5 Claves para tomar decisiones de salud informadas

Todos tendrán que tomar decisiones de atención médica en algún momento de sus vidas, ya sea para ellos, para sus familiares o para ambos. Estas decisiones, aunque difíciles a veces, influirán en todo, desde el bienestar general hasta la calidad de la atención que usted o su familia reciben. Incluso el costo de la atención se ve afectado por sus decisiones. Por estas razones, tomarse el tiempo para tomar la mejor decisión posible es primordial.

Además, las personas que trabajan estrechamente con sus médicos para tomar decisiones de salud son más felices con su cuidado y los resultados que logran. En consecuencia, es importante que participe activamente en todas las decisiones relacionadas con su salud. Estar involucrado activamente asegura que obtenga la atención que desea.

En general, para tomar decisiones sabias de salud debe considerar los siguientes cuatro principios:

  • Los pros y los contras de cada opción
  • Los riesgos de cada opción
  • El costo de cada opción
  • Sus preferencias personales

Aquí se explica cómo abordar mejor cada principio a fondo y tome la mejor decisión posible para usted o para su familiar.

Considere sus opciones

Cuando su médico sugiere una cirugía, un nuevo medicamento, un examen médico o cualquier otro tipo de atención, siempre pregunte por qué. ¿Cuáles son los objetivos del tratamiento de su médico y qué sucederá si decide no seguir su consejo? ¿Hay otras opciones además de lo que él está recomendando?

¿Cuáles son los riesgos involucrados con el procedimiento o los efectos secundarios? ¿Los riesgos superan a los beneficios? ¿Qué tan probable es que esta ruta solucione el problema? ¿Cuánto cuesta cada opción?

Una vez que haya hecho todas sus preguntas, informe a su médico que necesita tiempo para pensar en sus opciones. Programe una cita para reunirse nuevamente.

Luego haz una pequeña investigación por tu cuenta. Obtenga información sobre cada opción utilizando los recursos disponibles para usted de la biblioteca, amigos y sitios web confiables. Solo asegúrate de que la información que recopiles esté basada en una sólida investigación médica. Por lo general, un solo estudio o hechos publicados por una empresa que se beneficiarían de que usted elija su producto no son recursos útiles.

La clave es reunir tanta información como puedas. No es que no confíe en su médico, el objetivo es que comprenda completamente lo que implica su recomendación para que pueda tomar una decisión informada. Tenga en cuenta que la mayoría de los medicamentos tienen efectos secundarios, los exámenes médicos pueden dar resultados falsos y la cirugía casi siempre conlleva algún tipo de riesgo. Tener en cuenta todas sus opciones lo ayudará a usted y a su médico a tomar la decisión adecuada para usted.

Piense en sus valores y metas

Ahora que está equipado con todo lo que necesita saber sobre su condición y sus posibles opciones de tratamiento, es hora de considerar qué es importante para usted. ¿Cómo te sientes acerca de las opciones que te han dado? ¿Hay alguna opción que tenga más sentido para ti que la otra? Idealmente, desea basar su decisión en la opción que probablemente resultará en el resultado que se alinee con sus valores y objetivos.

Una forma de reducir su elección es hacer una lista de los pros y los contras de cada opción. Es posible que desee compartir esta lista con su médico para asegurarse de recordar todo correctamente. También puede completar información adicional que quizás no tenga en su lista.

Para muchas personas que enfrentan decisiones importantes de salud, sus metas y valores son tan importantes como los datos médicos. Determine lo que más le importa e identifique claramente su resultado deseado. Hacerlo ayuda a garantizar que sus decisiones se basen en sus elecciones individuales y no en los objetivos de otra persona.

Tenga en cuenta que es normal que las personas valoren las cosas de manera diferente.

Así que no sienta que tiene que ceder a la presión de los amigos de la familia al tomar una decisión sobre su atención médica. Usted sabe lo que es correcto para usted. Algunas personas están dispuestas a someterse a una cirugía muy arriesgada si cura el problema, mientras que otras personas están más dispuestas a aguantar un poco de dolor si eso significa evitar la cirugía. La clave es elegir la opción que mejor se adapte a sus objetivos. Recuerde que la clave de cualquier decisión sabia sobre la atención médica es evaluar sus valores y objetivos frente a las opciones de tratamiento médico disponibles y elegir en consecuencia.

Pruebe su decisión

Una vez que haya hecho su elección, es útil anotar sus expectativas. Explique cómo ve progresar su tratamiento y qué anticipa que sea el resultado. Luego, comparta este documento con su médico. Pregúntele si sus expectativas son razonables. También puede completar cualquier hueco donde pueda haber información faltante. Él también puede corregir cualquier suposición errónea.

Asegúrese de comprender por completo los efectos secundarios, el dolor, el tiempo de recuperación, el costo y el resultado a largo plazo de la elección que haya realizado. Determine si esta decisión todavía le parece adecuada. Pregúntese si todavía tiene sentido para usted y si esta es la ruta que desea tomar. No te sientas mal si cambias de opinión. Tomar decisiones importantes de salud no siempre es fácil. Tómese su tiempo y haga lo que se sienta bien para usted. Puede explorar varias opciones antes de establecerse finalmente en la que tenga más sentido para su situación.

Desarrolle un plan de acción

Después de que usted y su médico hayan tomado una decisión, descubra qué puede hacer en el camino para asegurarse de que obtendrá el mejor resultado posible. ¿Necesitas seguir una dieta determinada? ¿El ejercicio es una buena idea? ¿Qué puede hacer para asegurarse de tener el mejor resultado posible de su tratamiento?

Escriba lo que debe hacer y los próximos pasos que debe seguir. Ármelo en un plan que tenga sentido para usted. Por ejemplo, ¿trabajas mejor con los objetivos semanales o prefieres mirar el panorama general? Elija lo que mejor funcione para usted. Solo asegúrate de tener todo por escrito.

Además, piense positivamente sobre su decisión y siga los consejos de su médico a lo largo del camino. Desea asegurarse de estar haciendo su parte para asegurarse de que su plan de tratamiento logre lo que se supone que debe hacer. Esté abierto a hacer cambios en el camino si es necesario. A veces las cosas no salen exactamente como se planeó, por lo que es posible que tenga que ajustarse a pequeñas señales en el camino. Solo recuerda, sin embargo, cuando compartes la decisión, también estás compartiendo el resultado.

Comparta sus decisiones

Un último paso en el proceso de toma de decisiones es compartir sus deseos y documentación con otros. Debe asegurarse de que sus seres queridos, proveedores de atención médica y abogados sepan qué opciones ha tomado y cómo desea proceder. Como resultado, asegúrese de compartir su plan de acción con todos.

Este paso es importante para asegurarse de que sus deseos se lleven a cabo si no puede tomar decisiones adicionales en el futuro. Además, este documento permite a quienes se preocupan por ti saber sin incertidumbre cuáles son tus objetivos a largo plazo.

Un abogado puede preparar cualquier documento legal que pueda necesitar. Estos documentos incluyen un testamento en vida, un poder notarial duradero, un poder de atención médica y cualquier otra cosa que él o ella pueda sugerir. Algunas personas eligen tener un DNR (o no resucitar). La documentación escrita lo protege y hace que sea muy difícil para alguien actuar en contra de sus deseos.

Like this post? Please share to your friends: