son tratados por igual. No todos tienen las mismas oportunidades. Y no todos enfrentan los mismos desafíos. Para complicar aún más las cosas, muchos prejuicios son inconscientes, y la discriminación se perpetúa por individuos que a menudo no tienen idea de que lo están haciendo.

Desafortunadamente, esto sucede todo el tiempo en los entornos de atención médica, donde los estudios han demostrado que los proveedores brindan atención de menor calidad y una comunicación más deficiente a los pacientes de minorías en comparación con sus pacientes blancos.

Un paso importante en la curación de estas divisiones es tener una conversación abierta y honesta sobre dónde nosotros, como nación, podríamos hacer mejor para hacer las cosas más equitativas y qué cambios se deben hacer para lograrlo. Esto significa reconocer y comprender la historia de una comunidad determinada, escuchar con la mente abierta a las personas que experimentan inequidades y reconocer cuándo y dónde no podemos brindar a las personas oportunidades equitativas para estar saludables.

Cambiar o promulgar leyes, políticas y programas en todos los niveles de la sociedad para dar a todos la misma posibilidad de ser más saludables.

La Ley de Cuidado de Salud Asequible se aprobó en 2010 y se implementó por completo en 2014 con la esperanza de permitir que más personas obtengan un seguro de salud en los Estados Unidos, y así reducir las disparidades asociadas con el acceso a la atención médica. Si bien ha tenido un camino políticamente desigual, la ley hizo algún progreso para cerrar las brechas. Para 2016, la cantidad de personas sin seguro en los Estados Unidos había disminuido casi a la mitad, lo que ha tenido un gran impacto en grupos previamente desfavorecidos como los negros, los hispanos y los que viven en la pobreza.

De manera similar, programas como Medicaid (para personas que viven en la pobreza y / o con discapacidades) y Medicare (para personas de la tercera edad) ayudan a proporcionar cobertura de seguro de salud a quienes de otro modo no podrían tener acceso a la misma. Si bien el seguro de salud no es más que una pieza del rompecabezas de la equidad en materia de salud, una legislación como esta es un paso importante para ayudar a cerrar las brechas en el acceso.

Un área a menudo ignorada que genera inequidad en salud es la infraestructura. Si un vecindario en particular tiene banquetas rotas, sin parques, alta delincuencia y pocas tiendas con productos frescos, puede ser un desafío para las familias en esa área seguir las recomendaciones diarias de nutrición y ejercicio para mantener un estilo de vida saludable.

Por ejemplo, los desiertos alimentarios (donde las tiendas de abarrotes que venden productos frescos y las opciones de alimentos saludables son escasos o inexistentes) y los pantanos de alimentos (donde las opciones no saludables como la comida rápida están densamente empaquetadas en un área determinada) podrían mitigarse a través de locales intervenciones de nivel como restricciones de zonificación o incentivos gubernamentales o con programas de educación de salud implementados por departamentos de salud locales, escuelas u otras organizaciones.

Construir asociaciones

Dentro de una comunidad. Un paso crucial con cualquier intervención local, comunitaria o nacional es primero asegurarse de que todos los impactados estén incluidos en la discusión. Las personas y organizaciones que tienen un interés personal en un cambio dado -conocidas como partes interesadas – deben participar en el proceso para que cualquier intervención tenga éxito, especialmente si depende del cambio de comportamiento de un grupo determinado.

Hay una parábola de salud pública que dice así: una organización quería cavar un pozo en un pueblo remoto donde las familias tenían que caminar millas todos los días para obtener agua. Entró y cavó el pozo y luego se fue, creyendo que habían resuelto un problema importante. Pero cuando regresaron para ver cómo se había impactado a la aldea, el pozo quedó sin usar y en mal estado. Cuando preguntaron por qué los aldeanos no estaban usando el pozo, descubrieron que a las mujeres del pueblo les gustaba la caminata hasta el río porque era su momento de socializar.

Si bien la organización había pedido permiso a los ancianos del pueblo para construir el pozo, nadie pensó en preguntarles a las mujeres si supuestamente se beneficiarían. La moraleja de la historia es simple: si quieres ayudar a las personas, debes involucrarlas en el proceso. Crear confianza y obtener la aceptación de los involucrados es crucial para el éxito de cualquier esfuerzo de salud pública.

Like this post? Please share to your friends: